lunes, 25 de julio de 2016

Entrevista: María Bazán

“Treinta segundos son suficientes para mostrar una absurdez humorística”


PAULA OLVERA- La actriz María Bazán es capaz de sacar una sonrisa a los internautas en menos de treinta segundos. Un reto que se ha propuesto continuar en el tiempo gracias a su webserie “Tonterías Animadas” donde impera el humor absurdo. Entre tanto, compagina esta labor con su participación en cine, teatro y televisión. En el campo audiovisual participó en “La soledad”, cinta galardonada con un Premio Goya en 2007. En televisión su última intervención ha sido en “La que se avecina”, mientras que en teatro destaca por su reciente papel en "Hay que deshacer la casa", un texto que trata muchas situaciones fácilmente reconocibles por todos los espectadores. Actualmente, está escribiendo un texto con su compañera Silvia Nieva, un proyecto más a largo plazo que menciona en esta entrevista.


P: ¿Qué te impulsó a crear una webserie?

R: Quería explorar la comedia, concretamente el humor absurdo. Ha sido una necesidad creativa.

P: ¿Seguías ya otras webseries?

R: Sí, se están haciendo cosas interesantes. Hay mucha creatividad. Participé también en una webserie estupenda dirigida por Pablo Morales de los Ríos, llamada "Justicia Sangrienta", en la que hacía un personaje muy loco y divertido. En su página podéis ver la serie completa.

P: ¿Por qué el nombre “Tonterías Animadas”?

R: El nombre vino inspirado por los dibujos animados Looney Tunes, que comenzaban describiéndose como fantasías animadas.  Mi webserie es también una fantasía, pero disparatada, de ahí el nombre.

P: He leído que dura treinta segundos, ¿qué es lo que puedes llegar a contar en treinta segundos?

R: Treinta segundos son suficientes para mostrar una absurdez humorística. Muchas de ellas podrían desarrollarse y convertirse en más largas, pero creo que Internet necesita dinamismo. Todos tenemos poco tiempo y treinta segundos es la duración ideal para arrancar una sonrisa.

P: En esta web se puede encontrar sobre todo humor absurdo, ¿crees que el humor es la clave para sobrevivir en los tiempos que corren?

R: Sin duda. No solo en estos tiempos que corren, sino en todos. La vida sin humor sería mucho más penosa.

P: ¿Qué opinión te merece Youtube como plataforma para desarrollar tu webserie?

R: Es accesible, fácil, rápido y te permite llegar a cualquier lugar del mundo. Ha abierto una posibilidad inmensa para comunicarse.

P: ¿Cuáles son las principales formas de promoción que tienes para dar a conocer estos vídeos?

R: A través de redes sociales, principalmente. No obstante, creo que lo complicado es llegar al público concreto al que le puede interesar. “Tonterías Animadas” es una webserie que no se parece en nada a los productos destinados a los teenagers, que son los reyes de Youtube, precisamente porque yo no lo soy. Es cierto que “Tonterías Animadas” le gusta a mucha gente con distintos perfiles y franjas de edad, pero no es una webserie "viral". Supongo que es lo que todos pretendemos cuando hacemos una webserie, pero realmente es muy complicado que esto le llegue a ocurrir a cualquiera. No obstante, oye, no pierdo la esperanza, ¡nunca se sabe!

P: Hace unos meses participaste en una versión teatral de “Hay que deshacer la casa”, ¿cómo surgió participar en esta obra?

R: Entré a formar parte de este montaje sustituyendo a la actriz anterior, que comenzaba otro proyecto. Fue mi representante, María Allas, quien me puso en contacto con Pape Pérez.

P: Ya que le mencionas, ¿qué es lo que destacarías de la dirección de Pape Pérez?

R: Pape  es un director con una larga trayectoria, así que trabajar con él  ha sido muy enriquecedor. Lo más destacable para mí es que tiene muy claro lo que quiere y cómo lo quiere.


P: ¿Cómo ha sido compartir tablas con la actriz Imán Velasco?

R: Ha sido un trabajo muy intenso, ya que la función dura casi dos horas, y solamente son dos personajes que hablan sin parar: hablan de sus vidas, de su infancia y de los encuentros y desencuentros emocionales, la familia, los padres, la falta de comunicación sobre todo con el padre... Una montaña rusa de emociones. Imán me ayudó mucho en el breve tiempo de ensayo que tuvimos, ella llevaba casi dos años representándola, así que conocía el texto y las directrices de dirección de este montaje muy bien.

P: ¿Tuviste la oportunidad de ver la versión masculina protagonizada por Ramón Langa y Andoni Ferreño?

R: No, he oído hablar de ella, pero no tuve la ocasión de verla.

P: Vuestra obra se representó en la sala Landén, ¿cómo definirías esta sala a la hora de desarrollar tu labor como actriz?

R: Es una sala alternativa y este tipo de salas me parecen muy interesantes a la hora de trabajar por la cercanía que tienes con el público. Se produce cierta comunión por la distancia física que en un gran teatro no ocurre. La verdad es que me gusta mucho el trabajo en las salas alternativas.

P: Precisamente estuviste presente el pasado 20 de marzo en la sala El Mirlo Blanco, en el encuentro con directores y directoras de las salas alternativas de Lavapiés Barrio de Teatros. ¿Crees que el auge de las salas alternativas se debe a la crisis económica que hasta ahora ha sufrido el país?

R: Creo que es uno de los motivos, pero no el único, desde luego. Creo que ha tenido que ver más con la necesidad de trabajar de mucha gente y de no tener los lugares donde poder hacerlo.

P: He leído que siempre que puedes haces cursos, ¿por qué es para ti tan esencial la formación continua?

R: Un actor es un reproductor del comportamiento humano. Hay miles de técnicas, estudios, profesiones que giran en torno al estudio de ello. Creo que cuanto más sepa un actor mayor riqueza puede aportar a sus personajes.

P: ¿Cómo aprecias la situación de tu profesión en la actualidad?

R: La precariedad es el mal de esta profesión. Subsistir, no digo ya ganar dinero, es algo que sólo unos pocos consiguen.

P: ¿Crees que hay discriminación de sexo, edad o raza?

R: Sin duda. Como mujer, que es lo que me toca, por supuesto que la sufro. No tienes más que ver cuántos personajes femeninos de más de cuarenta años, en comparación con los masculinos, tienen las producciones audiovisuales o teatrales para contestar a la pregunta. Además, su peso argumental siempre está supeditado al de los compañeros masculinos. Son personajes satélites. ¡Como si no hubiera millones de mujeres con vidas interesantes que contar!

P: En cine has participado en “La soledad”, ¿cómo viviste que esta cinta recibiera un Goya en 2006?

R: Fue una auténtica sorpresa. Tuve la suerte de acudir a la gala y nadie del equipo lo esperábamos. Fue un sueño, la verdad, porque es una película inusual en el cine español con un corte muy europeo y nada comercial. Que los académicos decidieran premiarla me parece importante para fomentar este tipo de cine.

P: En televisión has participado en “La que se avecina”, en el papel de la mujer de Parrales, ¿por qué crees que tiene tanta audiencia esta serie?

R: Porque es divertida, disparatada y porque plantea situaciones muy familiares.

P: Comedia, drama, terror… ¿qué género te produce más dificultades a la hora de interpretarlo?

R: Tal vez el terror porque es un género que he trabajado menos. En realidad mi única experiencia fue en un mediometraje llamado “Dentro” aunque estoy muy satisfecha con mi trabajo allí. Yo paso mucho miedo con las pelis de terror y me cuesta verlas. Con este trabajo, para documentarme, vi un montón, pero a pesar de ello no he conseguido inmunizarme.

P: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R: He estado colaborando con Bricocrack Tv en el programa “A punto con la 2”, en la 2 de TVE. Espero que haya renovación y seguir este otoño próximo. También estoy escribiendo un texto con una compañera, Silvia Nieva, pero es un proyecto más a largo plazo. Y, por supuesto, preparando nuevas “Tonterías Animadas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario