viernes, 15 de noviembre de 2013

Entrevista: Fernando, miembro de Modestia Aparte

“Te subes a un escenario y nunca sabes lo que va a pasar"


PAULA OLVERA - Fernando forma parte del grupo Modestia Aparte que lleva más de veinte años sobre los escenarios. En poco tiempo esta banda se hizo muy conocida, tanto que hasta había veces que este músico no podía salir de casa debido a esta repentina fama.  El grupo decidió separarse en 1994, pero tiempo después se animaron a continuar su trayectoria musical y en la actualidad realizan conciertos y acuden a determinados eventos. A pesar de que no pertenecen a La Movida, Fernando nos comentó que su música se vio influenciada y, junto a otros grupos de la época, han marcado una trayectoria clara en la historia de la música española. Así, sus canciones han sido transmitidas a varias generaciones. Curiosamente nos reconoció que los temas más conocidos de Modestia fueron los que salieron más rápido, los que tuvieron un proceso de creación más fluido.

La charla se desarrolló una mañana en un conocido café de la capital. A pesar del poco tiempo del que disponía, Fernando nos respondió amablemente cada una de las preguntas que le formulamos y además, se interesó por nuestra labor como periodistas.



P: Una de vuestras canciones más populares es “Son cosas de la edad”, ¿cuáles son esas cosas a las que os referíais?

R: Cuando hicimos la canción no teníamos ninguna inspiración de hacer canciones que tuvieran la transcendencia que luego han tenido algunas de ellas. Al empezar como un grupo normal la verdad es que luego todo lo que vino nos sorprendió un poquito, no es que tuviéramos en la cabeza un significado especial para las canciones; hacíamos lo que nos pedía el cuerpo y escribíamos la letra y luego ha pasado lo que ha pasado, que hay canciones que han quedado y como que tienen un poquito más de transcendencia, pero nunca pensamos en decir una cosa particular en cada canción.


P: De todos vuestros discos, ¿cuál es el que consideráis más vuestro?

R: Son todos nuestros. Hay algunos que nos gustan más que otros, el más importante para nosotros yo creo que fue “Por amor al arte”, el primero, que refleja un poco el espíritu que nosotros vivíamos en aquel momento, porque cada vez que tocábamos nos costaba dinero, entonces al final decidimos llamarlo “Por amor al arte”. No es un disco, es una maqueta que se editó como disco, pero porque no encontramos compañías, así que sacamos lo que teníamos.


P: ¿Tenéis pensado sacar otro disco próximamente?

R: Ahora en Navidad sacaremos seguramente un DVD en directo con los 25 años de Modestia Aparte para celebrarlo. Lo grabamos aquí en Capital en junio y bueno ahí tocamos las canciones un poco más conocidas, digamos las canciones más importantes de la trayectoria del grupo.


P: ¿Os soléis bajar del escenario en los conciertos para estar con los fans después del concierto?

R: Sí, somos un grupo bastante normal. Nos hacemos muchas fotos y hablamos con la gente. Nosotros siempre hemos tenido muy buena relación con la gente, intentamos tratarla lo mejor posible. Además la gente que viene a nuestros conciertos es muy educada y nos ha dado mucho durante estos años. Solemos estar bastante tiempo luego, la gente te cuenta cosas muy interesantes.

P: ¿Dónde os gusta tocar más en salas pequeñas o en grandes escenarios?

R: Son conceptos distintos. El concierto en los escenarios más grandes tiene su parte buena, bueno, los dos tienen su parte buena y su parte negativa, un concierto grande no estás tan cerca de la gente, es un poco más profesional, no sabría cómo llamarlo. El concierto en una sala a la gente la tienes enfrente, estás dentro prácticamente, das un paso y estás dentro de la gente. Este verano hemos hecho conciertos bastante grandes, en plazas de toros, cerramos las fiestas de Valladolid en la Plaza Mayor con muchísima gente, muchas familias… son conciertos que te quedas muy a gusto, porque generalmente en conciertos grandes tienes un gran equipo, tienes que controlar muy bien el sonido, porque son escenarios a lo mejor de 16  metros, entonces si yo estoy tocando en el centro a lo mejor al bajista o el guitarra los tengo en la puerta y entre nosotros no hay ese contacto. Es más profesional no en el sentido de que toques mejor o peor, os intento transmitir un poco la sensación, estamos muy separados en el escenario. Sin embargo, en salas casi nos damos con las guitarras, estamos muy juntitos. En un concierto muy grande si quieres decirle algo al guitarra tienes que andar casi siete metros.

P: ¿Tenéis pinganillo?

R: Yo personalmente no uso el pinganillo, pero sí, ahora prácticamente todo el mundo usa los pinganillos. Yo no lo uso porque te aísla un poco de la gente, me gusta mucho oír el sonido del ambiente, aunque para los que cantamos es mucho mejor tener el pinganillo, porque no te obligas a forzar tanto la garganta y cuando haces una gira acabas bastante cascado. El pinganillo te permite controlar más el volumen y no forzar tanto. Lo que pasa es que el pinganillo de alguna manera te aísla de la gente también. Toda la gente bastante grande usa pinganillo. Yo lo uso a veces, pero no suelo usarlo mucho.

P: ¿Cómo os sentís cuando la gente corea vuestras canciones?

R: Es una sensación muy agradable para nosotros porque después de tantos años que podamos tocar que eso ya es un privilegio, que tengamos conciertos y que la gente se lo pase bien… para nosotros es fundamental que en los conciertos se lo pasen bien, que se lleven un buen recuerdo. Al fin y al cabo intentamos hacérselo pasar bien a la gente y por un momento si alguien puede disfrutar de algo, no digo cambiar su vida, pero digamos, aprovechar ese momento. Para nosotros es muy importante, por eso le damos mucha importancia al directo, a que las canciones suenen muy bien. Todo esto desde el punto de vista más musical. Y que haya muy buen rollo entre nosotros en el escenario porque si consigues eso, la gente lo percibe. La música es algo intangible, no puedes tocarlo, es algo muy etéreo. Si tú estás a gusto, la gente lo disfruta. Eso es muy fundamental en la carrera ahora mismo de Modestia.

P: ¿Podrías contar alguna anécdota con algún fan?

R: ¿Anécdotas? Ha habido infinidad de ellas. Yo recuerdo una ahora que nos pasó hace un par de años en un concierto en San Sebastián de los Reyes. Era un concierto muy grande, había mucha gente, 5000 personas. Y entonces un chico salió a pedirle matrimonio a su chica. Nos partimos el pecho allí, imagínate tú. Salió alguien de los técnicos diciéndolo. La chica totalmente avergonzada debía estar escondida y la llamamos desde arriba y toda la gente llamándola. Fue super friki la historia. Tuvo ese punto de las pelis, de comedia romántica. No nos dejaron la tarjeta, pero es verdad que la chica salió, la pidió matrimonio, les tocamos una canción, se pusieron a bailar… fue una cosa de locos. Si se casaron y son felices, hemos contribuido. Somos testigo. Hay anécdotas muy divertidas.


P: ¿Soléis apoyar a los grupos jóvenes que están empezando?

R: Sí, nosotros siempre hemos tenido la filosofía de que nos costó mucho trabajo empezar y siempre intentamos reflejarlo de alguna manera. Siempre dejamos, si tenemos la ocasión, que la gente utilice nuestro escenario y a veces los instrumentos si podemos compartir la batería o los “amplis”. Este verano lo hemos hecho con Mirko y con un par de grupos más que han venido en la gira; cada año lo solemos hacer. Antes de que Pignoise diera el salto un poco a la tele también les dejamos que participaran, ellos estuvieron tocando con nosotros delante, y ahora no recuerdo, pero hay un montón de grupos que sí lo han hecho.

P: ¿Por qué parasteis la carrera en 1994?

R: Estábamos ya un poco en una noria. Nos cogió la fama muy precipitadamente, muy de repente. Yo creo que al final cada uno teníamos inquietudes distintas en el grupo y cada uno quería tirar para un lado, para un estilo, para un tipo de música. Y en ese momento pensamos que lo más honesto era separarnos para que cada uno continuara con sus carreras, haciendo lo que le apeteciera.

P: ¿Ahora os paran mucho por la calle?

R: No. Además, nosotros siempre nos hemos mantenido bastante alejados de lo que es la publicidad. No es porque no lo necesitemos porque todos los grupos al final necesitan su dosis de marketing, obviamente. Si no estás en los medios, no existes. Somos un grupo que hemos decidido dejar un poco al lado eso de la fama. Hacemos cosas concretas. Nos han llamado de algunos programas muy conocidos, pero siempre nos hemos mantenido un poco alejados de la fama. Dar pie a que vayas por la calle y todo el mundo te pare. Somos un grupo un poco más anónimo en ese sentido.

P: ¿Hasta qué punto os consideráis modestos?

R: Somos un grupo bastante normal. Hemos tenido la suerte de dedicarnos a algo que nos gustó desde muy pequeños porque yo creo que cada uno de nosotros ya tocaba con 14 años los instrumentos. En mi caso, la guitarra. Hemos tenido esa suerte y siempre intentamos agradecérselo a la gente en los conciertos, en los directos o cuando hemos grabado. El poder darle a la gente lo que nos ha dado. Yo creo que somos gente bastante asequible y bastante normal.

P: ¿Vivís todos de la música?

R: Sí. Vivimos de la música y tenemos esa suerte. Nosotros decimos con los amigos que nunca hemos, nos reímos mucho. Hay momentos que se pone más dura la cosa, no todos los conciertos son perfectos ni todo sale siempre como te gustaría. Hay conciertos que tienen su duende como decía Miguel Ríos. Te subes a un escenario y nunca sabes lo que va a pasar. Pero sí que es verdad que como hemos disfrutado de algo que nos gusta tanto, como que nunca hemos trabajado. Lo bueno para no trabajar es hacer algo que te gusta. Es un hobbie profesionalizado. (Risas).


P: ¿Cuáles son los proyectos futuros del grupo a corto plazo?

R: Sacaremos el DVD y bueno, tenemos algunos proyectos. Nos gustaría hacer un concierto a la entrada del próximo año en Londres o Dublín. Lo estamos preparando para que sea algo distinto. Buscaremos una fecha que sea como un poquito especial y poder invitar a la gente que está allí porque hay mucha gente que se está yendo a trabajar fuera. Sé que han hecho esfuerzos, yo he vivido fuera y sé lo difícil que es y además Londres es una ciudad que pensé que era inhóspita porque yo fui con la peseta y era de locos lo de la libra allí. Si podemos ir y hacerles pasar un buen rato, vamos a intentarlo. Lo estamos planificando, a parte los conciertos que tenemos que para nosotros es un poco la rutina. Lo otro se sale de lo normal. En Londres hay mucho español, mucha gente que se ha ido a trabajar, gente que ha acabado la universidad. En Dublín también; es una ciudad muy bonita. Nos gustaría llevar gente de aquí para allá. Lo estamos moviendo y es un proyecto. Siempre nos embarcamos en proyectos un poco disparatados, pero al final son muy divertidos y nos lo pasamos muy bien. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario