Sígueme

Siguenos en Facebook

Sígueme

viernes, 4 de marzo de 2022

Crónica: “Magallanes y Elcano: Sin límites”

La vida en tierra es demasiado aburrida

PAULA OLVERA-El Espacio Ibercaja Delicias no solo acoge “El médico, el musical” o “Eltiempo entre costuras, el musical”. También se puede disfrutar de la experiencia inmersiva “Magallanes y Elcano: Sin Límites”. Se trata de una exhibición para todos los públicos que nos transporta a la aventura de la primera vuelta al mundo protagonizada por el portugués Fernando de Magallanes y el español Juan Sebastián Elcano. Este último fue el único de los dos que llegó a completar aquella travesía que partió desde Sevilla el 10 de agosto de 1519 ya que el primero pereció el 27 de abril de 1521 en la batalla de Mactán. Aprovechando el quingentésimo aniversario de este acontecimiento que cambió el curso de la historia, los asistentes tienen la oportunidad de descubrir todos los secretos que rodearon a la tripulación a bordo de Nao Victoria.

Lo primero que me ha llamado la atención de “Magallanes y Elcano: Sin límites” es el empleo de auriculares para introducirnos en el pasado. La experiencia arranca una vez que tenemos activada la audioguía con una primera parte que, bajo mi punto de vista, precisa una mejor organización. Y es que considero que el aforo de cada pase debería reducirse para que verdaderamente podamos disfrutar de la experiencia en mayúsculas. Además, sería deseable que se condujera al público de un lado para otro con tal de que nos enteremos más y, especialmente, para evitar el caos de los aproximadamente veinte minutos que se dispensan en esta sala que pone el foco en la tierra firme. Pese a que pueda dar la impresión de que los audios son aleatorios no es cierto dado que hay conexión entre ellos y conviene mantener un orden para realmente comprender la trascendencia de esta exhibición.

A pesar de esto, resulta muy interesante caminar entre las diferentes proyecciones a gran formato que recrean la Sevilla del siglo XVI. Personalmente, me gusta que se cuente por qué en aquella época se arriesgaban tanto por las especias. Según se explica, las familias aristócratas pagaban cantidades ingentes por un saco de pimienta llegada de Ceilán, canela de Malasia o clavo de la India. Como curiosidad, se destaca que Nao Victoria atracó en la capital de Andalucía con tan solo 18 hombres (de los 250 que partieron), pero cargando en sus bodegas 60.000 kilos de condimentos. En este punto, se subraya el nombre del italiano Antonio Pigafetta que es el autor del libro “Relación del primer viaje alrededor del mundo”. Un relato de hechos sumamente importante puesto que muchas de las historias que descubrimos en “Magallanes y Elcano: Sin límites” parten de esta fuente de información.

La exhibición nos encamina a un segundo escenario en alta mar, haciéndonos sentir como parte de la tripulación de Nao Victoria con un barco a escala real que se impone ante nuestros ojos. Durante unos cuantos minutos presenciamos el ir y venir de los marineros, pero lo cierto es que los actores apenas dan juego. Quizás mi decepción parte de esperarme algo parecido al espectáculo Allende la Mar Océana de Puy du FouEspaña, pero lo cierto es que te supones un diálogo más interactivo entre la tripulación y el público, que salten del barco o que incluso se produzca alguna acrobacia para que resulte más amena la experiencia.

En otras palabras, aunque me parece muy original y realista que recreen una tormenta en medio del océano y nos hagan testigos de cómo llega la calma con un juego de luces y efectos especiales para quitarse el sombrero, me falta que los intérpretes se erijan como el alma de la exhibición. Los actores se sienten muy sobreactuados y, desde luego, no ayuda que no hablen ya que el mínimo diálogo parte de grabaciones cuando quedaría mejor que hicieran algún teatrillo e incluso algún guiño a los más pequeños quienes, inevitablemente, permanecen pendientes de los cascos.

La exhibición culmina con la esperada ¡Tierra a la vista!, conduciéndonos a una pequeña tienda y, seguidamente, a un photocall en el que tomar imágenes para compartir en las redes sociales y dar pie a una conversación virtual sobre este acontecimiento que sirvió para demostrar por fin que nuestro planeta es redondo.

Pese a que “Magallanes y Elcano: Sin Límites” me ha resultado una exhibición totalmente novedosa y didáctica, me ha parecido corta y un tanto insuficiente, como si estuviera a medio cocinar y le faltara profundizar más. Y es que por momentos me da la sensación de que es un experimento para ver cómo la gente lo recibe más que un espectáculo propiamente dicho. Ahora bien, como plan para hacer con niños es muy divertido porque os aseguro que a los pequeños les impresionará el barco. Aunque, eso sí, las explicaciones no están del todo adaptadas a un lenguaje infantil.

4 comentarios:

  1. Bueno, me parece v una exposición más enfocada al público infantil aunque tampoco claramente para ellos. La exposición se queda muy corta, la espera de 20' en una sala que pretende identificar el puerto de Sevilla, es caótica. Muchísimo aforo, sobra tiempo de espera porque a los 10 minutos estás más que harto de esperar y sin apenas espacio para caminar entre los distintos espacios. Después, el barco... muy bonito pero no la tormenta, ni los efectos especiales logran hacerte sentir lo difícil de aquel viaje, no logra emocionar lo más mínimo. Muy decepcionante comparada con la de Van Gogh o la Klimt en Matadero

    ResponderEliminar
  2. Muy decepcionante!! En apenas una hora ya estás fuera... La primera parte muy aburrida además demasiada gente a la misma hora que casi no puedes moverte, en 10min ya has terminado de escuchar las audioguias y se hace eterno el tiempo de espera hasta poder pasar a la siguiente parte donde el barco está muy bien hecho pero es lo único....Los efectos especiales dejan mucho que desear, cuentan una historia donde ni siquiera hablan los "actores" y fin. Ya de ahí sales a la calle.
    Demasiado caro para lo que es!!

    ResponderEliminar
  3. BASURA, muy caro (ni siquiera el día barato). Es un timo, dura menos de 45min y alargandolo demasiado. Realmente enfadado por sentirnos estafados. Todo rápido y apresurado. Por 3€ habría sido salvable pero... Ufff. Ahorraros el dinero o ir a cine mejor.

    ResponderEliminar
  4. Horrible. Secundo todo lo que dicen los comentarios de arriba. La exposición tiene bien poquito contenido histórico, datos, etc. Es cortísima y carece de rigor. Ni siquiera para niños me parece salvable.

    Encima nosotros fuimos un día de muchísimo calor durante semana Santa a las 16.30 de la tarde. La carpa no estaba climatizada y era insoportable.
    El audio de la segunda parte es pésimo. Poco nítido, fatal de volumen. Parece que lo han puesto desde el altavoz de un portátil. Para colmo, toda la segunda parte gira en torno a lo caótico de la vuelta por el Atlántico y básicamente trata de simular una "tormenta" en la que los actores simplemente se dedican a zarandear las velas de una recreación de la nao Victoria y poco más.

    De verdad, a evitar completamente. Nada que ver con otras exposiciones inmersivas como la de Van Gogh.

    ResponderEliminar