viernes, 18 de diciembre de 2015

Crítica: obra "Trágala,Trágala...El musical"

La España de ayer, hoy y mañana

PAULA OLVERA- El musical más irreverente de la cartelera madrileña se queda hasta el 27 de diciembre. Tras su paso por el Teatro Español, en noviembre se asentó sobre las tablas del Teatro Nuevo Apolo dispuesto a hacer reír a los asistentes con una parodia de nuestro país y de nuestra realidad pasada. La religión, la cultura y por supuesto la política van de la mano en esta comedia en la que se resucita al Borbón Fernando VII, interpretado por Fernando Albizu, que tendrá que lidiar con el independentista Artur Mas, entre otros. En esta obra de Íñigo Ramírez de Haro, el guión y la puesta en escena no dejarán indiferente a los espectadores que descubrirán, una vez más, que la España en la que hoy vivimos poco dista de la de hace siglos. No os perdáis esta representación tan especial que supone el regreso a los escenarios del dramaturgo y que exige dejarse los prejuicios en casa.

Desde la comedia de Aristófanes hasta nuestros días siempre se ha intentado interpretar una realidad exagerada que, aunque en un primer momento pueda parecer absurda, es la más precisa, sincera y se representa de la manera más divertida posible. El humor es una de las herramientas más eficaces para transmitir un mensaje concreto desde un escenario y quizás es el arma arrojadiza que a muchos asusta. Íñigo Ramírez de Haro es el ejemplo de un dramaturgo con una dilatada carrera que ha sabido plasmar a través del ingenio en los guiños y la comedia musical la España que nos ha visto crecer. Casualidades de la vida es cuñado de Esperanza Aguirre, pero nada le impide ser el autor de “Trágala, Trágala…El musical” que fue estrenado en plena campaña electoral de las elecciones generales 2015. Como ya venía avisando en el programa de mano “solo pienso sacarte unas carcajadas y no pienses más”.

Esta obra se instaló en el Teatro Nuevo Apolo el pasado 5 de noviembre, aunque fue el día 11 de noviembre el estreno para medios de comunicación. Este día, además de la prensa, se pudo encontrar, tanto al inicio de la función como en el intermedio de la misma, a numerosos rostros conocidos del panorama político y cultural como la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la periodista Raquel Martos o Pedro Ruíz. 

Dirigida por Juan Ramos Toros de Yllana, pocos saben que el título de la obra coincide con una canción que los liberales interpretaban para humillar a los absolutistas durante el Trienio Liberal. Se trataba de un tema en tono satírico que estaba dirigido principalmente a Fernando VII, el protagonista de esta representación, un rey absolutista que resucita y se encuentra una España corrupta en la que todo vale. Otro Fernando, en este caso Albizu, se mete en la piel del monarca para realizar un viaje al futuro en el que aparecen los protagonistas de la actualidad social y política, pero también rememora, volviendo a sus orígenes, su infancia y su recorrido vital. Es entonces cuando se da cuenta que en España no cambia nunca nada, el contexto es diferente pero se tienen casi los mismos debates que antaño.

Además de Fernando Albizu intervienen en la función Ramón Merlo, Balbino Lacosta, Luis Mottola, Ana Cerdeidiña, Joshean Mauleón, Paula Iwasaki, Jorge Machín y Fael García. Todos ellos interpretan a varios personajes, desde Pablo Iglesias, Carlos IV, Napoleón o Goya hasta la Reina María Luisa, la Reina María Cristina o la actual Reina Letizia. Y es que la esposa del actual monarca también es parodiada en la función y es uno de los personajes que aporta más juego a la representación. Estaría bien que los reyes pudieran acercarse a una de las funciones para conocer también su opinión sobre esta descarada comedia en la que, si te descuidas un poco, se puede levantar un actor de las butacas. Se trata por tanto de una obra bastante interactiva con los espectadores, en la que cabe destacar su puesta en escena, tanto en el decorado como en el vestuario de los protagonistas.


Tras su estancia en el Teatro Español, esta representación se concibe como una caricatura del país en la que aparecen las dos Españas rotas, o quizás tres, que entran en escena una vez más para tratar, entre otros, el tema de los nacionalismos. Hay que tener sentido del humor para afrontar el contenido de esta función que no dejará indiferente a nadie, ya que es un espectáculo dirigido a un público amplio al que se les ofrece una de cal y otra de arena. En cualquier caso se insiste en la ingobernabilidad de España y en la figura y legado de Fernando VII.

Dicen que la venganza es un plato que se sirve frío y quizás esta historia sea una V de Vendetta particular del escritor, aunque la moraleja de la función radica en que el pueblo llano tiene más poder del que a veces creemos y son los artífices del discurrir de la historia del país. Ya es hora, como se tararea en una de sus canciones, de dejar de “tragar” ciertas injusticias. Puede que esta representación abra los ojos a muchos de una vez por todas y para otros será una obra para aprender, disfrutar y sobre todo reflexionar que os estará esperando en el rehabilitado Teatro Nuevo Apolo hasta el domingo 27 de diciembre. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario