viernes, 9 de enero de 2015

Reportaje: La mujer en el Periodismo a partir de la Transición. Parte II.

Periodismo femenino: con más presencia en los medios



PAULA OLVERA/ AURORA SALVO- El camino de la mujer a la hora de desempeñar su labor en el Periodismo no ha sido fácil. Sin embargo, la lucha y el tesón de muchas de ellas consiguieron que esta profesión fuera cada vez más accesible, pasando por encima de innumerables prejuicios que copaban los comentarios de ciertos sectores de la sociedad, tanto dentro como fuera de las redacciones de los medios. Hoy en día, la situación ha mejorado considerablemente y la discriminación sexista se ha reducido, sobre todo gracias al aperturismo surgido tras la dictadura franquista. A continuación, vamos a hacer un repaso de las periodistas más importantes que, tras la Transición Española, desempeñaron, y desempeñan, un papel fundamental en este oficio. La mayoría de estos nombres resultan un ejemplo a seguir para las nuevas generaciones que estudian en las Facultades de Comunicación.

Las mujeres mostraron una actitud diferente a la hora de desarrollar su profesión. Tanto fue así que llegaron a cambiar la forma a través de la cual tomar contacto con las fuentes de información. Hacia 1978 un conjunto de periodistas decidieron reunir su potencia para buscar datos. Con el objetivo de comenzar a ganarse un espacio en el mundo de la comunicación y olvidarse de los impedimentos, estas mujeres comenzaron a emprender actividades. Así, quedaron en reunirse con figuras políticas del momento en un hotel famoso de Madrid. Se denominó a aquellas tertulias “Los desayunos del Ritz” y en ellas participaban mujeres como Julia Navarro, Pilar Urbano o Consuelo Álvarez de Toledo quien, en el año 1976, se convirtió en subdirectora de “El Socialista”, y ya en 1977, comenzó a trabajar en la Agencia EFE como corresponsal política de las Cortes Constituyentes. Otra de las mujeres destacables fue Rosa Montero, que a partir de 1976 comienza a desarrollar su labor periodística exclusivamente para el diario “El País”. Allí ocupó el cargo de redactora jefe del suplemento dominical en 1980. Uno de los resultados esenciales que obtuvieron estas mujeres con dicha actuación fue ganarse el respeto de todos los periodistas que hasta el momento no las habían tomado en consideración.

 
Nos encontramos con muchas pioneras en los medios de comunicación. En cuanto al medio radiofónico, en los tiempos que las tocó vivir, conseguir un micrófono por el que hablar con voz propia siendo mujer, era todo un logro. Cabe destacar la figura de la periodista Encarna Sánchez. Esta periodista nacida en Carboneras (Almería) comenzó en el mundo de la comunicación por casualidad, a los catorce años, gracias a su contacto con un chico que trabajaba en una emisora de radio. Había descubierto su vocación, por lo que se formó mediante varios cursos para continuar en la rama periodística. Su voz se fue haciendo conocida gracias a espacios radiofónicos como “Esto es España, señores”. Posteriormente, un contrato en México le hizo abandonar nuestras fronteras. Durante estos años, siguió ejerciendo la profesión en Sudamérica y Estados Unidos, especial éxito tuvo su programa en la televisión dominicana, “La noche del sábado”, del que, además de presentadora, también era productora. Se casó con un empresario estadounidense del que se divorció al poco tiempo. Tras su ruptura sentimental, regresó a España en plena Transición. En este contexto político y social, estrenó en la Radio Miramar de Barcelona el mítico espacio radiofónico “Encarna de noche”, mientras también llegaba a los oyentes a través de “La Voz de Madrid”. Este formato se trasladó al cabo de unos años a la Cadena Cope bajo el nombre de “Directamente Encarna”, que se emitió durante diez años hasta el fallecimiento de la locutora.

La influencia de la presentadora almeriense en la profesión es más que evidente. Encarna fue una locutora prestigiosa en la radio de su época, principalmente porque entrevistó a los principales líderes políticos y a grandes personalidades de la cultura. Se la iguala a periodistas masculinos de la talla de Iñaki Gabilondo, José María García o Luis del Olmo. La diferencia con ellos es que los periodistas siguieron día a día cosechando éxitos, mientras que Encarna, en los últimos años de su vida, fue perdiendo audiencia. Y es que la vida de esta periodista siempre se vio rodeada de luces y sombras. Encarna fue acusada en más de una ocasión de ejercer su profesión en la radio con cierta tiranía. La interacción con su público era constante y directa, un hecho poco visto hasta entonces. La periodista era tan visceral que incluso arremetía contra sus oyentes cuando intentaban contradecir su opinión totalitaria. Un ejemplo más de su potente personalidad que la llevaba a decir lo que pensaba en cada momento, sin tener en cuenta las críticas ni sus visitas a los tribunales. Más allá de este rasgo de su carácter, desde aquí queremos destacar su labor a la hora de reivindicar el Periodismo femenino y el coraje por transmitir de forma distinta. 

Encarna falleció el 5 de abril de 1996 debido a un cáncer que sufría desde hacía varios años. Fueron muchos los oyentes que quisieron transmitir sus condolencias, por lo que el que fue su programa de radio, habilitó una línea para expresar su pésame ante la pérdida de la locutora. Mari Cruz Soriano fue la encargada de sustituirla en las ondas, aunque ésta constituyó un consejo de redacción y renovó el sistema de trabajo. Los más acérrimos de Encarna todavía hoy recuerdan su última grabación: "El sonido de la radio ha sido para mí y, continuará siendo, el camino más corto para comprender el camino de la amistad y, sobre todo, el camino de la fidelidad... Pronto volveréis a sonreír. Pronto vendréis a mi encuentro […]". “Yo soy Encarna de noche”, decía la locutora cada madrugada. Su estilo agresivo y populista se impuso en las ondas y parte de su herencia ha intentado seguir sus pasos, profesionalmente hablando. Angels Barceló, Isabel Gemio, Nieves Herrero (en la foto) o Gemma Nierga son varios ejemplos de periodistas que han marcado tendencia en las ondas.


Julia Otero fue una de las competidoras más directas de la presentadora almeriense. “La radio de Julia” en Onda Cero fue ascendiendo posiciones en cuanto a audiencia y popularidad, llegando a ser uno de los referentes, primero de la noche y posteriormente de la tarde radiofónica. Este espacio se mantuvo en antena de 1991 a 1999, cuando el Grupo Telefónica compró la emisora y decidió sustituirla por Marta Robles, a pesar de sus buenos datos de audiencia. Un año más tarde, la periodista regresó a la televisión pasando por TV3 y TVE. En 2005, las ondas la volvieron a acoger en el programa de Punto Radio “Protagonistas”. Desde hace más de siete años, la locutora presenta en la cadena que le brindó la fama, Onda Cero, “Julia en la onda”, un programa de actualidad, tertulia y tintes de humor.
La mujer periodista también ha destacado en el medio televisivo. Las cadenas privadas comenzaron su andadura a principios de los años noventa. A partir de entonces, se apreció de forma más latente la importancia del físico en la mujer. Se puede decir que la dictadura de la imagen fue cobrando cada vez más fuerza, en ocasiones, casi sin tener en cuenta la experiencia profesional. Como se preguntaba Rosa María Calaf (en la foto), antigua corresponsal de Televisión Española, “¿priorizar juventud y belleza no busca devaluar el peso de la imagen femenina?” Y es que la televisión se convirtió en un espectáculo en el que se debían cuidar todos los detalles, sobre todo si eran para agradar al público masculino. Pilar Miró fue la primera mujer que se ocupó de la responsabilidad directiva de Televisión Española desde 1986 hasta 1989. Pero cuando ésta dejó de ocuparlo, llegaron otras profesionales como Carmen Caffarel y Mónica Ridruejo que no desarrollaron nada mal su papel.

El año pasado tuvimos la oportunidad de entrevistar a Mila Ximénez (en la foto) , una mujer cuya trayectoria profesional ha estado muy unida a los medios de comunicación, sobre todo la televisión. Mila no es una periodista titulada, ya que, según nos confesó, no acabó sus estudios en la Universidad. Ella argumenta que fue porque se enamoró y decidió abandonar su ciudad natal para embarcarse en un proyecto personal con su pareja. Empezó en el diario ABC, una experiencia gratificante para ella, sin embargo, hoy en día piensa que en la prensa existen varios temas tabú. Posteriormente, desarrolló su labor en la emisora radiofónica “Onda Cero”. Nos contó que adoraba la radio, en esto nos recordó a Encarna Sánchez que sentía devoción por este medio. En la actualidad, toda su labor profesional se concentra en torno a la televisión.

Mila refutó nuestras ideas preconcebidas de que en el Periodismo la mujer ha sufrido un trato desigual e inferior al del hombre en su puesto de trabajo. La periodista nos contó que una vez que ella entró a formar parte del mundo periodístico no encontró ningún impedimento de género para realizar su labor. Eso sí, decía que en la época en la que comenzó María Teresa Campos, por ejemplo, el panorama estaba más difícil y la mujer debía luchar continuamente para hacerse un hueco y equipararse a los hombres. Destacó que las mujeres tienen una mayor sensibilidad para transmitir, con lo que justificó que las grandes estrellas de la comunicación son mujeres.
En cuanto a la evolución de las empresas periodísticas desde la visión de Mila Ximénez, esta colaboradora de “Sálvame” declaró que existe una mayor libertad en los últimos años. En su primera etapa como periodista, ella notó que no era tan fácil trabajar y que había mucha diferencia entre los rangos de la profesión, ya que los escalones estaban muy delimitados. En la actualidad, cree que todos representan un equipo y que no importa tanto el puesto como la labor que se desarrolle en él. En concreto, nos quiso transmitir que lo importante es comunicar, tanto si es hombre como mujer, que se sepa que lo que se cuenta es una verdad que el comunicador se cree.  

En definitiva, han sido muchas las periodistas que han marcado un antes y un después en los medios de comunicación. Primero por su forma de trabajar y después, aunque ahora nos resulte asombroso, por su condición de mujer. Afortunadamente, podemos afirmar que las empresas periodísticas han cambiado bastante desde los tiempos de las periodistas que han sido incluidas en este reportaje. Muchas mujeres han contribuido a que el Periodismo de calidad siga su curso. En los último años, algunas periodistas han irrumpido con fuerza en el panorama de la comunicación, Mónica Carrillo o Ana Pastor. No hay que olvidarse nunca que la profesión de periodista está repleta de personas que quieren comunicar y que se empeñan en contar a otros lo que sucede a su alrededor. 

Fuentes:
-Lorenzo Díaz: “La radio en España” (Alianza Editorial)
-Jessica Murillo Álvarez: “Mujeres pioneras: periodismo hecho por españolas”.
RTVE: Josefina Carabias: retrato de las primeras mujeres periodistas en España. 
- "El Correo": Francisca de Aculodi, la primera periodista. 
Con la colaboración especial de Bárbara Carmena Pollos

No hay comentarios:

Publicar un comentario