domingo, 21 de febrero de 2021

Crítica: libro “50 palos… y sigo soñando”

 “Bonita la gente que es diferente”

PAULA OLVERA-El 9 de junio de 2020 Pau Donés falleció a los 53 años a causa del cáncer de colon que le fue detectado en 2015. Apenas tres meses después se estrenó en las salas de cine la película “Eso que tú me das” centrada en una entrevista de Jordi Évole con el cantante días antes de su muerte donde compartió su visión sobre la vida. Sin embargo, no se trataba de la primera vez que el vocalista del grupo musical Jarabe de Palo desnudaba su alma ya que en 2017 publicó “50 palos… y sigo soñando” que os recomiendo porque más que una biografía se concibe como una auténtica reflexión sobre el amor, la familia, la amistad, el sexo, el éxito musical y, en definitiva, la existencia. 50 episodios que el autor escribió desde la euforia pero también desde la melancolía. Un título, ante todo, honesto, tierno, divertido y ácido.

Reconozco que en los últimos meses he escuchado en bucle “Eso que tú me das”, el single del último disco de Jarabe de Palo titulado “Tragas o escupes”. Pero desde los noventa me han acompañado otras canciones de este grupo de rock liderado por Pau Donés como “La flaca”, “El lado oscuro”, “Grita”, “Depende”, “Agua”, “De vuelta y vuelta”, “Bonito”, “Déjame vivir” o “Humo”. Las letras de sus temas siempre me han resultado inspiradoras aunque ha sido a raíz de leer el libro “50 palos… y sigo soñando” que he descubierto el estimulante mundo interior del vocalista barcelonés quien me ha contagiado para seguir adelante y disfrutar de los pequeños detalles cotidianos. Porque aunque este compositor ya no esté entre nosotros, su recuerdo permanecerá siempre iluminado y por eso considero que este título se debe seguir transmitiendo post mortem.

Tal y como el propio Pau Donés narra en el libro sufrió el primer palo de su intensa vida cumplidos los dieciséis cuando su madre Núria se suicidó y tuvo que ejercer este papel con sus tres hermanos. Una tragedia que sirvió de aprendizaje para este cantante que había formado apenas un año antes su primera banda con uno de ellos. Ahora bien, a pesar de que el protagonista de esta historia se licenció en Económicas en la Universidad de Barcelona, la música siempre ha marcado su camino: desde que su progenitora le regaló una guitarra eléctrica y le inició en la vocación a una edad tempana poniéndole vinilos hasta que en 1995 creó Jarabe de Palo. Un grupo que primeramente saboreó las mieles del éxito gracias a “La Flaca” cuya musa es una mujer cubana llamada Alsoris Guzmán de la que el letrista se enamoró perdidamente aunque parece ser que nunca pasó nada entre ellos.

Porque en este libro además de hacer referencia a su carrera profesional y a su enfermedad, a la que el cantante denomina “cangrejo”, Pau Donés también ahonda en su vida personal. En su más de medio siglo hay un montón de mujeres que marcaron la vida del autor, entre ellas su hija Sara cuyo nombre se tatuó en los nudillos de la mano derecha. Y es que el cantautor comparte sus pensamientos más íntimos y traza un recorrido por sus momentos más felices, como aquella vez-allá por mayo del 2001-que actuó con el tenor Luciano Pavarotti en Módena (Italia), pero también por aquellos instantes de flaqueza contando por ejemplo que de pequeño era disléxico o su coqueteo con las drogas.

Pau Donés, a quien recientemente se le ha concedido la Medalla de Oro al mérito en las Bellas Artes a título póstumo, no solo nos ha dejado buenas canciones que siguen siendo la banda sonora de la vida de cientos de fans sino que además ha contribuido a desestigmatizar el cáncer y nos ha dejado un escrito transcendental para plantarle cara a las adversidad. 50 emotivos capítulos de su pasado y su presente, acompañados por las letras de sus canciones, que dejan claro qué clase de tipo era el vocalista de Jarabe de Palo: una persona intensa, generosa y vivaz.

En suma, “50 palos… y sigo soñando” es un título de muy fácil lectura y de temática diversa. Una historia entretenida, natural, fresca, llena de esperanza, muy cercana y, sobre todo, real. Una lección de vida y de muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario