sábado, 12 de septiembre de 2015

Entrevista: Verónika Moral

“La incertidumbre ya se ha hecho amiga mía”


PAULA OLVERA- Verónika Moral es una de las grandes promesas interpretativas de nuestro país. El punto de partida de su carrera profesional fue en San Sebastián, su tierra, donde disfruta de la naturaleza, del mar Cantábrico, de la gastronomía y de la cultura. Su primer papel fue en la película “Sí, quiero” y actualmente dos de las cintas en las que participa, “Lejos del mar” y “La novia” se presentarán en el Festival de San Sebastián. En televisión, ha participado en “Amar en tiempos revueltos” y ahora está de estreno con la ficción “Mar de plástico” que muestra problemáticas como el racismo. De igual manera, empieza una gira con la obra “Hedda Gabler” que ya ha cosechado un gran éxito en el Centro Dramático Nacional. Una actriz completa que disfruta con la incertidumbre de no saber cuál será su próximo proyecto.


P: ¿Por qué decidiste dedicarte al mundo de la interpretación?

R: Pensándolo ahora con perspectiva, creo que desde pequeñita quería ser actriz, pero me parecía algo tan alejado de mi entorno, que ni me atrevía a pensarlo seriamente. Cuando una película me gustaba, la veía tantas veces que acababa aprendiéndome los diálogos y cada vez que iba al teatro, me parecía fascinante que “aquellos señores”, nos hicieran sentir tanto con unos diálogos aprendidos. Así que en cuanto tuve la edad, me metí al teatro escolar y desde entonces... me enganché

P: ¿Cómo recuerdas tu primer papel?

R: Tenía 19 añitos cuando me ofrecieron mi primer papel profesional y lo recuerdo como un regalo. Tuve la suerte de participar en la película “Sí, quiero”, bajo la dirección de los directores vascos Carlos Zabala y Eneko Olasagasti, que me arroparon y me cuidaron, dándome muchísima confianza desde el momento del casting. Era un personaje bastante alejado de mi, interpretaba a una “niña bien”, obsesionada con su boda y su luna de miel, que se vuelve muy vengativa al verse plantada en el altar el día que imaginaba sería el mejor de su vida. Me lo pasé como una enana y tuve la suerte de estar rodeada de un elenco y un equipo estupendo de los que aprendí muchísimo, además del regalo que suponía estar rodando en mi ciudad, ya que al finalizar la jornada quedaba con mi cuadrilla y con mi familia, compartiendo con ellos esos primeros pasitos que estaba dando.

P: Y ahora, ¿cómo te sientes al estrenar dos películas en el Festival de San Sebastián?

R: Estoy feliz de poder participar en esta edición del Zinemaldia desde dentro, ya que llevo toda mi vida disfrutando de este importante festival de cine como espectadora, viéndome una media de tres películas al día. Es una de las pocas oportunidades que tenemos de poder ver en pantalla grande películas de tantas nacionalidades y tan potentes y el pensar que este año, entre todas esas joyas, se van a presentar dos películas tan especiales en las que he participado, con esas pedazo de historias que cuentan, me hace mucha ilusión.

P: ¿Qué supone para ti la ciudad de San Sebastián?

R: Para mi San Sebastián es casa, familia, amigos, paz, bici, playa, belleza... Es maravilla, además de tener una cultura y una gastronomía muy viva. Es una ciudad que me hace feliz cada vez que pongo un pie en ella y sé que siempre está ahí... ¡Eso es lo mejor!

P: ¿Qué nos podrías contar sobre tus personajes en estas dos películas?

R: Son personajes muy diferentes, al igual que distintas son ambas películas.

En “Lejos del mar” interpreto a Asun, una mujer euskalduna con personalidad, que admira muchísimo a su hermano mayor, Santi (Eduard Fernández), por el compromiso que siempre ha demostrado por sus ideales y su tierra. Junto a Martxelo Rubio, representamos las raíces vascas y el pasado del protagonista. Y poco más me gustaría decir de esta película porque es un guión tan bestial, tan bueno, el que han escrito Imanol Uribe y Daniel Cebrián, que os recomiendo no leer ni la sinopsis.


En la película “La novia” interpreto a un personaje totalmente diferente. Empezando porque se cuenta una historia atemporal, sin situar en un lugar concreto, y en la que doy vida a la amiga “celosilla" de la protagonista que, aún alegrándose de la boda de su mejor amiga, no puede evitar sentir un poquito de envidia, al ver como “La Novia” por fin va a poder ser feliz, estar con un hombre que la cuida y la desea y van a poder empezar una vida lejos de esa tierra árida. Es un personaje que tiene cierta aura de nostalgia. Pero tengo que decir que me lo pasé realmente bien durante el rodaje y los ensayos, ya que me tocaba mucho baile y canto porque, pese a todo, las amigas de la novia representan la parte alegre de esta historia llena de pasión y sangre.

P: Esta última película, “La novia”, está basada en “Bodas de Sangre” de Federico García Lorca. ¿Habías leído esta obra del granadino?

R: La leí como muchos en el colegio, pero hace años la volví a leer, porque es una historia llena de pasión y un texto tan desgarrador en ciertos momentos, que se te clava y te escuece. Con lo que formar parte de esta adaptación que Paula Ortiz ha realizado de una manera tan personal y llena de poética visual, en la que no falta toda esa simbología inquietante que Lorca utilizaba en sus obras, ha sido algo mágico.


P: También participas en la serie de Antena 3 “Mar de plástico”, ¿qué nos podrías adelantar de esta ficción?

