martes, 13 de agosto de 2013

Artículo: la violencia de género

El silencio no es una opción


AURORA SALVO AMORES- El pasado mes de junio, la Organización Mundial de la Salud advirtió que la violencia contra las mujeres había tomado proporciones epidémicas. En España, el número de mujeres asesinadas a manos de sus parejas en este año 2013, hasta la fecha, asciende a 29. El Ministerio de Sanidad ha decidido incluir en sus estadísticas sobre violencia de género sólo a las mujeres que como mínimo hayan estado hospitalizadas 24 horas. En muchos países, se considera que las mujeres son menores que los hombres, por ello tienen que sufrir agresiones a su integridad física y moral. Se encuentran supeditadas a una figura masculina que decide por ellas. Ningún ser humano debe ser considerado superior o menor a otro y mucho menos por su sexo o raza, ya que estas variables no representan un condicionante objetivo a tener en cuenta.

Parece que la terrible situación que viven las mujeres en estos países está muy lejos. Sin embargo, en nuestro país hay muchas mujeres que viven en situaciones indignas, donde se les coarta la libertad y nadie hace nada para evitarlo. Resulta muy triste que en un país que creemos civilizado a día de hoy se sigan consintiendo esta clase de vejaciones. El maltrato a la mujer no solo se representa con golpes y asesinatos, sino que también se encuentra en los insultos y las limitaciones. Nadie debe decir lo que puede o no puede hacer otra persona, porque somos libres de elegir y no debemos consentir ningún tipo de limitación desmedida.


Estas mujeres viven en una cárcel sin barrotes, donde cada día simplemente pasa y esperan a que llegue el siguiente, sin motivaciones, sin ni siquiera esperar lo que nunca llega. Están invitadas a ser autómatas por su marido que intenta que no hable mucho para no decir realmente lo que piensa, aunque tampoco se tiene demasiado en cuenta. Desgraciadamente, en algunas ocasiones, los propios familiares directos de estas mujeres consienten está situación. Éstos son cómplices del maltrato por mera comodidad, prefieren seguir con sus vidas sin fijarse en la de las personas que tienen a su alrededor, llegando incluso a ser su propia madre. La apariencia de estos cómplices cobardes es la de personas que prefieren no meterse en “cosas del matrimonio”. No son más que pura fachada. Una forma bastante indignante de echar balones fuera y no preocuparse nada más que de sí mismos.


Los familiares que permiten este tipo de situaciones, evidentemente habrá personas que no puedan hacer nada, deberían tener un poco más de empatía y no dejarse llevar por la solución fácil de mirar hacia otro lado. Desde aquí quiero hacer un llamamiento para aquellos que conozcan casos así que intenten hacer todo lo posible por evitarlos, porque lo que comienza con un pequeño gesto machista puede terminar en una tragedia que se podría haber evitado. Con tragedia no sólo me refiero a los terribles asesinatos, sino también a la propia infelicidad de estas mujeres. Por favor, luchemos contra ello.



Y recuerda:

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, por medio de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, presta el Servicio telefónico de información y de asesoramiento jurídico en materia de violencia de género, a través del número telefónico de marcación abreviada 016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario