lunes, 17 de agosto de 2015

Entrevista: Mercedes Gaspar

En esta película se busca una unión de culturas

AURORA SALVO AMORES- Mercedes Gaspar es una directora de cine que ha conseguido numerosos premios gracias a su trabajo, entre ellos un Goya en 1995 por el cortometraje de animación “El sueño de Adán”. Hace dos años, realizó la película “Huidas”, una “road movie” de lucha y superación que indaga en el maltrato de género y en los problemas de los inmigrantes. Esta historia está grabada íntegramente en España, aunque su proyección y valoración ha sido sobre todo internacional, contando con poca visibilidad dentro de nuestras fronteras. Mercedes ha empleado una gran parte de su tiempo y de su dinero en ella y parece que está siendo recompensada, poco a poco y con mucho esfuerzo. A continuación, podemos conocer mejor su labor en este film, así como en otros proyectos.


P: ¿Cómo surgió la película "Huidas"? 

R: Cuando murieron mis padres comencé una obra que se llamaba “Rituales funerarios de los muertos recientes”. De ésta surgió “Huidas” y también la exposición de fotos y video-arte que está realizando China al final de la película, que mantiene el primer nombre. Así como un documental sobre la muerte y el duelo que vamos haciendo poco a poco desde hace tiempo con los becarios de Formación Profesional que hacen prácticas en la empresa La Fragua Audiovisual S.L.

P: ¿A qué se debe el título "Huidas", en plural, cuando retrata de la huida de una sola persona? 

R: El personaje principal y otras personas con las que se encuentra van huyendo en la vida de algunos problemas, para no enfrentarse a ellos. Es una manera de no sentir el dolor. Ella además no vive solo esta huida física, producida primero por la muerte del padre y luego por otros problemas en su vida, sino que en el fondo le afloran otras “huidas” que ella ha ido llevando. Una manera de no sufrir, de no dejar que sus sentimientos ascendieran. Había ido tapando emociones y verdades en su interior. En su crisis todas sus huidas ascienden, y ella debe encontrar la paz, la calma en la tierra y en los demás. En todo aquello que comparte con otros y con la naturaleza.

P: La película es una historia de amor y maltrato de género desde una perspectiva bastante particular, ¿qué te llevó a realizar este enfoque?

R: La película es un cuento, un diario de viaje y una “road movie”, digamos como primera estructura, en eso cabe de todo. El tema del maltrato de la mujer es un tema terrible, por eso quise que en su viaje ella viviera esa violencia, pero que además descubriera el dolor de otros, un dolor tan terrible, tan inimaginable, que le hiciera cambiar su visión de la vida. China en la residencia de mujeres maltratadas decide volver a la vida, ya no como un ser que huye, o pasivo, sino como una mujer que va a tomar la acción, que va a coger los hilos de su historia, y va a enfrentarse a cada problema. En este sentido, yo quería meter personajes reales en la propia historia, me gusta también utilizar el falso documental en las obras que hago. Por eso cuando escuché la historia de Caddy Adzuba, en una reunión que nos invitó Betina Caparrós, donde también estaba Ouka Lele, las dos le pedimos permiso para contar esa historia, que nos había helado la sangre. Yo pensé en intentar hacer coincidir algún viaje de Caddy Adzuba, pero fue imposible. Al final fue una estudiante africana, que me gustó mucho en los castings, la que hizo el papel. La mirada a ese maltrato de las mujeres es muy rápida ya que en la propia residencia de mujeres una periodista está haciendo un documental y algunas mujeres cuentan su historia, incluida Caddy Adzuba.  Por otro lado, la dueña de la residencia, Asunción Balaguer, vivió el maltrato de su hija y eso le llevó a dejar su profesión de actriz y montar una residencia para ayudar a estas mujeres. Luna, su nieta, aún no ha superado los problemas derivados de esa situación.



P: La historia también habla sobre los problemas de los inmigrantes en nuestro país.

R: He visto cómo la gente rechazaba a los demás, pero no sólo en España, en el mundo,  sin saber o conocer nada ni de las personas ni de su cultura. En esta película se busca una unión de culturas, una búsqueda común de la felicidad, de los valores en los elementos fundamentales de la naturaleza. En ese compartir de la vida, la muerte y el amor. Digamos que está escrita bajo el principio del amor universal. Por eso también la naturaleza y los animales tienen tanta importancia.

P: ¿Cómo aprecias la situación de éstos hoy en día? 

R: Veo que en muchos lugares siguen manteniendo la misma actitud hostil hacia los inmigrantes, pero también aprecio que en algunos sitios las comunidades se han ido abriendo.

P: La protagonista es de origen chino, ¿cómo fue el proceso de selección de los actores y qué fue lo que realmente te impulsó a seleccionarlos?

R: Fue difícil porque encontrar a alguien que fuera una buena actriz para mantener el interés, incluso de mirada, no sólo bastaba con una buena actriz sino que tenía que tener algo especial. Estuvimos haciendo castings durante un año, o más, en Madrid y en Albacete, y al final apareció Huichi Chi. Sin ninguna duda, al verla supe que estaba el personaje.  Con el niño Omar, también hicimos muchos castings hasta encontrarlo. Él está muy bien, pero al papel le venía mejor que hablara peor el español. Con todos los personajes de otros idiomas fue difícil, algunos como la mujer quemada después de seleccionarla no volvimos a encontrarla, por lo que tuvimos que cambiar el estilo del personaje. En cuanto a los hombres violentos también me costaron porque al principio iban a ser más jóvenes, pero después de muchas pruebas y ensayos, con David Andrade y Antonio Campos, funcionó perfectamente. De hecho la pelea fue diseñada por el especialista Markos Llorente y el hecho de que David Andrade también sepa dirigir una pelea ayudó mucho. Chi también había trabajado en ese campo y pudimos obtener esa secuencia que resulta muy creíble y por la que mucha gente me ha felicitado.



P: Según nos comentó David Andrade, el film está siendo más valorado fuera de España que en su propio país, ¿qué opinión te merece esta situación?

R: Ya estaba acostumbrada con los cortos.

P: Esta película es independiente, ¿cómo aprecias la evolución del cine independiente en España en estos últimos años?

R: Una evolución pésima. Ahora sólo hay un tipo de cine independiente que es el que está de moda. Es cine comercial con menos dinero... El cine de autor lo han exterminado.

P: Alberto Úbeda, responsable de un libro sobre tu persona, ha dicho que “Huidas” cuenta con influencias de Buñuel. ¿Qué ha supuesto este director para ti? 

R: Soy de Calanda, la tierra de Buñuel, y por supuesto que me influye y me encanta. Fue un placer meterme en “El perro andaluz” para hacer un trabajo de deconstrucción, que ahora está puesto en el Centro Buñuel de Calanda. Me gustan mucho todas sus obras. Cada una es una gran obra, y aunque ese surrealismo está presente en todas sus etapas, hay grandes diferencias. Esta película en su estructura está planteada como un cuento, más en el estilo literario de los relatos de viajes, en el que el protagonista vive aventuras, pero va escuchando las narraciones de otros viajeros, con lo que se abren  otras historias en la línea principal. El Buñuel de la primera etapa siempre está presente en lo que hago, pero en el corazón de esta historia está el Buñuel de “Los olvidados”.

P: ¿Qué otras influencias tienes? 

R: En mis obras tengo mucha influencia de la pintura del surrealismo y de otros movimientos artísticos. En “Huidas”, está visión artística está presente en la fotografía de China y en la performance de la secuencia de la galería en Estados Unidos, que abre la película, y las fotos y video-arte que la cierran. Esta película lleva en el corazón también “La noche del cazador”, Pathe Panchali (la canción del camino de Satyajit Ray, y Milagro en Milán, de Vittorio de Sica).

P: Hace unos años recibiste un Goya por un interesante cortometraje, ¿qué supuso este premio para ti?

R: Supuso un apoyo para que toda la gente del equipo entendiera lo importante que era su trabajo. Junto con las dos nominaciones a los Goya, significó un reconocimiento al trabajo de animación que hacía y al trabajo de todos los que habían participado.

P: Hasta ahora, ¿cuál consideras que ha sido el mayor reto de tu carrera?

R: Poder desarrollar una obra artística comprometida y poder seguir viviendo. A pesar de las patadas que recibes, y de la falta de apoyo, se puede contar con amigos que te respaldan, y con gente a la que le interesa el arte, aunque cada vez son menos. La política cultural en España sufre un claro retraso internacional debido a la influencia de los males endémicos de la sociedad española, da igual a qué época mires, siguen siendo los mismos.... Puedes coger a Larra, a Valle Inclán... y hasta irte a la Edad Media....

P: ¿Cómo aprecias la situación actual de las mujeres directoras?

R: La situación de las mujeres es mala. La situación del cine imposible. La del país es pésima. Y la internacional tampoco acompaña. Sin embargo tengo que decir que la situación de las mujeres directoras ha mejorado mucho, sobre todo en nuestro país, la labor de “Cima” en sus inicios ha apoyado, la pena es que predomine en todos los organismos la visión únicamente comercial, sea ficción o documental....



P: También has escrito varios cortos y has producido, ¿en qué faceta te sientes más cómoda, productora, directora o guionista?

R: Me siento muy cómoda escribiendo y dirigiendo, no tengo más remedio que hacer el resto, pero no hablo ya de producir desde arriba, sino de hacer de secretaria, auxiliar, ayudante, cualquier cosa....

P: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R: Tengo muchos, pero si me cuesta tanto como “Huidas”, va a ser imposible que pueda hacerlos... Por ejemplo, de ficción “Amor y muerte” (de cine fantástico). También “La vida es sueño” (adaptación de la obra Calderón de la Barca). Unos proyectos de documental y una serie de fotos y video-arte (una de ellas inspirada en Goya). De escribir ni te cuento... porque con la producción, con la distribución y ganarse la vida he tenido que dejar aparcadas otras facetas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario