lunes, 12 de mayo de 2014

Crónica: Carrera de la mujer 2014

Madrid se tiñe de rosa por una buena causa

PAULA OLVERA– Ayer se celebró la XI Edición de la Carrera de la Mujer en Madrid superando con creces las expectativas de afluencia femenina que años atrás hubiéramos podido imaginar. La carrera reunió a miles de mujeres de todas las edades, las cuales invadieron desde primera hora de la mañana las calles de la capital durante más de siete kilómetros con el firme propósito de luchar contra el cáncer de mama. Por ello, los fondos recaudados han ido a parar a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) que constantemente conciencia a la población de lo importante que resulta la prevención en esta enfermedad. El pelotón humano poco a poco fue llegando a la meta donde el personal que organizaba este gran evento les esperaba con el avituallamiento y diferentes promociones. Después, en un escenario dispuesto para la ocasión tuvo lugar un espectáculo musical.


La XI Carrera de la Mujer de Madrid “Central Lechera Asturiana – DKV Seguros Médicos” 2014 tuvo un recorrido de aproximadamente siete kilómetros. Comenzó en Paseo Moret y finalizó en Paseo Camoens. Este año se habilitó una salida especial a las mujeres que realizaban la prueba andando, aunque todas finalmente acabarían pasando por calles madrileñas tan emblemáticas como Princesa, Ferraz o Alcalá. Un privilegio sin duda estar corriendo y alzar la vista a zonas tan céntricas y monumentales de la capital como El Palacio Real o la Puerta del Sol. Afortunadamente la carrera se ha desarrollado sin incidentes reseñables gracias al personal que velaba por la protección de las corredoras dispuesto en diversos puntos de la ruta, aunque todavía se podían haber extremado más las medidas de seguridad.







Los diferentes transportes públicos (metros, autobuses…) estaban llenos de mujeres vestidas de rosa a primera hora del domingo. Desde las ocho #carreradelamujer se había convertido en "Trending topic" en Twitter y diferentes deportistas como Chema Martínez escribían palabras de ánimo para las participantes, las cuales, empezaban a colgar famosos “selfies” en grupo. Unos minutos antes del inicio de esta prueba solidaria las corredoras aguardaban la espera con una gran sonrisa. La mayoría bailaba al son de la música o daba palmas mientras que al cielo ascendían cientos de globos rosas y azules. De repente, todo el pelotón se puso en movimiento. Eran las nueve de la mañana y se acababa de dar el pistoletazo de salida. No importaba haber madrugado, todas las corredoras salieron con las pilas cargadas, dispuestas a dar lo mejor de sí mismas. Según avanzaba el tiempo, las fuerzas flaqueaban, pero había que llegar a la meta bajo la atenta mirada de los curiosos que se concentraban a lo largo del recorrido así como de los flashes de los dispositivos móviles y las cámaras fotográficas de los medios de comunicación que allí se congregaban.





El tiempo máximo para completar el recorrido era de una hora cuarenta y cinco minutos, aunque no importaba únicamente llegar al destino, sino disfrutar durante el trayecto. Por eso, algunas corredoras, vestidas con tutú o una peluca de colores llamativos, animaban al resto a levantar los brazos mientras corrían, a modo de simular una “ola gigantesca”. La energía que se transmitía en el circuito no sólo provenía de parte de las inscritas que hicieron uso en varias ocasiones de su lema “Hoy ganan las mujeres”, sino que además, algunas personas ajenas a la competición portaban carteles y pancartas en las que se podía leer “Ánimo chicas”. Estos mensajes de apoyo, junto a los aplausos a medida que circulaban las corredoras, eran una forma más de expresarlas el valioso esfuerzo que estaban realizando. Asimismo, algunos bebés desde sus carritos apoyaban el sacrificio que estaban haciendo sus mamás quienes les querían hacer partícipes de esta carrera corriendo junto a ellas.




Una vez cruzada la línea de meta, y tras los abrazos que las corredoras se repartieron, recibieron bebidas isotónicas y agua, sin duda, el bien más preciado en toda competición. Igualmente, en las inmediaciones del final de la carrera se instalaron una serie de stands en los que las participantes estuvieron haciendo colas kilométricas para recibir algún producto gratuito por parte de las marcas patrocinadoras, como, por ejemplo, un bol de cereales Special K para reponer fuerzas. Más tarde, se celebró un festival de aerobic dirigido por monitores de la Federación Española de Aeróbic (FEDA). A pie de escenario cientos de mujeres participaban en un auténtico espectáculo de fitness, bailaban al ritmo de la música que amenizaba más aún la fiesta. Otras, reposaban en una gran explanada cercana al escenario.














Oysho, la tienda de ropa femenina se erigió como una de las marcas patrocinadoras este año, entregando la camiseta conmemorativa a todas las inscritas en este evento deportivo que cada año congrega a más personas. La entrega de dorsales con chip incorporado y la camiseta tuvo lugar en las jornadas del viernes y sábado en el marco de la Feria de la Mujer, el Deporte y la Salud, “Sport Woman”. El Pabellón catorce de la Institución Ferial de Madrid (IFEMA) fue el encargado de acoger los diversos stands dispuestos para las participantes, con útiles complementos para la carrera. Una feria muy divertida que ponía al alcance de las inscritas nuevos estilos de vida saludable. Asimismo, se ofrecían promociones en exclusiva, la posibilidad de participar en concursos a través de las redes sociales y sobre todo, las obsequiaba con muchos regalos. En esta feria se pudo observar la implicación de los patrocinadores principales, aunque había otros también importantes, así como colaboradores y grandes instituciones de nuestro país.

Diferentes medios de comunicación estaban acreditados para cubrir todo lo que acontecía en el circuito, resulta cuanto menos importante que se haga un hueco en las noticias para hablar del deporte femenino, es muy difícil conseguirlo, pero no imposible como se pudo comprobar ayer cuando muchos espacios informativos mencionaban esta competición solidaria. Entre estos medios hay que destacar la labor en este evento de la revista Sport Life del grupo Motorpress Ibérica, S.A. así como la de Comspolitan TV y la revista Hola.


A pesar de que la carrera no exigía una excesiva preparación, estar en forma física era importante, por lo que para la mayoría de las participantes no era la primera vez que desgastaban las suelas de sus zapatillas sobre el terreno. De hecho, la organización convocó un entreno oficial previo a la carrera el viernes a las seis de la tarde, un par de días antes para ir calentando motores. No obstante, entre todas las corredoras, se podían localizar a mujeres poco habituadas a este deporte de aire libre que no quisieron perderse la jornada. Afortunadamente, en el recorrido se puedo observar de forma ininterrumpida el servicio de ambulancias de evacuación así como voluntarios repartiendo botellas de agua al amparo de las corredoras.








Otro año más, como era de esperar, se ha producido un éxito rotundo en el número de inscripciones, sin duda, una respuesta masiva por parte de miles de mujeres que han agotado los dorsales. Eso sí, para formar parte de esta prueba atlética que es considerada como una de las más importantes de Europa, era requisito indispensable ser mujer y mayor de doce años. No obstante, algunos hombres se dejaron ver entre el pelotón femenino. El precio de inscripción era de diez euros, sesenta céntimos más si se realizaba a través de Internet, en concepto de comisión bancaria. Además este año se introdujo como novedad la inscripción “Solidaria 100%”, tan sólo cien dorsales a un precio de cincuenta euros cada uno con donación íntegra a la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).



La primera de las ciudades españolas que este año acogió el evento fue Valencia, que el pasado 6 de abril congregó a más de once mil participantes. Ahora, ha tocado el turno a Madrid cuyas calles han recibido con entusiasmo a una gran marea rosa. En 2004 la capital acogió su primera Carrera de la Mujer con un gran éxito, no obstante, nadie hubiera imaginado en aquel año el calado que tendría entre las corredoras diez años después. Para este 2014, por suerte, todavía tenéis la oportunidad de participar en la carrera en Vitoria, Gijón, A Coruña, Sevilla, Barcelona y Zaragoza.

Desde hace años, el running, (también llamado "footing") está de moda, ayudándonos a mejorar nuestra salud física y mental. La comunidad de mujeres runners en nuestro país ha aumentado este año y con ellas, las ganas de pasarlo bien. Correr se ha convertido en un estilo de vida, se puede acostumbrar al cuerpo a este deporte sin darnos cuenta. En la competición popular de la mujer, muchas ya eran veteranas como se ha comentado, pero para otras era la primera vez que vivían en sus propias carnes esta experiencia por lo que este evento ha supuesto la introducción de muchas mujeres en el mundo del deporte. Por eso, esta carrera se acabó convirtiendo en una gran fiesta en la que primó el espíritu atlético. Una vez finalizada tuvo lugar la entrega de trofeos para las mejores de cada categoría. El primer puesto del podio lo consiguió la atleta olímpica Vannesa Veiga, quien se mostraba muy feliz tras alzarse con la victoria. Acto seguido se produjo la actuación de Cómplices, cuyo tema "Es por ti" fue entonado por cientos de mujeres. 




Posteriormente, se produjo la donación a la AECC de cien mil euros (más un 10% de la venta que se obtenga por productos de mercadotecnia) que supone un impulso económico para lidiar con esta enfermedad. Y es que sólo la investigación curará el cáncer, por ello, hay que promover lo relevante que es para la oncología su exploración, su estudio.Muchas de las participantes en esta emotiva carrera quisieron formar parte tras superar el cáncer o tras lidiar con ella, para demostrar que tiene cura. Otras, por su parte, eran familiares de víctimas que portaban fotografías de las mujeres enfermas y que corrían como forma de apoyo o recuerdo a su ser querido. Lo que quedó claro es que cada participante lo hacía por algún motivo, detrás de cada una había una bella historia digna de ser contada. 

Hay que vivir al menos una Carrera de la Mujer, disfrutar de esta experiencia mínimo una vez en la vida, ya no sólo porque sea una forma solidaria diferente de luchar contra enfermedades como el cáncer, sino porque fomenta la práctica deportiva que tan importante es para nuestra salud. Además, correr por las calles de Madrid o de cualquier otra gran ciudad sin tráfico es todo un privilegio que pocos se pueden permitir en un día laborable. Todo ello unido a la maravillosa gente que conoces durante el circuito, una forma única de reforzar valores tan importantes en nuestra sociedad como el de la amistad o el respeto hacia el prójimo. Asimismo, el hecho de que la carrera fuera sólo femenina combate una serie de prejuicios y disminuye la lacra de que en España las chicas no corren ni hacen otros deportes. Ayer se pudo observar a niñas, jóvenes, adultas, ancianas… Sin duda, este evento eleva a la mujer a la posición que se merece.


No hay comentarios:

Publicar un comentario