domingo, 13 de mayo de 2018

Crítica: película “Peter Rabbit”

Una adaptación contemporánea muy entretenida


PAULA OLVERA- El pasado 23 de marzo se estrenó “Peter Rabbit”, una película infantil basada en el cuento clásico de Beatrix Potter. Esta historia fue rechazada por varias editoriales por lo que en 1901 la autora decidió autoeditar el libro y regalárselo a sus allegados. El cuento fue un éxito y ahora se traslada a la gran pantalla con un conejo como protagonista. Pero Peter Rabbit no es un conejo cualquiera porque intenta hacerse con el control de la huerta del señor McGregor, quien quiere su jardín libre de animales. También compite por el afecto de Bea,  una amante de los mismos. En España la adaptación cuenta con voces tan reconocibles como las de Dani Rovira, Belén Cuesta y Silvia Abril, maestros del humor que provocan fácilmente las risas del público con su capacidad de cambio de registro.

Adentrarse en una película de animación supone echar la vista atrás a nuestra infancia, donde seguramente nos recordamos leyendo cuentos con nuestros seres queridos o viendo películas de Disney. Me atrevería a decir que los niños de hoy en día son un público muy exigente y que “Peter Rabbit” sabe estar a la altura para los críos, pero también para los mayores.

Esta cinta de aventuras, producida por Sony Pictures Animation, está protagonizada por un grupo variopinto de animales que se combinan con personajes de carne y hueso. Cuando digo variopintos me refiero a un mapache, un cerdo, un ciervo, un zorro… pero, especialmente, unos conejos huérfanos muy revoltosos que le harán la vida imposible al heredero de un terreno, Thomas McGregor, que consideran suyo. En este sentido recuerda a “Stuart Little: Un ratón en la familia”, pero sobre todo a “Mascotas” y “Toy Story” donde los personajes actúan diferente cuando están delante los humanos.

“Peter Rabbit” es una película idónea para disfrutar en familia. Con una duración de 94 minutos, esta historia estadounidense dirigida por Will Gluck, nos recuerda que la animación actualmente es de primer nivel. El ritmo de la película engancha rápidamente a los espectadores en una trama que pasa de una persecución a una caída, pasando por un golpe, en pocos minutos. Hay asimismo momentos muy cómicos y, a medida que avanza la película, se reconocen varios guiños a Londres e incluso a la autora del cuento, Beatrix, principalmente que el personaje femenino se llama Bea.

Si en la versión original James Corden es el encargado de aportar el tono adecuado a Peter Rabbit, ahora el actor de “Ocho apellidos vascos” Dani Rovira ha suplido con creces esta misión. Belén Cuesta y Silvia Abril igualmente son las mellizas Pelusa y Pitusa con las que transmiten infinidad de emociones y fundamentalmente sentido del ritmo al metraje.

Hay que destacar que no es la primera vez en el doblaje para ninguno de estos intérpretes españoles, que pueden convertirse en un gancho para que los espectadores acudan a las salas de cine. Belén Cuesta ya participó en “Cigüeñas” y, más recientemente, en la “La Lego Ninjago película”. Silvia Abril prestó su voz en “Toy Story 3” y Dani Rovira en “Lluvia de albóndigas”, “Atrapa la bandera” y “Ozzy”, aunque en esta ocasión ha sido la primera vez que afronta un personaje protagonista en animación. Con este nuevo trabajo, los tres siguen la estela de otros rostros conocidos de la pequeña y gran pantalla, como Michelle Jenner, que recientemente ha puesto de nuevo su voz a Sara de “Tadeo Jones 2: El secreto del Rey Midas”.

En Estados Unidos la película se ha visto envuelta en polémica después de que el colectivo de los alérgicos llamara al boicot de la cinta por el desacuerdo con una de las escenas. Concretamente cuando Peter Rabbit se entera de que su enemigo Tom es alérgico a las moras y no duda en utilizar esta fruta para acabar con él.

Sin embargo, hay que reconocer que la película refleja otros valores positivos como la amistad, la importancia de reconocer los errores cuando te equivocas y el amor entre los humanos y todo lo que engloba a la naturaleza.

El final de la película da muestras de sentimentalismo, haciendo de la ternura una fuente inagotable de historias y recordando a los adultos que se debe educar a los pequeños en el respeto a los animales. En este contexto, Dani Rovira se ha convertido en un embajador de los derechos de los animales puesto que está implicado en numerosas causas al respecto. Eso está muy bien hecho. ¿Qué os ha parecido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario