domingo, 5 de julio de 2015

Crónica: concierto Leiva

Madrid es Pólvora


PAULA OLVERA/AURORA SALVO – Anoche, 4 de julio, Leiva volvió a brillar con luz propia. Se ganó al público de Madrid y cerró un fin de gira por todo lo alto tras más de una centena de conciertos. No ha de extrañarnos ya que “Pólvora on Tour” ha viajado por toda España colgando carteles de “sold out” en muchas ciudades. El cantante madrileño y su Leiband descargaron toda su energía e hicieron que los espectadores vibraran con temas tanto creados en solitarios como de su antigua formación. Una traca final que aún resuena en los oídos de los allí presentes. Leiva vive una de sus mejores etapas profesionales ya que un par de semanas antes de este concierto final recibió dos discos de oro por las ventas de sus trabajos, “Diciembre” y “Pólvora”. Estos álbumes sonaron en un concierto para recordar que os contamos sobre estas líneas.

Dicen que Madrid en verano se vacía y que muchos huyen acalorados hacia las zonas de costa. Anoche, 4 de julio, hacía una temperatura sofocante, pero eso no impidió que miles de personas acompañaran al cantante Leiva en su fin de gira “Pólvora on Tour”. Barclaycard Center, el antiguo Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid, fue el sitio seleccionado para que el músico y su banda dieran un espectáculo que se recordará durante muchos años. Este concierto tan especial coincidía con las fiestas madrileñas del Orgullo Gay y se puede decir que anoche la capital vibró y que su espíritu de fiesta se sintió más vivo que nunca.

Numerosos rostros conocidos no quisieron perderse este show que llevaba semanas anunciándose por las redes sociales. Tampoco sus fans quisieron dejarlo solo y le demostraron una vez más la fidelidad hacia su música. Muchos de ellos no dudaron en trasladarse desde otros puntos de la península, no importaban los kilómetros con tal de poder escuchar al artista en directo. A pocos días del evento todavía quedaban una centena de entradas disponibles y muchos apuraron a última hora para adquirir sus pases al recinto.

No hay duda de que el músico madrileño se encuentra en uno de sus mejores momentos profesionales. Hace tan solo dos semanas recibió, de la mano de la periodista Marta Fernández, dos discos de oro en las oficinas de Sony por su buen hacer y las ventas de sus dos discos en solitario, “Diciembre” y “Pólvora”. Una vez más el músico se volvió a mostrar sorprendido por el cariño recibido y anunció que tiene canciones suficientes como para seguir en la música con un tercer disco. Pero por el momento toca seguir disfrutando del siguiente videoclip de Leiva, “Pólvora”, que fue estrenado el mismo día en que tuvo lugar esta rueda de prensa.

Durante esta reunión de medios también hubo tiempo para mostrar a Leiva un vídeo de felicitaciones en el que aparecían, entre otros, Abel Pintos, Ariel Rot, Luis Eduardo Aute, Phill Skillman, Carlos Tarque, Mario Fornies, Cris Candil, Loquillo, Dani Martín y Guasons, éstos últimos desde Argentina. Tampoco faltó en este emotivo video su Leiband que le acompañó durante el vibrante show de anoche.

El concierto dio comienzo muy puntual, a las nueve y media de la noche, de la mano del cantante Lichis que abrió boca a los asistentes con sus rockeras canciones. El ex componente de “La Cabra Mecánica” se mostró emocionado y encantado de preceder a un músico que en otra época también le teloneó a él. Esto representa un signo del buen entendimiento que existe entre ambos. En su repertorio no faltaron temas como “Horas de vuelo” o “Tal vez Buenos Aires” que muchos asistentes corearon. Tras la música de este artista le llegó el turno a Leiva.

Poco tardaron los encargados de cambiar los instrumentos en realizar su función. Estaba todo muy bien programado y Leiva y su Leiband comenzaron con una rigurosa puntualidad a las once menos veinticinco de la noche. “Los cantantes” fue el tema elegido para iniciar el show. Una primera toma de contacto con la que el músico encendió la mecha de los espectadores, la cual duraría hasta casi la madrugada.

El concierto que dio Leiva fue un espectáculo sin artificios, su voz inundaba cada rincón, no hacia falta más que los sonidos de los instrumentos que le acompañaban. El artista compartió un gran repertorio de canciones que, por supuesto, todo el mundo se sabía. Así, sonaron acordes de toda su trayectoria musical con temas como “Ciencia ficción”, “Mi mejor versión”, “Eme”, “Miedo”, “Mirada perdida” o “Sixteen”. También sonaron “Palomas” o su último single, “Pólvora”, canciones que le gustan especialmente, tal como dijo en el vídeo de felicitaciones, al cantante ya comentado, al maestro Luis Eduardo Aute. Además, se atrevió con una versión del famoso “Mucho mejor” de Los Rodríguez, tal como dijo que le había prometido a su amigo Ariel Rot.

Leiva se ganó a los asistentes con su carisma, con la simpatía y con la sencillez que trasmite desde el escenario. La fama apenas le ha cambiado, sigue siendo ese chico humilde de Alameda de Osuna que solo quería hacer y compartir canciones. Una seña de identidad que se nota sobre el escenario y que él mismo se encarga de afianzar. Ahora sus temas han cruzado fronteras y su música suena fuerte al otro lado del charco. Sin duda, es uno de los artistas nacionales más importantes de los últimos tiempos. Sin embargo, el músico también cuenta con referentes, así se encargó de comentar la emoción que le causaba pisar el mismo escenario en el que estaría Bob Dylan dos días más tarde.


El protagonismo del cantante madrileño estuvo en todo momento compartido con su Leiband, donde se encontraba su hermano Juancho, vocalista del grupo “Sidecars” con el que se fundió en un emotivo abrazo. Durante el espectáculo, la complicidad entre los artistas fue patente, realizando divertidos bailes y compartiendo instantes inolvidables que hicieron las delicias de los presentes. Era una gran fiesta y este ambiente se mantuvo durante las dos horas que duró el espectáculo sin decaer un solo instante.

La banda solo abandonó a Leiva en uno de los instantes más íntimos de la noche. El artista sacó su guitarra acústica y tocó “Vis a vis”, perteneciente al disco “Diciembre”, una canción muy emocionante con la que el público quedó completamente abstraído. La letra envolvía y sumergía a los presentes en la bonita historia que se cuenta, consiguiendo un momento único. A ésta le siguió, “Terriblemente cruel”, uno de los singles de su segundo trabajo.

Además, el artista no dejó de mencionar la etapa que le lanzó a la fama. Muchos grupos y dúos no consiguen sobrevivir a la separación y ruptura de una época pasada. No es el caso de Leiva que ha sabido reinventarse y ascender profesionalmente en su carrera artística. Atrás quedan los tiempos junto a Rubén Pozo en la banda “Pereza”, un bonito periodo que ninguno de los dos ha olvidado. Prueba de ello es que cada uno, en sus conciertos en solitario, se arranca con canciones de su mítica formación. Por esto, durante el último concierto de Leiva no pudieron faltar canciones como “Animales”, “Por mi tripa”, “Como lo tienes tú”, "Windsor" o “Amelie” que a muchos trajeron a la memoria grandes instantes. De hecho, el tema que cerró el concierto fue la popular “Lady Madrid”, de la que este 2015 se cumplen diez años. Para la ocasión, el cantante pidió que se guardaran los móviles y el público disfrutase de ese momento tan especial. Salvo algún que otro despistado, la mayoría atendió su petición y “Lady Madrid” fue coreada por cada uno de los rincones del pabellón.

Corren buenos tiempos para los dos integrantes, muestra de ello es que ambos continúan realizando bolos y congregando a un elevado número de personas. Hace unos meses era Rubén el que estrenaba “En Marcha”, su nuevo proyecto en solitario que por el momento va viento en popa. Ahora es Leiva el que se despide de sus seguidores tras esta segunda gira en solitario. Quizás, dentro de muy poco, podamos verle en los escenarios con un tercer disco bajo el brazo.

Leiva dijo hasta luego a su público quemando toda su pólvora y descargando hasta el último cartucho de su artillería. Ofreció su mejor versión en un escenario que es especial para él, ya que Madrid es su ciudad natal, la que le vio tocar los primeros acordes. Un lugar ideal para cerrar su gira y disfrutar del calor de unos espectadores que prácticamente llenaron el Barclaycard Center. Toda la banda permaneció en el escenario durante unos minutos para celebrar con los asistentes que el concierto había sido memorable, casi parecía que no se querían ir para que aquella fiesta no terminase nunca. A pesar de que el final llegó, esta celebración seguirá en la memoria de los presentes durante mucho tiempo, esperando pacientemente al siguiente disparo del cantante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario