martes, 9 de febrero de 2021

Crítica: película “Tu mejor amigo: un nuevo viaje”

 Un relato sobre la fidelidad

PAULA OLVERA-Hay cintas que en cuanto ves el tráiler ya sabes de antemano que te van a gustar y otras que descubres fortuitamente pero que igualmente te encantan. Justo esto último me ha pasado con “Tu mejor amigo: un nuevo viaje” que descubrí por casualidad hace unos días entre las películas más populares de Netflix. Este largometraje familiar se estrenó en 2019 aunque ha sido gracias a su incorporación al catálogo de la plataforma de streaming que está haciendo algo de ruido. Se trata de una historia conmovedora y optimista, basada en el libro “A Dog's Journey” de W. Bruce Cameron, que refleja el vínculo de un perro con su familia humana. Una unión especialmente fuerte cuando estrecha lazos con la nieta de su dueño, tanto que se reencarna en otras razas para proteger a la protagonista durante su crecimiento.

“Tu mejor amigo: un nuevo viaje” narra la historia de Bailey, un perro leal que encuentra el significado de su propia existencia acompañando y protegiendo a la familia protagonista que está encarnada por Dennis Quaid, Marg Helgenberger, Betty Gilpin y Kathryn Prescott. De esta manera, la película describe la intensa vida del can en sus diversas reencarnaciones como Molly, Big Dog y Max. Y es que cuando está a punto de morir Ethan le pide que cuide de su nieta Clarity June de dos años. Sin embargo no será tan fácil ya que la madre de la niña, Gloria, decide separarse de los padres de su difunta pareja. Pero por muchos obstáculos que se interpongan el animal intentará estar presente en el desarrollo de CJ.

La cinta, dirigida por Gail Mancuso, funciona desde el principio porque presenta un ritmo efectivo. Si bien es una historia que recurre a ingredientes dramáticos para impactar, sabiendo qué teclas pulsar para conmocionar a los amantes de los perros, resulta emocionalmente agradable y, sobre todo, purgativa. Y es que el mensaje que transmite la cinta es, básicamente, que estos animales han venido al mundo para regalarnos su servilismo.

Si hay algo llamativo en esta comedia dramática es que el perro se comunica con la audiencia a través de sus pensamientos. Aunque también más de uno se habrá quedado sorprendido con esa sensación que te invade tras ver la historia porque es alegre y triste a la vez. En resumen, no me he resistido a derramar unas cuantas lágrimas con esta película de aventuras que demuestra que las mascotas no son eternas pero que de una manera u otra siempre nos protegen. Porque los perros siempre están ahí cuando más les necesitamos. Su fidelidad y lealtad es indestructible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario