martes, 8 de diciembre de 2020

Crítica: cortometraje “Si me pasara algo, os quiero”

Una elegía sobre la pérdida

PAULA OLVERA-Si todavía no habéis visto “Si me pasara algo, os quiero” en Netflix es probable que viváis completamente ajenos al mundo del streaming. Porque este cortometraje animado no solo ha logrado colarse entre lo más visto de la plataforma, aun cuando este género nunca ocupa las primeras posiciones del ranking de los títulos más populares, sino que además sigue dando mucho de qué hablar. Y no me extraña porque se trata de un montaje muy original de apenas doce minutos de duración que ha hecho llorar a los internautas desde la sencillez de su desgarradora historia. Si bien a priori no está basada en hechos reales, nos presenta a unos padres devastados que se enfrentan al vacío emocional mientras lloran la muerte de su hija que ha perdido la vida en un tiroteo en el instituto.

El catálogo de Netflix es muy amplio pero si hay un título que os recomiendo que añadáis a vuestra lista de contenidos pendientes es “Si me pasara algo, os quiero” que fue estrenado el pasado mes de marzo y que la plataforma añadió entre su contenido el 20 de noviembre logrando una gran aceptación entre los suscriptores. A mí personalmente este corto escrito y dirigido por Will McCormack y Michael Govier me ha encogido el corazón. Se trata de una propuesta sentimental y emotiva que se agrupa en el género de animación para adultos y drama social ya que, de forma sutil, nos cuenta en un cuarto de hora una tragedia familiar que está a la orden del día, poniendo sobre la mesa el debate de la posesión de armas en Estados Unidos.

Este intenso corto, que por cierto cuenta entre sus productores con la reciente ganadora del Oscar Laura Dern, aborda la lucha contra el dolor de unos padres que han perdido a su hija en un ataque en el instituto. Si bien hay una flashback que muestra a la familia en tiempos felices, jugando al fútbol y celebrando el décimo cumpleaños de la niña, lo que verdaderamente llama la atención es que los personajes no se hablan entre sí y que son unas sombras que aparecen por encima de los dos las que acaparan todo el protagonismo. Así es como entendemos el verdadero proceso de duelo de estos progenitores hasta que finalmente comparten su tristeza. Porque solo con amor y aferrándose al poder de los recuerdos se puede superar cualquier adversidad.

Hay que resaltar que esta historia se cuenta en blanco y negro por lo que resulta una apuesta todavía más arriesgada pero que, no obstante, consigue cumplir su propósito con elegancia y ternura manteniendo el ojo crítico ante este claro problema social. En suma, “Si me pasara algo, os quiero” es un cortometraje que se alojará en vuestra memoria por unas cuantas horas hasta que finalmente se quede para siempre en vuestro corazón el recuerdo de unos padres cualquiera que siguen hacia delante de la mano de cariño que les ha dejado su hija antes de perder la vida de una manera trágica. Porque aunque este montaje se desarrolla sin palabras hay ocasiones en las que una imagen vale el doble para generar conciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario