viernes, 6 de noviembre de 2020

Crítica: serie “Nasdrovia”

El derribo de la cuarta pared

PAULA OLVERA- Movistar+ tiene nueva serie original recién salida del horno. “Nasdrovia”, creada por Sergio Sarria, Miguel Esteban y Luismi Pérez, consta de seis episodios de 25 minutos y se inspira precisamente en la novela del primero titulada “El hombre que odiaba a Paulo Coelho” que fue publicada en 2016 por La esfera de los libros. Esta ficción dirigida por Marc Vigil (quien se puso detrás de las cámaras de “El Ministerio del Tiempo”) gira en torno a la crisis de los cuarenta que atraviesan Edurne (Leonor Watling) y su socio y exmarido Julián (Hugo Silva). Ella, aburrida de ejercer de abogada defensora de corruptos, se da cuenta de que esa no es la vida que quiere y ambos sacan adelante un restaurante especializado en comida rusa con la colaboración de Franky, un acabado cocinero encarnado por Luis Bermejo.

“Nasdrovia”, la nueva serie original de Movistar+ producida en colaboración con Globomedia (The Mediapro Studio), es la comedia que necesitábamos para estos meses de manta y sillón. En plena segunda ola de la pandemia del coronavirus en España el humor es el mejor aliado así que por eso os recomiendo que sigáis esta historia basada en la novela de Sergio Sarria, una adaptación del libro a la televisión que por cierto propone un nuevo enfoque ya que sitúa a Edurne como protagonista contándose su punta de vista. Una mirada femenina muy potente frente al mundo de testosterona que representa la mafia rusa aunque, todo sea dicho, en esta historia se intenta huir de los clichés.

Como digo, la trama se centra en Edurne y Julián que son dos abogados de éxito que en el pasado estuvieron casados y que, en la actualidad, comparten el mismo miedo atroz al futuro y a la soledad después de darse cuenta de que han desperdiciado sus mejores años defendiendo a criminales. Pues bien, en esta huida de la monotonía acaban abriendo un restaurante de comida rusa que se convierte en el favorito de la mismísima mafia. De esta manera, los protagonistas se asoman de nuevo al umbral del crimen solo que ahora desde la clandestinidad de su negocio y no bajo las luces de los juzgados.

Después de visionar los dos primeros episodios (“Zapoi” y “Tkachenko”) he de decir que “Nasdrovia” es una comedia original y atípica donde el humor viene de situaciones cómicas y no tanto del chiste fácil de turno. En este sentido, la duración de los episodios es idónea y permite que la trama avance de manera ágil y entretenida. Como dice el dicho lo bueno, si breve, dos veces bueno. Ahora bien, uno de los aspectos que más me ha llamado la atención es que Leonor Watling rompe la cuarta pared y en diferentes ocasiones mira a la cámara para dirigirse a los espectadores y retransmitir sus impresiones. Un rasgo característico de la serie, introducida de la manera más orgánica posible, con el que también nos atrapó la protagonista de “Fleabag”.

Destacar también que en esta producción las localizaciones se conciben como un personaje más ya que la grabación se desarrolló en Madrid y los espectadores podemos identificar fácilmente escenarios muy reconocibles de la capital como el Mercado de la Cebada, la plaza de Santa Bárbara o las calles Reina y Valverde. No obstante, el sujeto que a mí personalmente más me llama la atención es el encarnado por Hugo Silva. Me parece un puntazo que la ficción cuente con uno de los rostros más consolidados del panorama televisivo español que últimamente está hasta en la sopa ya que después de dar vida a Pacino en “El Ministerio del Tiempo” prepara “La cocinera de Castamar” y el resurgimiento de “Los hombres de Paco” también en Antena 3.

En resumidas cuentas, en la plataforma de pago se ha estrenado este otoño una nueva comedia negra a la que hincarle el diente mientras nos evadimos por unas horas de la realidad. Y ya aviso, es una producción distinta que os dejará con la boca abierta por su singular planteamiento pero sobre todo por su atrevimiento para derribar la cuarta pared.

No hay comentarios:

Publicar un comentario