R: “Mar de plástico” es una serie de suspense que toca temas tan importantes como el racismo, la crisis o la inmigración, sin que falten historias de amor que aunque no imposibles...sí serán complicadas, que es algo que también nos atrapa mucho a los espectadores. Además, en “Mar de Plástico” se vuelve a demostrar que las series de ficción españolas son de gran calidad, cuidando mucho la imagen, el montaje, los guiones y la dirección de las mismas.

P: De igual manera, estás realizando una gira teatral con la obra “Hedda Gabler” que ya ha cosechado un gran éxito en el Centro Dramático Nacional, ¿por qué recomendarías a nuestros lectores que fueran a ver la obra?

R: Recomendaría ver Hedda Gabler por varios y muy diversos motivos. Primero porque es una gran obra de Henrik Ibsen, uno de los dramaturgos más importantes y valientes de su época (siglo XIX) y que más ha influido en la dramaturgia moderna, tocando temas en sus obras que si son bien escuchados siguen tocando temas de gran actualidad, con los que te hará removerte y pensar. Porque siempre son interesantes las propuestas que hace Eduardo Vasco en los montajes teatrales que dirige, porque tengo un lujo de compañeros, a los que es un gusto verles actuar y porque para ir a ver teatro... siempre sobran los motivos. Es un placer que no hay que perderse.

P: Participaste en 2013 en un proyecto cinematográfico en francés, “L’assiette de mon voisin”. ¿Hablabas francés o lo aprendiste para la ocasión?

R: He trabajado en francés, pero no en está película. “L’assiette de mon voisin” es una comedia en la que el idioma era el francés y el castellano, ya que jugaba con la dificultad de entendimiento entre los personajes de ambos países, por lo que a mi me tocaron los diálogos en castellano. Pero hablo un poquito de francés y he hecho varias pruebas para películas en este idioma. Además, en “Amar en tiempos revueltos” me tocó rodar un monólogo en francés, encima de un escenario con un teatro lleno de figurantes y compañeros, cosa que te da respeto, pero es un reto y un chute de adrenalina.

P: ¿Qué importancia tienen los idiomas para una actriz?

R: Cuantos más idiomas hables, más puertas se te pueden abrir para trabajar en otros países e incluso aquí mismo, cada vez hay más coproducciones que se ruedan en inglés. Con lo que los idiomas, ¡bienvenidos sean! Es algo que siempre conviene estar aprendiendo. Yo siempre ando con mis lecturas de inglés y euskera, porque nunca sabes cuándo vas a volver a trabajar en otro idioma.

P: Como has comentado, estuviste también un año participando en “Amar en tiempos revueltos”, ¿qué te parece que esta serie lleve tantas temporadas en antena?

R: Lo de “Amar en tiempos revueltos” es digno de estudio. Se empezó a emitir en el 2005 en TVE1 y acaba de cumplir diez añitos en antena, contando la emisión en Antena3 con el nombre “Amar es para siempre”. Me parece una maravilla que lleve tantos años y que siga teniendo tantos seguidores. Además van cambiando los actores, las tramas, menos nuestros queridos amigos del “Asturiano”, claro. Detrás de lo que se ve, hay un perfecto engranaje de equipo, tanto de guión, de arte, de vestuario, de maquillaje, de dirección, actoral... que sin él, sería imposible rodar a ese ritmo trepidante que se lleva. Pero he de decir, ¡que siempre con buen humor! Es algo que todo el que haya pasado por “Amar” te dirá. Hay muy buen ambiente.

P: ¿Qué es lo que menos te gusta de tu profesión?

R: Probablemente sea la incertidumbre lo que menos me guste de mi profesión. El no saber si te saldrá algo interesante en los próximos meses... e incluso cuando estás en una serie de continuo o con una gira de teatro, no puedes planificar con tiempo un viaje con tu gente porque puede surgir un nuevo bolo, tienes que estudiar unas 30 secuencias ese fin de semana o acabas más tarde de lo previsto una jornada de trabajo porque toca rodar de noche... Pero sarna con gusto... Creo que hasta lo he empezado a ver como una ventaja, porque al ser así, piensas más a corto plazo. El aquí y ahora.

P: Has trabajado en teatro, cine y televisión. ¿Qué diferencias encuentras a la hora de trabajar en un medio u otro?

R: Una de las diferencias que he encontrado al trabajar en un medio u otro, es el periodo de ensayos. Por norma general, el proceso de ensayo en teatro es más intenso y prolongado. En audiovisual suele ser más cortito, pero esto siempre depende de cómo le guste trabajar al director, ya que hay algunos que prefieren llevarlo con poco ensayo a rodaje, para tenerlo más “fresco” y, claro está, también influye el tener o no presupuesto para ese proceso de investigación y la prisa que haya por sacar el proyecto. Otra diferencia es el tema de la voz. En teatro tienes que trabajar la proyección, un aspecto que en cine y televisión, gracias a esos equipos maravillosos de sonido que tenemos, no suele ser tan importante. Pero de este tema podríamos hablar largo y tendido... Por ejemplo, sobre la diferencia de construir un personaje sabiendo cuál es tu arco dramático, qué es lo que le acaba pasando (el caso del teatro o cine) o el ir sabiéndolo sobre la marcha (televisión).

P: Además de los citados, ¿qué otros proyectos tienes para los próximos meses que nos quieras destaca?
R: Estoy pendiente de varios castings, pero de momento con la gira de Hedda Gabler en vista, tengo mucho donde poder disfrutar y, como te digo, la incertidumbre ya se ha hecho amiga mía. Me empieza a gustar no saber en qué proyecto estaré en los próximos meses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario