jueves, 30 de abril de 2015

Entrevista: Inma Garzía

“Esta forma de hacer teatro yo la llamo hacer cine en vivo y en directo”


PAULA OLVERA – Inma Garzía es la directora de La Casa del Príncipe, una peculiar sala alternativa teatral que nos ofrece la capital. Sus funciones en este espacio son programar, coordinar a las compañías para ensayar en la sala, así como, junto a su compañero Santy Portela, difundir esta estancia para que llegue al máximo número de personas. La mayor dificultad a la que se han enfrentado desde su apertura ha sido darse a  conocer con tan pocos recursos económicos, pero han sabido afrontarlo y ahora la casa es considerada una fresca oferta de teatro no convencional que ha llegado a recibir en un mes quince propuestas. Y no sólo de teatro, ya que en el salón del apartamento también tienen cabida diversas performances, danza e incluso, en el próximo mes de mayo, tendrá lugar un festival de música en acústico.
P: ¿Cómo surgió la creación de La Casa del Príncipe?
R: La creación surgió de las ganas de expresar y fomentar la cultura en un espacio no convencional y de tener un salón sin televisor ni muebles (risas).
 
P: ¿A qué se debe su nombre?

R: Pues aunque haya gente que lo asocia a la monarquía, no tiene absolutamente nada que ver. Es porque el espacio está ubicado en la Calle Príncipe, frente al Teatro Español.
 

P: ¿Por qué han decidido reabrir sus puertas después de un breve parón?
 
R: El parón se debió a unos problemas internos. Una vez solucionados, La Casa del Príncipe quiere seguir expresándose.


P: En los últimos años ha aumentado el número de salas teatrales alternativas, ¿qué cree que aportan este tipo de salas que no lo hagan los teatros convencionales?

R: Unas entradas más económicas, una programación más diversa y gente nueva que tiene mucho que contar.

P: En mayo cerrará sus puertas La Casa de la Portera, una de las salas alternativas teatrales más famosas de Madrid, ¿qué le parece este cierre?

R: Me parece una pena y me da rabia, no sé muy bien las causas del cierre, pero es un sitio fabuloso con muy buena programación. Ojala al final no se cierre.

P: ¿Qué diferencia a La Casa del Príncipe de otras salas no convencionales?


R: La primera, que vivimos dos actrices y una escenógrafa y, la segunda, que intentamos dar salida a espectáculos de medio formato que no tienen muchos espacios donde hacerse, pues duran entre 20-40 minutos.
 

P: Esta casa es en realidad el salón de un apartamento, ¿cómo es la reacción de los espectadores cuando acuden al lugar?

R: La verdad, muy positiva y tienen grandes curiosidades por descubrir que habrá tras el cortinaje negro (risas). Muy buenas reacciones y se llevan una sensación de bienestar y confort que nos encanta. El actor Juan Díaz estuvo en la reapertura en el fantástico acústico de Luke Donovany, dijo: “Gracias por descubrirme este espacio, tengo la sensación de estar tranquilamente en mi casa”.

P: ¿Cómo es la interacción de los actores con el público?
 
R: Esta forma de hacer teatro para nosotros, los actores, yo la llamo hacer cine en vivo y en directo, porque te da pie a meter al espectador en las historias o sentir todas las vibraciones.  Es muy emocionante.

P: ¿Cuál es su lema?
 
R: Si la vida no te deja hacer otra cosa que llevar al público diferentes emociones y removerlo, tanto en la alegría como en la tristeza, hazlo y busca cualquier rincón para hacerlo por extraño que parezca y ,por ello, nació La Casa del Príncipe.
 
P: Como ha comentado, La Casa del Príncipe se encuentra en pleno Barrio de las Letras, ¿qué supone para esta sala estar en un lugar tan céntrico?

R: Que es bastante más accesible planteárselo como plan de fin de semana antes de las copas y la fiesta.

P: Su espacio, según pone en su página web, “apuesta por la promoción y difusión de la cultura”. ¿Qué es para usted la cultura?

R: La cultura es todo aquello que te enriquece como persona, te hace recapacitar, te traslada a otros lugares o incluso a tiempos pasados o futuros... Todo aquello que abre la mente.

P: Además, abogan por que esta promoción de la cultura se realice de forma conjunta con otros espacios. ¿Han tenido la oportunidad de colaborar con alguno?

R: Sí, con nuestro fabuloso bar colaborador, Carbones 13, que sus dueños son dos maravillosos actores y personas, Marco Martínez y Nacho Fresneda, donde reside nuestra taquilla los viernes y sábados.
 
P: ¿Qué obras podemos encontrar en cartel para los próximos meses?
 
R: “Eva ha muerto”, una apuesta muy innovadora interpretada por un sólo actor y que no dejará nada indiferente al público, de la compañía Teatro Fierabrás; “Dulce Carolina”, una bella historia de amor, tierna e intensa llevada a cabo por el director y actor, Franz Gómez. También, la obra “El Talego”, de la Compañía Efecto Secundario y dirigida por Ángel G. Moneo, una comedia que se desarrolla en la cárcel y que rompe la cuarta pared.
En Mayo, posiblemente hagamos un festival de música en acústico para dar la bienvenida a la primavera.
 
P: ¿Qué requisitos piden para que un proyecto pueda ser representado en su sala?

R: Que tenga una moraleja la obra, que no deje indiferente a nuestro espectador, que lo haga vibrar tanto para lo bueno como lo malo y que las personas que llevan a cabo esa propuesta sean humanas.


P: ¿Cuál es el proyecto más peculiar que les ha llegado hasta ahora?
 
R: “Órgíame” de nuestro padrino Santi Senso, el defensor del teatro íntimo.

P: Hemos visto que también acogen performances. ¿Hay algún límite que la sala no permitiría traspasar en esta muestra escénica?


R: Agredir al público o dañar su sensibilidad, una cosa es remover sentimientos y otra, hacérselo pasar mal como si estuviera en un thriller real.

P: La danza también es una de las artes que tiene cabida en este espacio, ¿qué importancia cree que tiene a nivel cultural?
 
R: Muchísimo, yo adoro esta disciplina y creo que el público español aún no se ha dejado impregnar por ella. Tiene que hacerse más palpitante la danza en la cultura, pues es algo casi inexplicable lo que te transmite el baile.

No hay comentarios:

Publicar un comentario