miércoles, 23 de enero de 2013

Reportaje: Cruz Roja Española

¿Quiénes se esconden detrás de la cruz?


PAULA OLVERA- Millones de personas se salvan de la cruz gracias a Cruz Roja. Su emblema sirve para identificar a quienes se dedican a proteger a las víctimas sin distinguirlas por su raza o clase social. Voluntarios, socios y miembros directivos componen esta institución con el objetivo de favorecer el bienestar social y la calidad de vida. “Cada vez más cerca de las personas” parece el lema perfecto para describir a un grupo de sujetos que realizan cientos de misiones de ayuda humanitaria pero… hoy en día, ¿quién ayuda desinteresadamente?  Determinadas inspecciones en la institución siembran la duda: ¿las labores de los voluntarios son realmente efectivas?

El Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad reconoce a la Cruz Roja Española (CRE) como una institución humanitaria que realiza labores de carácter voluntario. El Día Internacional de la Cruz Roja Española es el 8 de Mayo en conmemoración al nacimiento de Henry Dunant, considerado el padre de esta institución porque propuso la creación de una organización dedicada a la atención de los heridos tras la batalla de Solferino. La CRE fue fundada el 6 de Julio de 1864 con el objetivo de enviar material sanitario en conflictos armados como la Guerra Civil Española (1936-1939). A partir de 1960, la Cruz Roja Española se centró en un proyecto basado en puestos de Primeros Auxilios en las carreteras españolas debido al incremento de los accidentes de tráfico. En la década de los 90, la institución incrementó los programas internacionales como la cooperación al desarrollo. Además, en 2004, la CRE actuó (a través de donaciones de sangre y atención telefónica) en los atentados del 11-M,  acaecidos en Madrid. En la actualidad, se considera a la Cruz Roja Española una Organización No Gubernamental (ONG) porque está adscrita a la Plataforma de Acción Social y al mismo tiempo, es una organización  abierta que comparte sus experiencias  con asociaciones como el Consejo de Atención a la Infancia y Adolescencia. En cuanto a la organización interna, la institución está compuesta por Comités Provinciales, Asambleas locales, comarcales, autonómicas y una central situada en la Avenida Reina Victoria 26 de Madrid que gestiona el cumplimiento de los objetivos.

Cruz Roja Española tiene como objetivo la aplicación de los Principios Fundamentales del Movimiento Internacional de Cruz Roja y Media Luna Roja que han sido emanados de la Conferencia de Viena de 1965. La misión de los voluntarios de esta organización en España es trabajar con los sectores más vulnerables contribuyendo a defender su dignidad y a mejorar su calidad de vida. Entre estos grupos vulnerables se encuentran los ancianos, los cuales reciben tele asistencia domiciliaria o animación por parte de los voluntarios en los centros de día y residencias, o los inmigrantes que reciben asilo en centros de acogida y apoyos para su integración con programas de aprendizaje de castellano. Otros grupos son los toxicómanos a los cuales la institución ofrece pisos de reinserción. La Cruz Roja Española también se preocupa de proporcionar transporte adaptado a los discapacitados así como proporcionar empleo a personas con dificultades de acceso al mercado laboral como madres solteras. Además de atender a estos sectores, la CRE realiza una acción socio-sanitaria basada en socorro marítimo, emergencia (por huracanes, lluvias torrenciales, terremotos…) y búsqueda de personas desaparecidas. Al mismo tiempo, pretende sensibilizar a la población de lo importante que es promover la Paz y el respeto a los Derechos Humanos. En la actualidad, la Cruz Roja Española es una de las organizaciones más activas del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja debido a la constante financiación que recibe por parte de empresas.


¿Y cómo se financia esta ONG? Los beneficiarios de las labores de la Cruz Roja están distribuidos por 108 países que acogen proyectos valorados en millones de euros por lo que resulta imprescindible una financiación que obliga a la institución a recurrir tanto a fondos privados como a públicos. Por un lado, los fondos privados provienen de campañas propias como El Sorteo del Oro o la Fiesta de la Banderita. Además, las donaciones de empresas constituyen una parte de la financiación y se deben a convenios que establece la CRE como por ejemplo, el acuerdo que firmó en 2007 con Coca Cola para impulsar la donación de sangre. El Presidente de la CRE, Juan Manuel Suárez del Toro Rivero ha asegurado en más de una ocasión que las cuotas de socios también son muy importantes y oscilan entre  36 euros anuales para personas físicas y 250 euros para empresas. El Boletín de la Cruz Roja de Madrid informa que desde el 2009 las cifras de socios no presentan grandes cambios, concentrándose la mayoría en la Comunidad de Madrid. Por otro lado, los fondos públicos proceden de subvenciones o donaciones de diversos organismos como la Unión Europea o los Ayuntamientos. Esta suma de cifras incita a inspeccionar la institución.
A pesar de que es una organización independiente, Cruz Roja está asociada al Estado y bajo el amparo de los Reyes de España. Su relación con el Gobierno de España no ha impedido que la institución actúe siempre bajo sus principios y el trato simplemente le sirve para establecer convenios y enviar a las administraciones públicas las demandas de los sectores más vulnerables. Según informa el presidente de la institución, la CRE gasta más del 56,59%  de su dinero en gastos de personal, más del 25,84% en servicios exteriores y un 15% en trabajos en aprovisionamiento. El Consejo de Protección de Cruz Roja Española, encargado de la liquidación de las cuentas generales, ha comunicado en más de una ocasión que la Cruz Roja siempre intenta liquidar las deudas que contrae con la Administración (sobre todo con la Seguridad Social y Hacienda) porque los números rojos de la institución pueden dañar la imagen de esta organización humanitaria, que más de una vez ha tenido problemas de ingresos. Según un estudio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la corrupción no se encuentra en las personas que conforman la institución sino en determinados países que impiden la ayuda internacional y por ello, los cooperantes españoles en el extranjero tienen problemas para acceder a los necesitados por la existencia de mercados negros en países como Afganistán o Haití. A pesar de esto, la institución siempre ha intentado acceder directamente a los necesitados porque sus miembros quieren que su trabajo sea de lo más eficiente.

No se puede corroborar a ciencia cierta que Cruz Roja Española esté cada vez más cerca de las personas, pero los voluntarios que, simbólicamente conforman la bandera de esta institución, se esfuerzan por que sus labores sean lo más efectivas y fructíferas posibles y gracias a su ayuda, muchas familias en riesgo de exclusión tienen la oportunidad de vivir dignamente. El hecho de que la institución cuente con un relevante número de voluntarios es un síntoma de solidaridad en un mundo globalizado que necesita de almas caritativas que desinteresadamente alivien el sufrimiento de otros. A pesar de la importancia que tiene la ayuda de los miembros de la CRE, sin la ayuda de los fondos públicos, la institución no tendría independencia para gestionar y sufragar los proyectos humanitarios. Por tanto, la ONG se adapta diariamente a los cambios históricos que se producen a nivel internacional así como a las demandas de una sociedad que avanza a pasos agigantados.


Fuentes:
-Página oficial Cruz Roja Española
-Portal de ONGs de España
 -Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad
-Boletín Cruz Roja Madrid
-Reglamento General Orgánico de la Cruz Roja Española
-Radio Televisión Española (RTVE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario