viernes, 20 de diciembre de 2013

Crónica: Madrid y Barcelona


¿En qué se parecen Madrid y Barcelona?



PAULA OLVERA/AURORA SALVO- Madrid es la ciudad más poblada de nuestro país con más de 3.200.000 ciudadanos en 2012 (sin incluir el área metropolitana), aunque Barcelona no se queda muy atrás. A pesar de los constantes gritos de independencia que en los últimos tiempos se claman en Cataluña, queríamos ofreceros una visión de dos de las ciudades más importantes de la Península tanto a nivel cultural y financiero como sobre todo, turístico. Puede que cada una tenga sus peculiaridades, pero en esencia son dos grandes núcleos urbanos que atraen anualmente a cientos de extranjeros. En 1992, Barcelona se convirtió en la sede de los Juegos Olímpicos y aunque hace algunas semanas la candidatura de Madrid fue rechazada para albergar este evento en 2020, la promoción de ambas ciudades siempre ha estado patente por unos motivos o por otros.
Como bien sabréis por otras entradas de “Correveidile”, siempre que hemos podido hemos hecho reseñas sobre aquellos lugares que hemos visitado. En el caso de la Comunidad de Madrid, os hablamos de uno de sus pueblos, Ambite, pero… ¿qué ofrece el centro de la ciudad?


Puede que el hecho de que Madrid sea la capital de España sea uno de los factores que ha favorecido su crecimiento. Así, en el último siglo ha habido un aumento demográfico considerable, aunque desgraciadamente no viene unido a la prosperidad económica. No obstante, Madrid alberga centros económicos y políticos vitales para el funcionamiento de nuestro país. Así, en la capital podemos encontrar los diversos Ministerios o el Congreso de los Diputados y el Senado. De igual manera, en la capital podemos encontrar centros culturales. Esto hace que la mayoría de los turistas en su visita Madrid recorra alguno de los museos más importantes: Museo del Prado, Museo Thyssen-Bornemisza o el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

El Palacio Real es una de las residencias que tiene la Familia Real Española y uno de los puntos más visitados en los recorridos guiados. En este palacio, los visitantes pueden observar mobiliario y tapices. Cerca del Palacio Real se encuentra la Catedral de la Almudena que fue construida en el siglo XIX.


Madrid cuenta con muchas plazas, pero sin lugar a dudas, la que no podéis olvidar visitar es la Plaza Mayor. En el centro de esta plaza se encuentra una estatua de Felipe III montando a caballo que fue un obsequio al rey por parte del Gran Duque de Florencia. A pesar de que en sus inicios la Plaza Mayor fue utilizada para realizar corridas de toros o ejecuciones públicas, en la actualidad se ha convertido en uno de los puntos de encuentro de la población, donde se realizan diversos espectáculos, sobre todo en época invernal, con el montaje de un mercadillo navideño. Tampoco os podéis olvidar visitar la Puerta de Alcalá, uno de los monumentos más característicos de esta ciudad en el que han tenido lugar numerosos hechos históricos. Carlos III mandó construir dicho monumento cuyo aspecto se asemeja a los arcos de triunfo romanos.

Sin duda, otro punto emblemático de la capital es la Puerta del Sol. En ella, se encuentra el kilómetro cero desde el que parten toda la red de carreteras de nuestro país. Además, en esta zona se encuentra el famoso reloj que cada 31 de diciembre nos acompaña cuando nos tomamos las uvas. En fechas navideñas, la Puerta del Sol y sus alrededores están a rebosar de consumidores que realizan sus compras. Muchos de ellos, además dedican parte al ocio y por eso, El Corte Inglés ubicado en Preciados realiza cada Navidad en la fachada de la entrada Maestro Victoria un montaje escénico muy popular denominado Cortilandia.
Madrid cuenta con innumerables zonas ajardinadas, las más destacadas junto al Parque del Retiro son los Jardines del Campo del Moro y los Jardines de Sabatini. En el Parque del Retiro está ubicado el Palacio de Cristal junto al estanque en la que los visitantes pueden alquilar barcas. También en su interior alberga el Paseo de las Estatuas, dedicado a los monarcas que ha tenido España. Otra zona destacada con amplias zonas de recreo es la Casa de Campo en cuyo entorno se localiza el Parque de Atracciones, el Zoo Aquarium madrileño y el Teleférico.





El centro neurálgico del espectáculo es la Gran Vía. En cualquier momento del día está concurrida, por eso se dice que este tramo de la ciudad nunca duerme. En la Gran Vía han aflorado espacios dedicados al teatro y en especial a los musicales. Uno de ellos, El Rey León, está teniendo tanto éxito que todavía continúa en cartelera a pesar de que en un primer momento se anunció una fecha de fin.

El fútbol también tiene mucha presencia en la capital. Madrid reúne los estadios de dos de los equipos más importantes. Por un lado, el Estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabeu, y por otro el del equipo rojiblanco, el Atlético de Madrid que es conocido como Estadio Vicente Calderón. Ambos equipos además cuentan con monumentos representativos. En el caso del equipo merengue, la Diosa Cibeles se convierte en un lugar de obligatoria visita cuando los jugadores ganan un trofeo. Por su parte, la fuente de Neptuno, es el lugar de celebraciones para el club de fútbol Atlético de Madrid.

Madrid es una ciudad intercultural en muchos sentidos y eso también queda reflejado en algunos de sus monumentos. Uno de ellos, el Templo de Deboh, es un templo precisamente egipcio que está ubicado en la capital de España como agradecimiento por la ayuda ofrecida en la construcción de la Presa de Asuán.
Madrid está repleto de restaurantes en los que el turista debe saber que los platos típicos son el cocido madrileño, los callos a la madrileña o la sopa de ajo. Por no olvidarnos de las tradicionales rosquillas que son el postre típico sobre todo en la fiesta de San Isidro Labrador. De igual manera, cabe destacar el famoso Mercado de San Miguel ubicado en la madrileña plaza que lleva su nombre. Este mercado es un lugar histórico y monumental cuya oferta está centrada en productos de calidad.


A pesar de que es muy difícil recopilar en unas pocas líneas, lo más representativo de la capital, merece la pena coger un mapa de la ciudad e impregnarse de cada uno de los lugares. Algo parecido sucede con Barcelona. La ciudad tiene tales dimensiones que resulta bastante complicado destacar lo más importante de ella. ¿En qué se parece a Madrid? Primeramente, en que al igual que ella posee una gran cantidad de monumentos históricos.

Barcelona, también conocida como la Ciudad Condal, es una ciudad moderna que durante muchos años ha acogido a miles de personas procedentes de otras regiones españolas. Así, se ha convertido en la segunda ciudad más poblada de España por detrás de Madrid. Además, se trata de un enclave de gran importancia financiera, cultural, comercial y turística. 


Uno de los mayores atractivos de esta ciudad es, sin duda, el mar que contribuye a contrastar la rapidez de una gran ciudad con la serenidad que aporta este trocito del Mediterráneo. El puerto es uno de los más importantes del país y si se pasea por él se pueden apreciar una gran cantidad de barcos. Incluso, en ocasiones, nos podemos quedar en mitad del mar sin poder acudir a tierra firme, ya que el muelle se mueve para dejar entrar y salir las embarcaciones pillando por sorpresa a los turistas de la ciudad. Presidiendo este manto azul se encuentra la Torre Agbar, la tercera más alta de Barcelona y que destaca por su aire cosmopolita. 


En 1992, esta ciudad acogió los Juegos Olímpicos, un hecho muy importante, ya que España no había celebrado antes un acto similar. Para la ocasión,  se construyó la Villa Olímpica en la que se alojaron los deportistas participantes. En este campeonato nuestro país consiguió 22 medallas olímpicas y  que se reconociera su buena labor como organizadora olímpica. Muchas de las pruebas deportivas se realizaron en Montjuic, ya que en ésta se encuentran diversos enclaves destinados a tal fin como el Palau Sant Jordi o el Estadio Olímpico Lluis Companys.

En el centro de la ciudad, se encuentra la emblemática basílica diseñada por Antonio Gaudí, la Sagrada Familia. Este templo se comenzó a construir en 1882 y aún no se ha terminado, la leyenda cuenta que cuando finalicen las obras se terminará el mundo. Anécdotas a parte, este templo destaca por ser la obra maestra de este arquitecto, así como de la arquitectura modernista catalana. Si acuden a visitarla y quieren apreciarla por dentro no olviden madrugar, ya que las colas suelen ser interminables.

En una de las zonas más elevadas de la ciudad se encuentra otra de las representaciones más importantes del arte de Gaudí, el Parque Güell. Un entorno en el que se combina la naturaleza y las impresionas vistas con la arquitectura más creativa. Los visitantes no pueden pasar por alto esta parada ya que es uno de los puntos más fascinantes de la ciudad. Eso sí, las cuestas hasta llegar a él son bastante empinadas, por lo que es conveniente acercarse en transporte público.

El transporte en esta ciudad, al contrario de lo que ocurre en otros lugares como Madrid, resulta bastante asequible, sobre todo, porque cuando compras un billete de metro, este mismo te sirve para montar en los próximos minutos en autobús pudiendo recorrer los lugares más emblemáticos a bajo coste.

Las Ramblas se encuentran entre la Plaza de Cataluña y el puerto, se trata de una de las zonas más transitadas debido a su gran cantidad de comercios. En ella, se encuentra la famosa Fuente de Canaletas en la que los viandantes pueden calmar su sed. Además, los aficionados al F.C. Barcelona acuden a ella cuando ganan algún título. Un poco más alejado, se encuentra el estadio de este equipo, el Camp Nou, que se impone en una gran avenida de la capital catalana.



En Las Ramblas también se encuentra el famoso Mercado de la Boquería donde se pueden degustar todo tipo de manjares y bañados por un buen ambiente, se trata de un lugar muy turístico. Muy cerca, se localiza uno de los centros culturales más importantes ,el Gran Teatre del Liceu, donde se puede disfrutar de un buen espectáculo. También hay que destacar el Teatro Apolo, el Teatro Victoria o el Teatro Romea, entre otros.

Muy cerca de esta avenida principal se encuentra el famoso Barrio Gótico en el que se pueden apreciar la Catedral de Barcelona o la Iglesia de Santa María del Pi, ambas de gran belleza y dignas de visitar.

En los alrededores, encontramos la famosa de Santa María del Mar en la que está basada en  el libro de Ildefonso Falcones, “La Catedral del Mar”. También cabe destacar el Museo Picasso, el Museo de Historia de Barcelona.



Esta ciudad desprende vida por los cuatro costados, ningún visitante se puede sentir perdido, ya que los monumentos están repartidos por toda la ciudad y la estatua de Colón a orillas del mar puede ayudar a encontrar el camino a cualquier parte, aunque sea de forma simbólica. A pesar de que se puede apreciar algún tinte nacionalista, por lo general no se encuentran fácilmente estos símbolos; la belleza de esta ciudad debe quedar al margen de la política y agrupar stos asuntos sólo para lugares cerrados como la Generalitat de Cataluña.

Al igual que la capital española, Barcelona  tiene una rica gastronomía como el conocido pan con tomate, el pan payés, la butifarra o las exqueiadas. 

Aunque hemos intentado resumir en estas líneas los lugares más emblemáticos de Barcelona y Madrid, no hay nada como conocerlas por uno mismo y dejarse fascinar por ellas, porque tienen mucho que ver y que descubrir. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario