martes, 22 de diciembre de 2015

Entrevista: Paula Iwasaki

El actor debe trabajar siempre desde la verdad


AURORA SALVO AMORES- Paula Iwasaki es una polifácetica actriz que se formó en la RESAD consiguiendo una calificación de Matrícula de Honor, una formación que ha completado con distintos cursos en el extranjero. Además, en esta escuela de arte dramático también fundó su propia compañía teatral, Caramba Teatro, con la que ha conseguido grandes satisfacciones como la que le aporta la obra “¡Ay Carmela!. Además, esta intérprete trabaja en el montaje Los miserables en el Teatro Victoria y, hasta el próximo día 27 de diciembre, también la podremos ver en el Teatro Nuevo Apolo con Trágala, trágala, un musical satírico sobre la Historia de España. A continuación vamos a conocer un poco mejor a esta joven sevillana que desprende una gran vitalidad con sus palabras.

P: Ahora mismo te encuentras inmersa en Trágala,trágala... El musical, ¿qué es lo que te impulsó a formar parte del equipo?

R: Formar parte del equipo de Trágala, Trágala ha supuesto un punto de inflexión en mi carrera hasta la fecha. Estaba representando Animales Nocturnos de la Cía. El Aedo Teatro en la sala Mirador de Madrid y mi amiga Irene Serrano, actriz y compañera en la obra, me dijo que echara un vistazo a una convocatoria que había salido en internet. “¡Te están buscando, Paula! En la descripción de los personajes aparecía una andaluza, morena, capaz de poner y quitar el acento del sur, que cantara, tocara la guitarra y pudiera poner sentido del humor al asunto si se daba el caso. ¡Alguna que otra cosa me hizo sentir bastante identificada! Era una audición para un montaje que se llevaría a cabo en El Teatro Español y después de tres fases de casting en las que teníamos que interpretar distintas escenas, cantar y tocar instrumentos, me llamaron para decirme que formaba parte del elenco. Entré en shock cuando supe que iba a pisar las tablas del Español.

P: En una parte de la obra realizas un solo con guitarra, ¿cómo te has preparado las partes puramente musicales en esta representación?

R: Este espectáculo sostiene casi todos sus momentos más brillantes en los números musicales de la obra. Es el resultado del trabajo que ha hecho Ron Lalá para el montaje y del tiempo que ha invertido en todos y cada uno de los actores que conformamos el elenco. Solo puedo tener palabras de admiración para ellos, porque hacen un trabajo maravilloso y también de agradecimiento, porque ¡no siempre ha sido fácil! Y con respecto a la parte que me toca, efectivamente tengo un solo con guitarra que para mí es el gran lujo que me concede el montaje y que disfruto como una niña. Para preparar los temas individuales hay un trabajo importante que cada uno de nosotros hemos tenido que hacer en casa y mi solo con la guitarra ha salido adelante gracias a la paciencia de mis vecinos y a la paciencia de Juan Cañas, ronlalero que siempre me ha ayudado a corregir y mejorar el tema en cada función.

P: ¿Por qué recomendarías a nuestros lectores que fueran a ver este musical?

R: Porque creo que se van a aproximar a la Historia de nuestro país desde el sentido del humor y la autocrítica. El texto revela una información muy interesante acerca de la figura de Fernando VII y del tipo de monarca que fue para nuestro país. Además, cada espectador se encontrará en algún momento del espectáculo en la situación de tener que interactuar desde su butaca con lo que está viendo en escena. Y, sobre todo, porque van a ver un elenco de nueve actores dejándose la piel en el escenario las dos horas de función. Cada uno de ellos interpretando no menos de cinco o seis personajes que además bailan, cantan y tocan instrumentos en directo.

P: Hemos visto en tu cuenta de Instagram que te enteraste a raíz de tu papel de Pepa la Malagueña en Trágala, trágala que utilizabas el mismo traje que había usado Carmen Maura en la cinta “¡Ay Carmela!. ¿Qué opinión te merece esta actriz?

R: Es una gran actriz de nuestro país a la que admiro mucho y que he tenido el privilegio de ver actuar tanto en cine como en teatro. Una de esas actrices que actúan desde una naturalidad y facilidad innata y que saben conducirte sin esfuerzo desde la carcajada hasta la emoción que produce una escena trágica. Es un honor saber que el traje que llevo como Pepa la Malagueña fue el que ella utilizó cuando interpretó a Carmela en la película de Carlos Saura. Especialmente porque “¡Ay, Carmela! es la obra que más ha marcado mi trayectoria profesional, ya que fue el primer texto que interpreté como actriz dentro de mi compañía de teatro. Ha sido una coincidencia preciosa.

P: Precisamente participas con tu compañía de teatro en una representación que lleva por título “¡Ay Carmela! en el Teatro del Barrio, ¿cómo te preparaste tu papel?

R: “¡Ay, Carmela! es la primera obra de repertorio de mi compañía de teatro y a día de hoy, casi seis años después de estrenarla, continuamos representándola. En el año 2010 el actor Guillermo Serrano y yo tuvimos como examen de evaluación en nuestro primer año de carrera en la RESAD: la interpretación de una escena de ¡Ay, Carmela!. Fue tan grande la química que sentimos trabajando juntos y encarnando a Carmela y Paulino que un año después decidimos crear nuestra propia compañía de teatro para levantar la obra y poder representarla al completo. Desde entonces no he dejado de descubrir a Carmela y de aportarle nuevos matices con el paso del tiempo. Ella y yo hemos crecido juntas a lo largo de estos años y toda mi vida me sentiré profundamente agradecida y afortunada por haber descubierto el placer de la interpretación a través de ella y de las palabras de (José) Sanchis Sinisterra. Siempre recordaré como uno de los momentos más especiales de mi trayectoria hasta la fecha el pasado 25 de abril de este año 2015, día en que Guillermo y yo representamos ¡Ay, Carmela! en las Ruinas Históricas de Belchite, en presencia del autor de la obra y de descendientes de milicianos y brigadistas que murieron en batalla. Se creó una atmósfera difícil de describir en la que Guillermo y yo casi no nos esforzamos por interpretar a los personajes. Carmela y Paulino estaban vivos allí.

P: Además, trabajas en la obra Los miserables en el Teatro Victoria. ¿Qué nos puedes contar sobre esta representación?

R: Se trata de una versión teatral de la novela firmada por Paloma Mejía y que lleva cinco años ininterrumpidos en el Teatro Victoria de Madrid llenando la sala en todas sus funciones. Yo me incorporé al elenco hace un año y medio y durante todo ese tiempo he tenido la enorme suerte de interpretar los personajes de Fantine y Cosette. Los miserables de Víctor Hugo dibuja el espíritu revolucionario y reivindicativo de la sociedad francesa en el siglo XIX y los conflictos, las pasiones y las historias de todos sus personajes son un regalo interpretativo para cualquier actor. 

P: Esta obra lleva varios años en cartel. ¿Por qué crees que está siendo tan exitosa?

R: Creo que Los miserables en la propia novela de Víctor Hugo, o en una versión musical, teatral o cinematográfica, nunca dejará de despertar el interés de todos nosotros. El minucioso retrato que hace el autor de cada uno de los personajes y la humanidad y la crudeza con las que nos los presenta en esa atmósfera de revolución y cambio constante que caracterizó todo el siglo XIX, es lo que la ha convertido en una obra universal. Ver el título de Los miserables en la programación de una sala de teatro genera interés y en los cinco años que lleva la obra en cartel nunca ha faltado público que quiera conocer la versión de Paloma Mejía. Aún con todo, hay que reconocer que ha habido ocasiones en las que algunos espectadores han creído que estaban entrando a ver el musical y luego nos han preguntado "¿Pero qué habéis hecho con todas las canciones?" 



P: ¿Te leíste la obra de Víctor Hugo para prepararte el papel?

R: Yo entré a formar parte de la compañía de Paloma Mejía el verano del 2014. Me hicieron una prueba a finales de junio y al terminar la audición me dijeron que había pasado el casting y que estrenaría Fantine en dos semanas. En esas dos semanas que tuve entre medias tenía que viajar a Sevilla, porque hacía un espectáculo, así que no solo no pude leer la novela sino que casi no tuve tiempo para ensayar antes de estrenar. Durante las dos semanas que estuve en Sevilla, sí me leí el ensayo La tentación de lo imposible de Mario Vargas Llosa, donde el escritor analiza meticulosamente la vida de Víctor Hugo y su obra Los miserables y lo combiné con lecturas de fragmentos de la propia obra de Víctor Hugo donde se desarrollaba la trama de Fantine.

P: Esta obra, igual que ocurre con  El conde de Montecristo, está dirigida, como has comentado, por Paloma Mejía. ¿Cómo comenzaste a trabajar con ella?

R: Había oído hablar mucho de Paloma Mejía porque mi compañero Guillermo Serrano formaba parte de su compañía desde hacía un año y ya se encontraba participando en la obra de Los miserables y El conde de Montecristo. Guillermo invitó a Paloma Mejía a una de las funciones que por aquella época hacíamos de “¡Ay, Carmela! en la sala El Off de la Latina y a partir de conocer mi trabajo y sugerirme volver a verme en una prueba, comenzamos a trabajar juntas. A lo largo de este año y medio, he participado en tres de las obras que tiene en su repertorio: Los miserables, El conde de Montecristo y Cyrano de Bergerac. Solo tengo palabras de agradecimiento para Paloma, porque me ha confiado personajes espectaculares de la literatura universal que me han supuesto un auténtico reto encarnar y un goce aún mayor comprender y desarrollar a lo largo de todas las funciones hechas. Ha sido una suerte enorme cruzarme con ella por el camino.

P: Eres cofundadora de la compañía Caramba Teatro, de la que has hablado anteriormente. ¿Cuál dirías que es el objetivo de esta asociación cultural?

R: El primer objetivo que Guillermo y yo perseguíamos al crear nuestra propia compañía era encontrar un espacio de creación y de investigación donde potenciar nuestras cualidades como artistas y donde pudiéramos estar siempre en constante desarrollo: actuando, escribiendo, dirigiendo No solo creo que lo hemos conseguido, sino que además pienso que he obtenido algo aún mayor: Caramba Teatro se ha convertido para mí en mi casa. Trabajar para mi compañía es trabajar en un espacio familiar y de facilidad donde cualquier ocurrencia es posible. Guillermo y yo nos reunimos durante horas y divagamos sobre qué cosas nos inquietan y sentimos necesarias contar. De esos encuentros siempre surgen muchísimas ideas y posibilidades que los dos siempre nos empeñamos en creer que son realizables. A partir de ahí pueden aparecer los obstáculos y los problemas o no. Desde que nació Caramba Teatro en el 2011, hemos centrado el esfuerzo de la compañía en contar historias que tengan que ver con España y con la esencia y el carácter español. Nos interesan los textos de los autores de nuestro país y  las diferentes posibilidades que existen para enraizar un texto extranjero en las costumbres o maneras de nuestra tierra. En este momento, las dos obras de repertorio que tenemos son “¡Ay, Carmela! de (José) Sanchis Sinisterra, con la que llevamos más de 150 funciones en España, Alemania y Portugal; y un ciclo de piezas cortas que actualmente estamos desarrollando y que estará compuesto por tres obras de autores extranjeros que tendrán en común su contextualización en distintas épocas de la Historia de España.

P: ¿Cómo aprecias el panorama teatral actual en España?

R: Creo que la calidad y el talento del panorama teatral actual en España son indiscutibles. Estamos en un momento de ebullición creativa y en el que hay muchísima variedad de propuestas teatrales y de espacios nuevos donde se están desarrollando. Lo que es terrible son las condiciones de trabajo que un equipo asume para poder llevar a cabo un espectáculo en los circuitos alternativos o que el IVA cultural en España sea del 21 %, frente al 7% de Alemania o el 5% de Francia. La crisis y la falta de inversión económica en cultura ha supuesto un destrozo para nuestro sector y la industria ha caído en picado con el cierre de varias salas de teatro o la falta de programación en numerosas ciudades.

P: ¿Hay algún papel que te haría especial ilusión interpretar y aún no has tenido la oportunidad?

R: Ninguno en concreto al que ahora mismo ponerle un nombre Me interesan los personajes femeninos fuertes. Con carácter. Con voz. Los personajes inquietos, inconformistas, luchadores, valientes. Me encanta el sentido del humor y ponerlo al servicio de un personaje. Me gustaría trabajar personajes en situaciones límites y extraordinarias. Hay muchos grados de conflicto posibles y a mí me interesa entender y trabajar esos que a priori parecen escaparse de mi comprensión, porque no me tocan. Ahí radican el trabajo y el reto para el actor. Además, me encanta decir que me gustaría encarnar este tipo de personajes para que un director después me dé uno que sea todo lo opuesto. Como actriz aspiro a encarnar todos esos personajes a los que creo que les puedo dar mi voz y redescubrirme en ellos, como artista necesito que sea difícil y estar en constante trabajo de auto-superación para no acomodarme nunca en lo que creo que sé y se me da bien hacer.

P: Además de actriz, tienes una amplia formación musical, ¿te gustaría dedicarte al mundo de la música en exclusiva?

R: La música ha sido un esencial en mi vida. Toda mi familia adora la música y los recuerdos más comunes de mi infancia siempre terminan en la biblioteca de mi padre, donde mis hermanos y yo cantábamos a su alrededor mientras él tocaba la guitarra, los bombos o el piano. Siempre me ha gustado cantar y acompañar mi voz con instrumentos, pero ni mucho menos me considero una virtuosa, porque no he podido dedicar todo mi tiempo a ello. Sin embargo, sí que me gustaría concederle un espacio más importante en el futuro. Tengo un proyecto de composición con mi hermano Andrés, sin duda el mejor músico que hay en la familia, que espero que se haga real muy pronto.

P:
Eres de Sevilla, ¿qué nos podrías contar sobre tu tierra?

R: Soy de Sevilla, pero mi tierra son muchas ciudades. La historia de mi familia siempre ha estado en constante movimiento por el mundo y bajo esta premisa fuimos educados mis hermanos y yo. Mi bisabuelo japonés dejó Hiroshima para recalar en Perú, lugar que mi padre también abandonó con 23 años para acabar viviendo en Sevilla, de donde es mi madre. Ahora mi hermana vive en Estados Unidos y mi hermano en Inglaterra, yo estoy en Madrid desde hace ocho años y dispuesta a que la vida me sorprenda y me lleve a otras tierras si fuera necesario. No temo el cambio y no creo que exista la renuncia a un lugar, sino el deseo de conocer otros. Sevilla es el lugar de mi infancia, de mis amigos de siempre, de los juegos, de la casa de mis padres, de mis perros y mis gatos. Es el lugar al que siempre necesito volver para reencontrarme con la raíz, pero del que después tengo que marcharme para volver a echarla de menos.

P: ¿Cómo te ves dentro de diez años?

R: Espero que dentro de diez años haya sabido conservar toda la energía y la ilusión que ahora mismo me produce esta profesión. Me imagino trabajando como actriz. Espero que también escribiendo y dirigiendo piezas propias que tengo en mente y que me encantaría desarrollar en estos años. Me imagino inmersa de lleno en las producciones propias que llevo a cabo con Guillermo para nuestra compañía Caramba TeatroY de momento creo que decir todo esto ya es imaginar demasiado. Me gusta permitir que la vida también me vaya sorprendiendo y guiando por lugares insospechados.

P: Además de los trabajos que hemos comentado, ¿tienes algún otro proyecto para los próximos meses?

R: De momento estaré con el musical Trágala, tragala de Yllana y Ron Lalá en el Teatro Nuevo Apolo y en febrero comenzaré con la Cuarta Promoción de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico los ensayos de La villana de Getafe de Roberto Cerdá para el Teatro de La Comedia. Estrenaremos la obra el 20 de mayo y en verano nos iremos de gira por los festivales de teatro clásico. Por otra parte, además de las obras de repertorio que hemos citado, Caramba Teatro está preparando también un proyecto que puede ser el más importante hasta la fecha desde que nos constituimos como compañía. Estamos en fase de desarrollo y preproducción y esperamos poder revelar pronto la información y que todo salga bien. Estamos muy entusiasmados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario