domingo, 25 de enero de 2015

Crítica: obra "La Gran Ilusión"

Ver para creer


AURORA SALVO AMORES-  Antonio Díaz, también conocido por el gran público como “El Mago Pop”, ha triunfado en el canal Discovery Max, así como en el programa de Antena 3 “Los viernes al show”. Este joven licenciado en Arte Dramático y Premio Nacional de Magia consiguió dejar asombrado hasta al científico Stephen Hawking. Su espectáculo, “La Gran Ilusión” primero cautivó a los espectadores de Barcelona y ahora lo está consiguiendo con los de Madrid, gracias a su combinación de magia y humor. Una mezcla que hace que en cada función las butacas y las mesas se llenen para disfrutar de una actuación que deja boquiabiertos a todos los que acuden a verla. Tanto para los que creen en la magia como para los que no, hasta el día 31 de enero pueden descubrir el secreto del éxito de esta representación en el madrileño Teatro Rialto.

“¿Cómo lo hace?” Es la pregunta más común que se hacen los espectadores una vez que salen del teatro. Antonio Díaz, “El Mago Pop”, maravilla con su espectáculo luminoso e innovador. Para la mayoría del público, el artista se dio a conocer dejando asombrados a gran cantidad de personajes reconocidos como Alejo Sauras, Eduardo Punset o a Ferrán Adriá. Su magia ha cruzado fronteras y su talento para fascinar a aquellos que lo ven hace que este artista sea especial.

La magia es una de las artes escénicas, aunque algunos no la consideren como tal. Representaciones como “La Gran Ilusión” hacen que esta apreciación esté aún más presente y concedan a este tipo de experiencias la categoría que se merece. El arte deslumbra, siendo el ilusionismo una de sus principales facetas. Se trata de un sector un tanto desconocido en España, ya que, salvo contados nombres como Jorge Blass o Tamariz, esta profesión se encuentra un tanto velada en los grandes escenarios. Sin embargo, "El Mago Pop" ha dado un golpe sobre la mesa y ha reivindicado su papel en la escena nacional.

Desde el primer minuto del espectáculo, el público sabe que lo que va a ver está fuera de lo común. Bajo un hilo conductor muy acertado, la función va desarrollándose entre luz, música y, por supuesto, magia. Todas ellas coordinadas a la perfección y encajando en su lugar, con un ritmo dinámico que no da un minuto de tregua al disfrute de los espectadores. Además, la representación no es solo eso, sino que se trata de un show en el que el humor es uno de los principales protagonistas gracias a la soltura, la simpatía y el desenfado de este mago que deslumbra tanto por su papel de showman como por sus trucos.

Una mezcla que va explotando la emoción de los más incrédulos. Todo lo que puede parecer increíble, es muy creíble bajo el sombrero de Antonio Díaz. Aunque todo ello no sería posible sin la actuación de sus ayudantes que contribuyen a que todo salga a la perfección, así como a que el público pueda disfrutar del espectáculo en cualquier punto del teatro. Una de las cosas que más llaman la atención es la gran afluencia de niños que se pueden ver en la sala, una prueba irrefutable de que grandes y pequeños disfrutan con el show. Una parte de la inocencia de estos pequeños, que piensan que todo es posible, se contagia en cada una de las esquinas, está en el ambiente. Así, durante el tiempo que dura la función no se respira aire, sino ilusión.

Para mantener la emoción no se debe desvelar ningún detalle del espectáculo, la sorpresa está servida y la fascinación en el corazón de los espectadores se mantendrá hasta pasados varios días. La magia de este show no solo la aportan los trucos, sino también el poder de Antonio Díaz para hacer creer en ella, abrazarla y hacerla parte de cada una de las personas que se sientan en las butacas. El mundo se ve con otros ojos con la visión de este artista, ya que la vida es mejor con magia.

“La Gran Ilusión” estará en el cartel del Teatro Rialto hasta el último día de este mes de enero. A pesar de que las entradas están muy solicitadas conviene hacerse con una para ver este espectáculo que no deja indiferente y que muchos no querrían que terminara. Además, al final de la función a los espectadores les espera una última gran ilusión que emociona y hace latente el poder de la magia en todos los rincones. Si queréis saber cuál es, solo se puede descubrir acudiendo a una de estas representaciones. Merece la pena. 

1 comentario:

  1. LAMENTABLE EL MAGO POP:
    -LA SEGUNDA MITAD DEL SHOW SON COMPINCHES. ES UNA PENA QUE ALGUIEN ASI, SE DENOMINE MAGO...

    ResponderEliminar