miércoles, 23 de diciembre de 2020

Crítica: película “Nochevieja en el Magnolia”

Un canto al atrevimiento

PAULA OLVERA- Puede que a simple vista “Nochevieja en el Mangolia” os resulte una película más del género romántico que tan bien ha sabido exprimir Netflix. Sin embargo esta producción dirigida por Max McGuire contiene un buen mensaje ahora que se acerca la Navidad. Y es que esta historia con guion de Carley Smale nos recuerda que quizás la persona que nos guste está más cerca de lo que pensamos: es tan fácil como seguir las señales y escuchar más a nuestros corazones como hacen Maggie (Natalie Hall) y Jack (Evan Williams), amigos y presentadores de una radio local que protagonizan este título que se concibe como un canto a la vida y al atrevimiento. Un regalo navideño anticipado que además ratifica que, por mucho que se siga menospreciando este tema general, ahí sigue ganando adeptos.

En las últimas semanas me he tragado un montón de comedias románticas en Netflix y, para quienes como yo todavía no se hayan saturado de las historias de este género, os recomiendo “Nochevieja en el Mangolia” que fue lanzada el pasado 25 de noviembre reflejando el amor condicional entre dos mejores amigos que están predestinados a quererse.

Esta cinta de 87 minutos de duración tiene como protagonistas a Maggie y Jack, dos presentadores radiofónicos que, tras romper con sus respectivas parejas, fingen una relación ante sus familias y oyentes con la esperanza de que su programa se emita a nivel nacional. Sin embargo ambos amigos descubren que hay una conexión mágica entre ellos y que están hechos el uno para el otro desde que se conocieron. Pero, claro, ya sabemos que dar el primer paso para compartir los sentimientos nunca es fácil y los dos además se juegan una gran oportunidad profesional tras la puesta en marcha de un show aparentemente ficticio de Año Nuevo que se celebra precisamente en el bar que da nombre a la película. 

Con esta premisa, en este mes de diciembre en el que aflora tanto cariño y en el que abrimos excepcionalmente nuestro corazón a nuestros seres queridos, dicha comedia navideña romántica hará las delicias de los espectadores. Y es que a pesar de los tópicos que incluye Natalie Hall y Evan Williams no resultan empalagosos en sus papeles, ofreciendo un relato que engancha de principio a fin y que, además, refrenda la popularidad de este género cinematográfico que siempre ha sido considerado menor.

No voy a negar que de un tiempo a esta parte se ha producido la progresiva decadencia del género, con Netflix llevándose su trozo de pastel con rom-coms más bien simplonas. Pero los títulos que aquí se engloban, como es el caso de “Nochevieja en el Magnolia”, siguen cayendo en gracia entre el público y por algo será que continúan existiendo espectadores incondicionales. Obviamente hablamos de historias modestas, menos prestigiosas y repletas de clichés pero que son igualmente efectivas y tan atractivas como “Dirty Dancing”, “Pretty Woman” o “Love Actually”. Eso sí, los montajes actuales no tienen pinta de permanecer en la memoria de los fans de la misma manera que lo han hecho los clásicos.

Las compañías de vídeo bajo demanda son conscientes de que la clave es presentar un universo agradable con final feliz que evada al público de su realidad que puede ser mucho menos placentera. Un cometido que, desde luego, cumple “Nochevieja en el Magnolia” por mucho que algunos críticos se empeñen en meter la historia en el saco del cine de segunda incentivando el estigma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario