martes, 9 de abril de 2013

Entrevista: Rafa Cama

“Lo importante es conseguir que el público se sorprenda"


PAULA OLVERA - ¿La magia existe? Es una de las cuestiones que queríamos descubrir desde que abrimos el blog. Y para ello, hemos tenido la oportunidad de entrevistar a un mago de los de verdad. Su nombre es Rafael Cama y trabaja como mago en Madrid. Desde hace algún tiempo realiza espectáculos de magia para niños y también para adultos, dos públicos muy diferentes, a la par que similares. Este ilusionista también participa en fiestas privadas y actuó en salas como El Fogón de los Deseos.


P: ¿Cuáles son sus trucos para conseguir que hacer magia se convierta en un espectáculo?

R: Un buen guión, una buena estructura que haga que el espectáculo tenga un desarrollo fluido y coherente y mucha empatía con el público.


P: ¿Todo show de magia tiene su truco o la magia puede existir sin truco?

R: En la magia, el truco es un medio, no un fin. Lo importante es conseguir que el público se sorprenda y pase un buen rato. Una vez dicho esto, está claro que en la magia el truco existe. Pero también es cierto que hay momentos mágicos en la vida en los que no hay truco ninguno.

P: La profesión de mago, es un tanto atípica a la par que desconocida, ¿por qué decidió dedicar su vida a la magia?

R: Fue por suerte, casualidad y curiosidad. Me apunté a un curso de magia por ver si era capaz de aprender algo, y tres años después ya estaba actuando en algunas salas


P: ¿El talento de un mago viene de nacimiento o se forja con los años?

R: Yo soy un convencido de que en casi cualquier campo, si naces con aptitudes, mejor, pero al final lo que marca la diferencia es el trabajo bien enfocado. Si tienes aptitudes y no las desarrollas, no llegarás a nada. Si tienes menos, pero trabajas duro, llegarás mucho más lejos. 


P: ¿Qué es lo que más le motiva de su profesión?


R: La capacidad de hacer disfrutar al público de un rato en el que se olvidan de todo y se dedican a disfrutar, asombrarse y divertirse.

P: En su ámbito profesional se permite la equivocación, ¿alguna vez no ha salido alguno de sus trucos?

R: Por supuesto. Hay que tener en cuenta que hago diez actuaciones a la semana de media, y siempre hay algún día que falla algo. El desafío está en que pase desapercibido para el público. Y casi siempre se consigue. Aún así, hay días que no hay arreglo posible. En esos casos sigo adelante. No pasa nada.

P: ¿Qué público es más agradecido en sus shows, los adultos o los niños?

R: Son públicos muy diferentes y a la vez muy parecidos. No sabría decirte qué público me gusta más. Los shows para niños tienen un aire más gamberro, y los shows para adultos un carácter más de complicidad.

P: ¿Qué concepción cree que tiene la ciudadanía sobre esta profesión?

R: Desigual. Hay todavía poco conocimiento de lo que es un mago. Mucha gente no ha visto nunca magia en directo, y no se imaginan la poderosa capacidad de sorpresas y asombro que un buen mago es capaz de conseguir. Otra gente se piensa que a magia es algo para niños, cuando, de hecho, la mayor parte de los espectáculos de magia que existen están dirigidos a adultos.

P: ¿Nos podría contar alguna anécdota que le haya ocurrido durante su profesión?

R: Muchas, supongo. Creo que la más divertida fue una en que, al salir al escenario con demasiado ímpetu, se me rompió el pantalón por la peor parte, sin tener recambio, y con una hora de show por delante. La verdad es que fue divertidísimo para el público, y se llevó adelante con mucho humor.

P: ¿Admira a algún ilusionista en concreto?

R: Parece algo estereotipado, pero sin duda alguna a Juan Tamariz, un referente a nivel mundial. Podríamos decir que él solito es en gran parte responsable del alto nivel de la magia española.

P: ¿De qué manera afecta la crisis a su profesión?

R: La gente se piensa mucho más el salir, no digamos el ir a ver un espectáculo. Aún así, aunque se nota un poco menos de público, la gente sigue asistiendo a los espectáculos, y seguimos llenando en ocasiones (quizás menos veces, pero vaya, que no nos quejamos).

P: ¿Qué le diría a todas aquellas personas que quieran dedicarse al mundo de la magia?

R: Que es una de las aficiones más divertidas que existen, y que tengan constancia y paciencia. Que no piensen tanto en los objetivos como en disfrutar del camino.

P: ¿Podría desvelarnos sus proyectos inmediatos de futuro?

R: Seguir actuando, creando nuevos juegos, y seguir desarrollándome como artista. A medio/largo plazo, ¿quién sabe?

1 comentario: