sábado, 30 de julio de 2016

Crítica: película “Zipi y Zape y la isla del capitán”

Detrás de la aventura siempre hay una moraleja 

PAULA OLVERA- ¿Echabais de menos las travesuras de los hermanos de cómic más revoltosos? Zipi y Zape han vuelto y lo hacen en la gran pantalla con una nueva historia donde las risas y la moraleja final están aseguradas. Seguro que muchos teníais apuntado en el calendario el 29 de julio. Pues bien, ayer se estrenó por fin esta película que está protagonizada por Teo Planell y Toni Gómez. Se trata de la secuela de “Zipi y Zape y el club de la canica” dirigida por Oskar Santos. El cineasta vuelve a ponerse al frente en esta nueva entrega que promete seguir cosechando el éxito que ya obtuvo su antecesora. Los ingredientes son claros: aventuras, humor, acción y una pizca de misterio en una cinta que está pensada principalmente para el público infantil. Un buen plan, sin embargo, para la familia al completo en estos días donde el calor aprieta en toda España.

Hay protagonistas de tebeos que marcan a más de una generación, es el caso de Zipi y Zape. Junto a Mortadelo y Filemón, estos hermanos han hecho las delicias de niños y no tan niños durante varias décadas. Sus trastadas han sido compartidas por padres e hijos, al tiempo que sus historias se iban adaptando a otros medios. Prueba de ello es el cinematográfico que pronto encontró un reclamo en estos personajes para atraer al público más joven. La última adaptación de las aventuras se produjo en 2013 de la mano de Oskar Santos que llevó a las salas de cine “Zipi y Zape y el club de la canica”. Han pasado apenas tres años, pero el director ha querido mantener la esencia de este trabajo que fue tan taquillero, aunque haciendo evolucionar a los personajes y contando una historia totalmente diferente. ¡Y con una nueva villana! 

La trama de esta nueva cinta se desarrolla en una misteriosa isla donde los hermanos acudirán en compañía de sus padres. Allí conocerán a la señorita Pam y a un montón de niños que, aparentemente, viven sin normas. De la noche a la mañana los progenitores de estos mellizos desaparecerán y éstos tendrán que descubrir qué ha pasado y si realmente les han abandonado por su mal comportamiento previo. Afortunadamente los pequeños no estarán solos ante este nuevo reto, ya que les acompañarán algunos de los niños que han conocido en la isla, Pipi, Maqui y Flequi, los cuales esconden una serie de secretos que dejarán sin aliento a los espectadores. ¿Son realmente quien dicen ser?

Pero volvamos a los hermanos. Seguro que siempre os queda la duda de quién es el moreno y quién es el rubio. En esta nueva película quedan bien definidos ambos papeles porque, aunque los dos sean inquietos, sus personalidades y aspecto físico son bastante diferentes. Zipi es el rubio, más carismático y ligón, y Zape, el moreno, el que siempre se atreve con todo, pero en el fondo está muy apegado a sus padres. Hay que tener en cuenta que, respecto a la anterior cinta, los protagonistas han cambiado. Daniel Cerezo y Raúl Rivas fueron seleccionados para la primera entrega, pero ahora han sido elegidos Teo Planell y Toni Gómez que lo hacen bastante bien pese a su corta edad. En esta secuela, además de los jóvenes actores, se pueden encontrar a numerosos rostros conocidos de la gran y pequeña pantalla. Cabe destacar los papeles de Elena Anaya, Jorge Bosch y Goizalde Núñez. Ésta protagoniza junto a una guitarra el que podría considerarse uno de los momentos más divertidos de la película.

“Zipi y Zape y la isla del capitán” es una comedia de aventuras apta para todos los públicos porque además está repleta de moralejas acerca del significado de ser padre y ser hijo. Y es que la película nos descubre la importancia de la familia, a pesar de las discusiones y los problemas del día a día. No hay nada más puro y bonito que el amor de un padre a un hijo y viceversa. Una cinta, sin duda, para que niños y adultos reflexionen a la vez que se lo pasan estupendamente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario