martes, 24 de noviembre de 2015

Entrevista: David Priego

 “'El Beso' reivindica que la magia también puede ocurrir en el mundo adulto”


AURORA SALVO AMORES- David Priego es un joven director de cortometrajes que cursó sus estudios en Columbia College Chicago, una prestigiosa universidad estadounidense especializada en el ámbito audiovisual. Actualmente, se encuentra preparando “El Beso”, un corto en el que cuenta una historia mágica y poco convencional en el cine. Los protagonistas serán Carlos Troya y Lourdes Hernández, más conocida como la cantante Russian Red, que en esta ocasión se atreve con su primer papel principal en una producción. Sin embargo, para que este proyecto salga adelante está inmerso en una campaña de crowdfunding, en la plataforma Verkami, que finaliza el próximo 29 de noviembre. A continuación, podemos conocer un poco mejor a David en esta entrevista.


Nuestra charla con David Priego se produjo una soleada tarde de mediados de noviembre en una cafetería cercana a la madrileña Plaza de Jacinto Benavente. El director ya se encontraba esperándonos en el local cuando llegamos, estaba aprovechando los minutos anteriores a la entrevista para continuar con su trabajo.

P: Has dirigido tanto cortometrajes como teatro, ¿qué diferencias encuentras entre dirigir un cortometraje y una obra de teatro?

R: Son dos cosas completamente distintas. A mí me gusta trabajar con los actores, también trabajo como coach actoral y el acercamiento al personaje, ver qué funciona en la obra o el guión, qué improvisaciones se pueden hacer. Son dinámicas que llevo a cabo cuando ensayo en ambos medios. Sin embargo, el proceso final es muy distinto dependiendo de si es cine o teatro. En el caso del teatro se trabaja (la representación) de principio a fin y llegado el día del estreno se sube el telón y son los actores los que se pegan el viaje. El cine es un medio para el director, “acción” y cuando dices “corta” se corta, tú eres el que dice cómo empieza y dónde acaba la toma y si no te gusta repites y al final vas a mostrar la toma que más te gusta. El teatro es un medio para actores, se levanta el telón y hasta que no se acaba la función ellos están volando solos. Un día sale de una forma, otros días sale de otra, ensayas para ir a unos lugares y les sigues dando notas una vez que has estrenado, pero es muy distinto. Luego crear imágenes en el teatro es muy diferente a crear ciertas imágenes en el cine. En el cine, la cámara te da una imagen, en el teatro crear una imagen requiere otro tipo de destreza. La última obra que vi, “La clausura del amor”, tiene una escenografía súper sencilla y crea una imagen impresionante, los dos actores, Bárbara Lennie e Israel Elejalde, están a cada lado de un rectángulo, 
son como dos luchadores enfrentados en un cuadrilátero, es muy potente. Ahora, en el cine, es totalmente diferente, se han de encontrar localizaciones que ayuden a contar la historia y que transmitan la atmósfera, el lenguaje de cámara es crucial. En el teatro siempre se parte de un escenario.

P: Tu incursión en el guión fue con el “Puente de los Judíos”. ¿Qué supuso este trabajo para ti?

R: Como todos los trabajos que son una primera oportunidad, fue genial. Esta serie no se ha llegado a rodar, quedó escrita, se cayó como muchos proyectos hace cuatro o cinco años. Adaptar la novela de Martí Gironell en una tv movie de dos capítulos fue una experiencia en la que aprendí mucho.

P: En el cortometraje “El Beso” cuentas con la cantante Russian Red. ¿Por qué te decantaste por ella para que participara en este proyecto?

R: Haciendo el casting para el personaje de Francesca no encontraba a una actriz a la que realmente me pudiera imaginar en el papel. Un día Lourdes me vino a la mente, habíamos tenido una reunión hace tiempo para ver si hacíamos algo juntos, pero quedó todo en el aire. Me imaginé a Lourdes haciendo de Francesca y me dio perfectamente, a nivel estético y visual, faltaba la incógnita de la interpretación, porque ella es cantante y aunque ha tenido un par de cameos en películas no hacía un personaje como tal. Decidí confiar, le conté lo que quería hacer, el proceso de ensayos que quería plantear y de la manera profunda que quería hacerlo. A Lourdes le pareció genial y empezamos el ensayo, fue una sorpresa increíble, la verdad es que se le da muy bien, disfruta muchísimo ensayando y ha encontrado el personaje muy rápido. Y también estoy muy contento con Carlos (Troya), actor que hace de Paolo. Ambos hacen una pareja que no dejará a nadie indiferente.

P: ¿Por qué escogiste el crowdfunding como forma de financiación?

R: Porque el crowdfunding conlleva muchas ventajas, una de ellas es la difusión que haces del proyecto antes de ni siquiera rodar. Ya creas una base de seguidores y eso es importante para cualquier proyecto que hagas hoy en día, si yo digo, “mira he hecho un cortometraje”. Qué bien, hay millones de cortometrajes, ¿por qué alguien va a pararse a verlo? Cuando nace un corto hay que introducirlo en una comunidad, tienes que presentarlo a las redes sociales, y si quieres tener un mínimo de seguimiento y que tenga un mínimo de acogida cuanto antes empieces mejor, el crowdfunding te da esa oportunidad. También permite a personas que les gusta lo que haces participar en el proyecto. Cada vez hay una demanda mayor del público, de poder sentir cercanía con las historias que se están contando y con los creadores de historias. El crowdfunding permite al público involucrarse en historias locales o que son afines a su gusto. Y a los creadores les da la oportunidad de testear el atractivo real que tiene su proyecto antes de rodarlo.

P: Tu crowdfunding lo has hecho antes de rodar, pero hay quien lo hace una vez que ya está rodado. ¿Por qué te decantaste por esta opción?

R: Yo creo que la fuerza de un crowdfunding está en hacerlo antes de que el proyecto se haga, porque entra el factor de “si recibo tu apoyo puedo hacer el proyecto”. Un crowdfunding, como he oído de algunos que se hacen a proyecto terminado, simplemente para recuperar la inversión, personalmente creo que no tiene mucho atractivo. ¿Qué propósito tiene recuperar la inversión si ya lo has hecho? ¿Por qué necesitas el apoyo económico de la gente? Económicamente en los proyectos de crowdfunding, por lo menos en este cortometraje, nadie está siendo remunerado. El dinero se emplea para poder hacer el proyecto. Es decir, que hacer un crowdfunding a posteriori no tiene mucho sentido. Lo fundamental del micro mecenazgo es que invitas a la gente a que sume al proyecto y el apoyo de todos hace posible que se cumpla el sueño.

P: ¿Tenéis alguna recompensa para los mecenas?

R: Muchas. Hay como ocho o nueve recompensas distintas. Hay recompensas para todo tipo de mecenas y todo tipo de personalidades desde dvd’s, visionado online del corto…Hasta quien quiera venir a la fiesta fin de rodaje, o al estreno, o quien quiera clases de interpretación, clases de guión, un Skype con Lourdes, el guión firmado por Lourdes y los dvd’s o una toma dedicada a la persona…Hay de todo.

P: ¿Tienes pensado presentar “El Beso” en festivales?

R: Queremos tener el mayor recorrido posible de festivales, y lo vamos a presentar a festivales de clase A, me encantaría poder estar en San Sebastián, Clermont Ferrand, La Berlinale, Venecia… No voy a decir Cannes porque he enviado mis cortos a Cannes y nunca me los han cogido. Yo creo que soy demasiado obrero para Cannes (risas), artísticamente hablando. Me encantaría ir, pero lo veo como una utopía. Sundance también. Y luego hay un circuito americano de festivales en los que yo ya he participado y  ahí tiene muchas posibilidades de competir bien. A mí lo que más me gustaría, más allá de la difusión, es que el encuentro entre ella y él sea excitante, diera que hablar, como cuando uno dice “¿Una escena típica de un baile en un bar? Death Proof”. A mí me gustaría que esta escena fuera a la que referirse si uno quiere buscar algo original en un encuentro entre dos personas. Eso para mí, más allá de toda la difusión, es lo que busco, que realmente funcione bien.

P: ¿Y en qué consiste esa escena?

R: (Risas). Bueno, la escena es…La explico un poco. Paolo es un vigilante en un museo, es el encargado de custodiar la estatua de “El Beso”. Es un hombre con una vida un poco solitaria. Dentro del universo en el que se ubica el cortometraje él está solo, hasta que se encuentra con Francesca. El amor y la magia llegan a su vida a través de ella. Es una historia sin príncipe azul, ella es quién le rescata a él. Y “El Beso” cuenta que la magia en el amor adulto es posible, esa es la diferencia de esta historia con el resto de historias de amor. Francesca y Paolo no renuncian al deseo, la escena transita por lugares adultos y poco comunes, y tiene un componente de comedia muy divertido.

P: Hemos leído que quieres rodar esta historia en el Metro de Madrid, ¿por qué este escenario?

R: Sí quiero, pero no es fácil. Estamos negociando con ellos, esperando a saber si nos pueden dar facilidades, rodar en el metro de Madrid tiene complicaciones y unos gastos muy altos, necesitamos reducir costes.

P: ¿Cómo aprecias el panorama actual del cine español?

R: Bueno, yo creo que está castigado por el 21% del IVA, sin lugar a dudas, eso ha generado más pérdidas para el Estado español que ganancias, y es cuestionable por qué se sigue sosteniendo. La subida del IVA ha provocado paro en el sector. Luego, en términos de contenido se han hecho cosas muy interesantes y ha habido unos éxitos mayúsculos en el cine español, cosa que dado el panorama ya es todo un logro, y no hablo ya de taquilla, sino de películas que a mí me parecen de una calidad muy buena.

P: ¿Qué te aporta el cine a nivel personal?

R: Es una manera de expresarme y que sirve para autorrealizarme. Contar historias es algo maravilloso y el cine para mí es el medio que mejor se me da, no el mejor, porque la literatura es fantástica, pero no tengo ese talento (risas).

P: ¿Hay algún tema que por falta de tiempo o presupuesto no hayas podido guionizar?

R: Sí, hay uno que estoy desarrollando. Tengo escrito el largometraje y lo tengo que reescribir, sucede todo en una noche. El personaje principal es una mujer y sucede en Madrid.

P: Más allá de tu trabajo, ¿qué haces para desconectar?

R: Los caballos y la naturaleza son perfectos para desconectar, y también los amigos. Pasar tiempo con los amigos es de las cosas mejores que existen.

P: Para conocerte un poco mejor, ¿cuál es tu película favorita?

R: Me gustó mucho muchísimo “21 gramos”. Me pareció una película fantástica. También me parece sublime el cine de Lars von Trier, me gusta tanto su drama como su comedia. “El jefe de todo esto” me gustó muchísimo y también “Antricristo”. “La caza” de Haneke también me gustó bastante. O “Persona” de Ingmar Bergman. De españoles me encanta Pedro (Almodóvar) en “¿Qué he hecho yo para merecer esto?” Esa es mi favorita de Pedro, sobre todo por la frase “¿Qué te gusta abuela? A mí me gusta el dinero, las bolsas de plástico…”. Tiene frases ahí que son impresionantes. También me gusta bastante el cine de Bigas Luna, “La teta y la luna”. (Julio) Medem también me gusta bastante, “La pelota vasca”, “Lucía y el sexo”, “Los amantes del círculo polar” y “Caótica Ana”. Y por supuesto, (Stanley) Kubrick porque creo que es un genio, visualmente es todopoderoso.

P: ¿Qué proyectos nos podrías adelantar para los próximos meses?

R: “El Beso” es el proyecto en el que voy a estar en los próximos meses, si todo va bien, involucrado rodándolo y luego en la post-producción. Creo que tiene potencial para ser un largo, desde luego que sí. Yo quiero investigar esa posibilidad y creo que tiene bastantes papeletas para poder hacerse, primero tengo que cerrar el cortometraje, hacer balance de cómo ha quedado y luego me pondré manos a la obra a escribir, no sé si será esto primero o habrá otra cosa, pero a mí me gustaría que fuera este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario