lunes, 13 de enero de 2020

Entrevista: Irene Anula

“Vis a vis ha supuesto un antes y un después en mi carrera”

PAULA OLVERA- Irene Anula es una actriz que comenzó su carrera formando una modesta compañía de teatro con sus amigos de la escuela y a la que definitivamente le picó el gusanillo por esta profesión rodando cortometrajes. Actualmente tiene pendiente estrenar “Lucas”, el segundo largometraje del director valenciano Álex Montoya en la que da vida a la madre del protagonista de la historia. Si bien el corto es el formato donde más se ha dejado ver esta intérprete nacida en Cartagena pero que se considera conquense, cabe destacar que también ha actuado en numerosas obras teatrales y series de televisión. La más reciente es “Hospital Valle Norte” aunque el título que sin embargo más impacto ha tenido en su trayectoria ha sido “Vis a vis” en su resurgimiento gracias a FOX.

P: De pequeña querías ser veterinaria, ¿en qué momento decidiste que tus inquietudes profesionales viraban más hacia el mundo de la actuación?

R: En cuanto descubrí que las veterinarias operan, curan y tratan a los animales cambié de idea. Las agujas, la sangre, las heridas... no son lo mío. Pero no tuve claro enseguida que quería ser actriz, me gustaba mucho pintar, escribía poemas y tocaba el bajo en un grupo, tenía la creatividad a flor de piel. También estaba encantada con mi grupo de teatro y me decidí por ahí, aunque antes estudié Filología Hispánica.

P: ¿Qué queda de esa pasión por los animales?

R: De la pasión por los animales queda mucho, en mi casa siempre hay perros o gatos y colaboro con asociaciones, albergues y santuarios de animales. Educo a mi hijo en el amor y el respeto por ellos, para que sean felices y puedan vivir libres.

P: Aunque naciste en Cartagena (Murcia), creciste en Cuenca. ¿Cómo valoras la industria del entretenimiento en esta provincia? ¿Consideras que los intérpretes deberían recibir más apoyo por parte de las instituciones para que no tengan que marcharse a otras comunidades a cumplir sus sueños?

R: Hace muchos años que me marché de Cuenca y ahora mismo no controlo mucho el tema, pero conozco a muy pocas personas que se dediquen exclusivamente al cine o al teatro y puedan vivir y trabajar en Cuenca, de hecho, solo a una. No hay industria  audiovisual de ficción propia, tampoco Castilla-La Mancha la tiene. Creo que en teatro, a nivel profesional, tampoco hay una escuela fuerte. Está la Red de Teatros de Castilla-La Mancha, pero si quieres crecer a nivel profesional te tienes que marchar. Sería maravilloso que las instituciones apoyaran más, y se rodara más en Cuenca, que tiene unas localizaciones maravillosas y muchos buenos y buenas profesionales que  estaríamos encantados de trabajar, aunque fuera de vez en cuando, en nuestra tierra.

P: Participaste en “Vis a vis” tras su resurgimiento en FOX ¿Qué destacarías de tu experiencia en este proyecto televisivo y qué opinión te merece el spin-off de la serie centrado en los personajes de Maca y Zulema?

R: Para mí, “Vis a vis” ha supuesto un antes y un después en mi carrera, he aprendido muchísimo. El nivel de exposición en una serie tan potente permite que mucha gente pueda ver tu trabajo, es una gran oportunidad. El spin-off responde al deseo de toda esa marea amarilla que quiere seguir disfrutando de personajes como Zulema y Maca. También ellas se divierten mucho, está claro. Estoy segura de que estará a la altura, la gente del equipo técnico y artístico tiene mucho nivel.

P: El primer corto en el que participaste se titula “Sólo con los hermanos”, ¿qué fue lo más valioso que aprendiste de tu trabajo con Álex Montoya?

R: Por suerte he trabajado con Álex muchas más veces después de aquel primer corto. Hemos rodado unos cuantos cortos más, un videoclip, dos películas... Álex es un director muy completo, es muy bueno con los actores y a nivel técnico una pasada. Aprendo de él todo lo que puedo, la verdad. Si tuviera que decir lo más valioso supongo que sería que de su mano he aprendido a  “mirar desde muchos lugares a un personaje o a una situación, a huir de lo convencional, a bucear en las miserias del ser humano, a moverme en el límite...”

P: Hay muchos clichés en torno al cortometraje, reduciéndolo al simple hermano menor del largo. ¿Qué te motiva a participar en este tipo de proyectos?

R: Si el guion me gusta, los compañeros y compañeras me motivan, los trabajos anteriores de la directora o director me inspiran o simplemente quiero contar esa historia, me da igual que sea corto o largo. Por suerte en España hay muchísimo nivel en el mundo del corto, al ser un formato que no requiere una inversión económica tan grande como la de un largo mucha gente tiene la oportunidad de rodar sus historias. Además de hacerlo libremente, de una manera más personal y autónoma.

P: ¿Cómo ha marcado tu carrera el hecho de que “Los miércoles no existen”, tu primera película, naciera como obra de teatro?

R: La obra de teatro también fue un punto de inflexión importante, estuvimos tres años representándola en Madrid y de gira por toda España. Fue una época maravillosa, también una gran escuela, nos divertíamos muchísimo haciéndola, Había mucho contacto con el público, creció mucho a lo largo de todo su recorrido. Luego mi participación en la película fue pequeña. Guardo mucho cariño a esa época de mi vida.

P: ¿Te queda algún registro por explotar como actriz?

R: Muchísimos. No siento ni que esté aún en la mitad el camino...

P: ¿Has puesto en práctica tu profesión de actuar en algún momento decisivo de tu vida real?

R: Sí, claro. Siempre que me ha parecido necesario. Imposible evitarlo... 

P: ¿Cuál es tu mayor meta a nivel profesional para 2020?

R: Seguir aprendiendo, asentando conocimientos, lanzándome al vacío y estrenar “Lucas”, el último largo que he rodado. Tengo muchas ganas de que se vea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario