sábado, 31 de octubre de 2020

Crítica: película “Amor de calendario”

¿Quién se apunta a una citavidad?

PAULA OLVERA-La Navidad está a la vuelta de la esquina y Netflix ha aprovechado el tirón que de un tiempo a esta parte tienen las comedias románticas en la plataforma para estrenar la película “Amor de calendario” (“Holidate”). Una hora y cuarenta y cuatro minutos de duración por delante que se pasan volando y que harán las delicias de los amantes del género que representa porque, aunque esta cinta estadounidense dirigida por John Whitesell resulta predecible desde el arranque de la historia, cuenta con todos los ingredientes necesarios para distraernos por un rato de estos tiempos tan complicados que nos han tocado vivir por la pandemia del coronavirus. Así que os recomiendo que os pongáis cómodos y os dejéis embriagar por la magia de las interpretaciones de Emma Roberts y Luke Bracey.

El servicio de streaming por excelencia ya cuenta con la primera comedia navideña de la temporada aunque la verdad es que como la historia se desarrolla alrededor de varias festividades se puede disfrutar en cualquier ocasión sin ser un momento en particular. “Amor de calendario” se estrenó el pasado miércoles 28 de octubre y en apenas unos días se ha coronado como el título más popular de la plataforma en España. El romance está asegurado en este montaje que narra el enamoramiento entre Sloane y Jackson cuando ambos, cuya soltería parece una maldición, pactan disfrutar de su tiempo libre sin derecho a roce en cada festivo del año siguiente.

“Amor de calendario” es una película relajada, cálida, entretenida y entrañable. Si bien pertenece a un género cuya historia de final feliz ya nos sabemos de sobra aquí nos encontramos con una propuesta original que nos engatusa además por la química interpretativa que desprenden Emma Roberts (sí, la sobrina de Julia Roberts) y Luke Bracey. El público igualmente se ha dejado conquistar por el mensaje que despega la cinta y ese recorrido de los personajes que pasan del miedo al amor y de las presiones familiares, por las preguntas comprometidas en torno a su vida íntima, a la entrega absoluta al sentimiento más bello del mundo.

Yo, desde luego, confieso que me he sentido identificada con esas inseguridades iniciales de los protagonistas de esta cinta con guion de Tiffany Paulsen y estoy segura que hay un montón de solteros con esa reticencia a volver a amar aunque, como siempre digo, quien no arriesga el corazón no gana y se queda sin ese crecimiento personal.

En resumidas cuentas, aunque “Amor de calendario” es una cinta ligera que no cambiará vuestra vida, y que de hecho se queda en el intento de actualizar el género cinematográfico, os garantizo que al menos pasaréis un buen rato. Y, sinceramente, que una película te haga esbozar una sonrisa cómplice en mitad de una pandemia ya es un logro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario