sábado, 26 de enero de 2013

Entrevista reportajeada: Juan Cruz Ruiz

“El Periodismo requiere una dedicatoria constante”


PAULA OLVERA/AURORA SALVO - En los últimos meses, el ERE en El País ha causado gran conmoción en la profesión, porque ha dejado sin trabajo a cientos de periodistas. La pregunta es, ¿se veía venir? ¿Esta catástrofe profesional será la crónica de una muerte anunciada para este periódico? Nosotras hace algún tiempo tuvimos la oportunidad de entrevistar a uno de los periodistas de antaño de El País, Juan Cruz Ruiz, que a día de hoy continua en el periódico. Juan es uno de esos veteranos que sin conocerte es capaz de abrirte la puerta de su despacho y contar todo lo que su vida periodística ha dado de sí.  Su despacho es un reflejo de su forma de vida, plagado de libros amontonados entre la estantería, la mesa y el suelo. Además de libros, convive con recortes de periódico y algunas fotografías. En ellas, se puede ver reflejada la añoranza que siente Juan hacia su infancia y su lugar de origen, Puerto de la Cruz.

Juan proviene de una familia humilde, se notó desde el principio de la entrevista. Sus continuas referencias a su familia y a su infancia lo demostraron. ¿Quién no presume de una madre que el día de su primera entrevista profesional le regaló una chaqueta? Una primera toma de contacto de la mano de Julio Caro Baroja que recordó con especial cariño gracias al detalle de su madre. Alusiones de este estilo nos permitieron elucubrar a un Juan Cruz más sensible de lo que le pintan en los medios. No obstante, no todas las preguntas las contestó de la misma forma cordial, quizás porque no se sintiera cómodo con el tema. Afortunadamente para nuestro trabajo periodístico, habló con total libertad de su participación en El País, a pesar de las críticas que actualmente se vierten sobre este medio.

Para los que descubran a Juan Cruz a través de nuestro blog, este periodista canario de 64 años lleva más de media vida trabajando en el mundo periodístico. Su vocación se pudo comprobar ya desde los 13 años cuando comenzó a hacer crónicas futbolísticas. Crónicas que, por otra parte, nunca ha dejado de hacer puesto que sigue escribiendo sobre fútbol en el periódico, en especial de su querido Barça. En su juventud, su labor periodística no se vio interrumpida por su delicado estado de salud. Juan ha sabido superarse a sí mismo y afrontar con entereza todas las trabas para cumplir su sueño.

A lo largo de todos estos años, Juan ha tenido tiempo de compaginar su profesión con la de escritor. Ha publicado más de una treintena de libros y en todos ellos expresa sus experiencias personales, transmitiendo al lector diferentes sensaciones. La etapa que aquí se va a describir de forma más concreta es la de su trayectoria en El País. Su labor coincide con la fundación del periódico, en 1976. Londres fue su primera misión. Allí trabajó como corresponsal durante dos años. Los directores que Juan ha tenido en el periódico le han servido como referente. Por esto, no sorprende que en la entrevista que posteriormente realizamos a Juan Luis Cebrián, sólo tuviera palabras bonitas para el periodista. Cebrián valora mucho la disposición que tiene Juan en el trabajo a pesar de que sus inicios no fueran fáciles. Además, considera que Cruz tiene una de las mejores agendas de España, en la que se encuentra multitud de escritores tanto españoles como sudamericanos.

Juan ha estado presente en la mayoría de los hechos que se han vivido en el periódico durante todos estos años. Reconoce que lo más grave desde la Transición fue el Golpe de Estado del 23-F, porque el periódico estuvo amenazado y actuó con la responsabilidad que le caracterizaba por aquel entonces y que hoy muchos ponen en tela de juicio. También hay que destacar el atentado del 11 de marzo en Madrid que tristemente se saldó con la muerte de un compañero. En cuanto al tema de “Wikileaks” que puede que todos los lectores se estén preguntando, Juan cree que fue un acierto que se lo ofrecieran a periódicos de referencia para que ellos mismos lo convirtieran en verdadera información. Se deduce que Juan no cree en la existencia de temas tabúes sino en los tratamientos inadecuados del material. Y es que tal y como nos ha comentado, para hacer un buen trabajo, hay que respetar y verificar los contenidos a partes iguales. Además, todos tenemos que hacer un buen uso de nuestra memoria y desarrollar un sexto sentido que nos indique si nuestro trabajo es el correcto. No se puede olvidar que cuando un periodista se equivoca, no afecta sólo al periódico sino también a las personas y hay que ser un poquito más humanos.

No podemos acabar esta crónica sin preguntarnos qué es lo que haría Juan Cruz si rompiera su contrato con El País, tal y como le han pasado a compañeros suyos como Javier Valenzuela. Él nos ha respondido rotundamente que una persona puede no sobrevivir a la muerte, pero todo lo demás se puede afrontar. Eso sí, en sus recuerdos siempre quedará aquello de “vale la pena vivir para este oficio”, el de periodista. El que le ha dado tantas alegrías durante toda su trayectoria, aquel que siempre le satisface a la vez que le produce adrenalina. Y es que tiene que ser muy bonito acudir a un kiosco y ver que todo tu esfuerzo es lo que alguien está leyendo para saber lo que pasa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario