jueves, 6 de agosto de 2015

Entrevista: Yolanda Cruz Ayala

“Adoro inventar y contar historias”

 

PAULA OLVERA-Yolanda Cruz Ayala adora las letras y quizás fue esto lo que le llevo desde pequeña a interesarse por la Literatura. En su adolescencia comenzó a escribir breves historias que compartía con sus más allegados. A partir de entonces fue creciendo hasta el punto de tener bajo el brazo varias novelas publicadas. A pesar de que hoy por hoy no puede vivir de este arte, que empezó siendo un hobbie, se ha reconocido su obra. Prueba de ello es que hace dos años se convirtió en Finalista del Premio Planeta por su trabajo “Mermelada de Pétalos de Rosa”. Adelaida Herrera, responsable de Click Ediciones del Grupo Planeta apostó por su obra, aunque Yolanda encuentra dificultades en el formato digital. En la actualidad se encuentra promocionando “Cristales en el cielo de Manhattan”.


P: ¿Cómo recuerdas tus inicios como escritora?

R: Desde muy niña inventaba personajes y tramas por el simple hecho de entretenerme. Adoraba evadirme de la realidad y dibujar otros mundos. Fue en la adolescencia cuando comencé a escribir historias cortas que compartía con las amigas.

P: ¿Por qué crees que es tan complicado hacerse un hueco dentro del sector literario?

R: Las editoriales suelen apostar por valores seguros, y no me refiero solo a escritores consagrados que por supuesto los son, sino a personajes famosos del mundo de la política, la televisión... Invierten, quieren resultados y saben que muchos lectores van a comprar esas obras por ser quienes son.

P: ¿Qué supuso para ti convertirte en Finalista del Premio Planeta 2013?

R: Por supuesto me produjo mucha satisfacción a nivel personal, no me lo esperaba en absoluto y la sorpresa fue mayúscula.

P: Después de convertirte en finalista, ¿notaste un mayor aumento de lectores en tu obra?

R: Desafortunadamente en formato digital y sin promoción, estás un poco perdida. Te cierran muchas puertas. Nadie te hace una entrevista en televisión, por ejemplo, pues afirman que es muy complicado anunciar un libro que no sea físico. Y las ventas no cuentan, porque las descargas ilegales son lo mismo que vender cero.

P: ¿Cómo surgió “Mermelada de Pétalos de Rosa”?

R: Yo había comenzado a escribir sobre mi vida, pero no me apetecía mucho recordar ciertos momentos tristes del pasado y decidí escribir algo que no tuviese nada que ver conmigo.

P: ¿En qué momento de la historia tuviste claro que ese sería el título?

R: Fue mi marido, la leyó y me dijo ese nombre exactamente. Y puedes creerme que no había mermelada por ninguna parte. Entonces tuve que reescribir algunos capítulos incluyendo ciertos detalles. Fue la chispa que le dio vida a la obra.

P: Actualmente, estás promocionando otra de tus obras, “Cristales en el cielo de Manhattan”,  una novela muy cinematográfica. Además de la Literatura, ¿te apasiona el Séptimo Arte?

R: Por supuesto, el cine llega a muchísimas personas en muy poco espacio de tiempo. Tal vez haya escrito el argumento de una futura película, ojalá sea así. Lo que tengo muy claro es que adoro inventar y contar historias en las que te sumerjas y veas imágenes, colores, que llegues a sentir lo que sienten mis personajes, incluso oler aromas.  El cine por supuesto te brinda la oportunidad de llegar a un público variado y multitudinario, aunque la lectura es mucho más libre porque otorga al lector mucha más autonomía a la hora de poner rostros, voces, te da una libertad que no te da el cine. Y tampoco es que tengas que concretar detalles, creo que es la personalidad de cada personaje la que hace que cobre vida. El lector sin duda se convierte en parte importante de esas emociones que transmites.

P: ¿Por qué recomendarías a nuestros lectores que la leyeran?

R: Es una historia hermosa que te atrapa desde que empiezas a leer. Creo que es distinta a otras novelas, repleta de diálogos y descripciones breves que te sitúan en cada escena. No es una narrativa densa, ni un lenguaje rebuscado. Se lee muy rápido y es adictiva.

P: ¿Te gustaría que esta obra se llevase al cine en un futuro?

R: Sería un sueño hecho realidad, porque lo que puedo decirte es que mientras la escribía, la imaginaba en la gran pantalla.

P: ¿En qué te inspiras a la hora de escribir?

R: Esa pregunta no es fácil de responder. Como te digo, desde niña siempre he imaginado historias que surgían en mi cabeza sin ninguna explicación. Tal vez una frase que escuchas, una historia que te gustaría cambiar... Por ejemplo, me planteo ¿serías capaz de inventar una mentira para conseguir algo que anhelas? Y ya está, aparecen los embusteros, el engañado... lo que sucede es que los personajes adquieren vida propia y de repente ya no quieren ese futuro que te habías planteado para ellos y cambias de opinión, modifican la trama, aparecen otros que ni sospechabas. Me sucede con Marcial, uno de mis personajes preferidos de “Cristales en el cielo de Manhattan”. Se me antoja real.

P: Según hemos leído, también escribes relatos cortos, ¿tienes previsto en un futuro publicar alguna recopilación de éstos?

R: No, los relatos o historietas cortas las escribía en la adolescencia, ¡aunque nunca se sabe!

P: ¿Crees que una lectura se puede ver condicionada por el formato en que se presente?

R: Sin duda, una novela en formato físico puedes colocarla en las cabeceras de diferentes establecimientos, la ves y, aunque no te hubieses planteado comprar un libro, es más fácil que lo hagas porque lo tienes al alcance. El digital tienes que ir a buscarlo.

P: ¿Qué tiene para ti el papel que lo diferencie?

R: Es algo físico que puedes palpar, oler. Yo ahora cojo un libro de cuando era adolescente y miro la fecha que escribí cuando lo compré, el aroma a antiguo, el trozo de papel que dejé para marcar una página, incluso algo que subrayé, no es lo mismo. Tiene vida propia. El digital para mí es más frío, pero también debemos adaptarnos a las nuevas tecnologías que tienen sus ventajas, precio y puedes llevar un montón de libros en una tablet. Si te vas de viaje, no vas a cargar con cientos de novelas, el digital te lo permite.

P: ¿Cómo te sientes cuando recibes un comentario sobre tus obras?

R: Muy feliz, sobre todo porque me dicen exactamente lo que he querido transmitir, es muy gratificante.

P: Como lectora, ¿cuál dirías que es la obra que más te ha marcado?

R: Hay varias. Me hizo llorar “Charlas con Troylo”, lloré mucho al final. Ese amigo paciente y sin voz que parece entender todo lo que le dices... Adoro a Antonio Gala, es un grande entre los grandes. También me cautivó “Cien Años de Soledad”, no podía ser de otro modo. Y no hace mucho la trilogía de Stieg Larsson me tuvo abducida durante unos meses.

P: ¿Qué te aporta la Literatura?

R: Muchísimo. Adoro mi vida, mi marido y mis hijos lo son todo para mí. Pero además creo historias que me permiten vivir la de mis personajes de algún modo y es tremendamente divertido.

P: Ahora estás inmersa en una nueva novela, ¿qué nos puedes adelantar sobre ella?

R: Es una novela que tenía ya finalizada hace algún tiempo pero no me convencía del todo y le estoy dando un pequeño giro. La protagonista es una mujer de principios del siglo XX cuya infancia transcurrió rodeada de artistas de la vida bohemia, ansía libertad, sin embargo su vida va a estar condicionada por la mentira.

P: Hemos leído que has necesitado una importante labor de documentación para su creación, ¿en qué ha consistido?

R: Ahora que lo pienso no se refleja en la obra, pero necesitaba saber qué monumentos había o no en París a principios del siglo XX, por ejemplo, o quienes vivían en el Bateau Lavoir en aquella época, como Picasso. O dónde vivía exactamente y que costumbres tenía Gertrude Stein. No es una labor de documentación muy importante, son simples detalles que el lector tal vez no perciba, pero que dan conjunto al entorno de la protagonista. Uno de los detalles que desconocía es que en la Primera Guerra Mundial los soldados franceses fueron al frente en taxis porque no había suficiente transporte para las tropas. No es fácil encontrar esos detalles, como el color de las guerreras y los pantalones. Es tan solo para una escena, pero o me atengo a la realidad o no lo escribo. 

P: ¿Tienes previsto presentar esta nueva novela al Premio Planeta de nuevo?

R: No. No creo que vuelva a enviar nada a ningún premio, al menos por ahora.

P: Antes de dar por finalizada una de tus obras, ¿se la dejas leer a alguna persona con la que tengas una confianza especial para que te diga su opinión?

R: ¡Por supuesto! A mi marido. Fue él quien decidió enviar "Mermelada de Pétalos de Rosas" al Premio Planeta después de leerla, a mí nunca se me hubiese ocurrido.

P:  Además de esta nueva obra, ¿qué proyectos tienes para los próximos meses?

R: Alguna historia hay, pero por ahora nadie me conoce y tengo que promocionar “Cristales en el cielo de Manhattan”. Esa es por ahora mi prioridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario