martes, 27 de agosto de 2013

Entrevista: Fael García

“Al final, los nervios se convierten en parte de uno” 

AURORA SALVO AMORES- Fael García comenzó en el mundo de la interpretación por vocación. Este actor tiene una amplia trayectoria en teatro, ha participado en numerosas obras como “Bodas de Sangre” de García Lorca, “Donde hay agravios no hay celos” de Rojas Zorrilla o “La Ratonera” de Agatha Christie. A pesar de su experiencia, afirma que los nervios siempre están ahí cuando sale al escenario. En televisión, ha colaborado en varias series como “Cuéntame cómo pasó” o “La que se avecina”. En 2012 estuvo nominado en los Premios Unión de Actores como Mejor Actor Protagonista de Teatro. Conozcamos un poco mejor a este simpático actor. 




P: ¿Qué consejo le daría a todos aquellos que quieran trabajar como actores?

R: Que se lo piensen dos veces antes (risas). No, ya en serio, les diría que es una profesión vocacional, y que sólo entendiéndola así  aguantarán los reveses que les dará, los sufrimientos que seguro tendrán en más de una ocasión para llegar a fin de mes, etc. Pero cuando estás currando, ya sea en cine, teatro, tele, o en el patio de un colegio, te sientes el ser más afortunado del mundo.

P: La formación académica de un actor es muy importante. ¿Qué ha aprendido durante tantos años formándose como actor?

R: A olvidarlo todo (risas). Hay que aprender, para aprender a desaprender. Menudo trabalenguas, ¿no? Pero espero haberme explicado. La escuela es importante, la formación es importante, por supuesto, pero luego hay dosis de talento, tablas, instinto,  seguridad, físico...que complementan esa formación, que vuelvo a repetir es vital haberla tenido.

P: ¿Cómo recuerda su participación en “Entre bobos anda el juego”?

R: Muy, muy divertida. Por mi físico siempre había hecho los galanes en los clásicos, o el amigo del galán; pero Antonio C. Guijosa me dio la oportunidad de crear un criado "Cabellera". Fue divertidísimo trabajar con todo el elenco, pero he de decir que con Óscar de la Fuente la química fue inmediata.

P: Representó El Cid en el Festival de Hita, ¿cómo se metió en este papel?

R: Lo cierto es que no fue complicado ya que tenía muchísima información sobre él. Para un actor no hay nada más gratificante que plantearse preguntas sobre su personaje y que éstas sean resueltas sin un ápice de duda. Cierto es que al ser un personaje histórico y épico, tuve que machacarme en el gimnasio unos meses antes y aprender a montar a caballo, ya que en el montaje salía Babieca.

P: En la obra “Esta Navidad algo va a pasar” además de actor fue cantante ¿Cómo recuerda la experiencia?

R: Fui actor, cantante y ayudante de dirección. Fue un estrés, no lo volvería a hacer. “Teta y sopa no caben en la boca”, o “el que mucho abarca poco aprieta”; eso fue lo que me pasó. La experiencia de cantar con una orquesta y con el coro de Santander sin duda fue magnífica, pero no la disfruté por tener que estar a mil cosas.

P: ¿Qué es lo último que piensa antes de comenzar una obra de teatro?

R: En mis padres que ya fallecieron, siempre les dedico la función., porque sé que me están viendo.

P: ¿Cómo controla los nervios antes de actuar?

R: Una pregunta muy bien formulada, porque das por hecho que los nervios siempre están aunque se controlen, y es verdad. Al final, los nervios se convierten en parte de uno, en tu compañero de viaje. Las tablas son el mejor aliado para controlarlos, y por supuesto llegar al estreno con un buen rodaje de ensayos.

P: Ha participado en muchas obras de teatro, ¿cuál es la que más le ha costado meterse en el papel?

R: Recuero un Othelo que hice en almagro con “La espada de Madera”. Yo era super joven y el personaje distaba en todo de mí: raza, edad, comportamiento, psiquis... Recuerdo que Javier Gutiérrez, que hacía de Rodrigo, me dijo Fael: “Lo que no te mata, te hace más fuerte...” (risas) Y aquí sigo, fuerte como un roble.

P: Muchas de sus obras de teatro están inspiradas en libros, ¿le gusta leer?

R: No sólo me gusta, me apasiona. Pero aunque no fuera así, yo lo impondría como obligación para cualquiera que desee ser actor. En la librería Yorick de Madrid puedo pasarme una tarde entera ojeando libros y siempre salgo con dos o tres textos nuevos que descubrí. A veces merecen la pena, a veces no, pero ahí está la gracia.

P: En 2011 participó en “La que se avecina”, una de las series que en la actualidad tiene más éxito entre los más jóvenes, ¿cuál cree que es la clave del éxito en una serie?

R: Personajes muy bien definidos, actores de calidad,  una buena trama, un buen grupo de guionistas, y un muy buen equipo de producción dando luz verde a todo eso.

P: Ha formado parte del elenco de actores que ha pasado por “Cuéntame cómo pasó” ¿le gustaría haber formado parte de la época que cuenta la serie?

R: Cualquier tiempo pasado nos parece mejor...como decía la canción, ¿no? No lo sé, la verdad. Yo creo que todo tiene su momento, "antes" era pronto, "después" será tarde, "ahora" es el momento. Me quedo con mi presente.

P: ¿Cómo se sintió cuando recibió el primer premio de teatro del certamen  Jóvenes Creadores 2004 del Ayuntamiento de Madrid?

R: Primero sorprendidísimo y después muy orgulloso. Ves todo el trabajo recompensado, sientes que tu esfuerzo no sólo se valora sino que se te reconoce. Fue maravilloso, al igual que la nominación el año pasado en los Premios Unión de Actores, aunque se lo llevara Asier Etxeandia, sólo el hecho de saber que tus colegas de profesión han considerado que debes estar entre los tres mejores actores de teatro en España... ¡Es una pasada!


No hay comentarios:

Publicar un comentario