martes, 5 de enero de 2021

Crítica: película “Soul”

Un viaje cósmico

PAULA OLVERA- Pixar ha vuelto a ganarme con “Soul”, su nueva propuesta de aventura, drama y comedia disponible en la plataforma de streaming Disney+. Esta película animada dirigida por Pete Docter presenta a un profesor de música que vive en Nueva York y sufre un accidente en la calle antes de cumplir su sueño de triunfar con su carrera en el jazz. La historia se centra en el viaje del protagonista al más allá para volver a la vida. Si bien su lanzamiento en las salas de cine estaba previsto para junio de 2020, la pandemia de coronavirus provocó el retraso hasta el pasado 25 de diciembre. No obstante, el recibimiento de esa cinta de 100 minutos de duración ha sido estupendo: en la web de revisión y reseñas Rotten Tomatoes cuenta con una aprobación del 95%.


Tras el lanzamiento de “Onward” el pasado mes de marzo, Pixar ha vuelto a alejarse de las secuelas apostando por más contenido original con el estreno de “Soul” que se ha convertido en la primera película producida por la compañía que ha debutado en exclusiva en Disney+. Una cinta, más orientada hacia el público adulto, que puede ser vista de manera gratuita por cualquier suscriptor de este servicio de streaming siendo el detalle que marca la diferencia con respecto a la versión de carne y hueso de “Mulan” para la cual se debió pagar un precio adicional en la plataforma.

“Soul” tiene como protagonista a un profesor de música de secundaria que accidentalmente cae por una alcantarilla destapada cuando se prepara para su primera actuación con la banda de la leyenda Dorothea Williams en el mejor club de jazz de la ciudad. Joe no está dispuesto a morir antes de su gran oportunidad en la música, así que trata de escapar del más allá. Sin embargo, su viaje existencial le lleva a descubrir cómo preparan a las almas aún por nacer (representadas como seres vaporosos) para la vida en la Tierra. En este contexto cobra peso en la trama 22 quien por error entra en su cuerpo (postrado en una cama ya que el personaje se encuentra en coma tras el desplome) mientras que la verdadera estrella de la cinta, cuya voz en la versión original es de Jamie Foxx, termina en el cuerpo de un gato de terapia que justo estaba haciéndole compañía. Ambos se escapan del hospital y hasta aquí puedo resumir ya que el desenlace está lleno de sorpresas.

El largometraje 23 de Pixar requiere mucha atención de los espectadores, es una historia que cuanto más piensas en ella y desgranas el contenido más confusa resulta. Y es que “Soul” juega con conceptos abstractos tal y como hizo “Inside Out” en 2015 teniendo como protagonistas a cinco emociones-alegría, tristeza miedo, furia y asco- o “Coco” en 2017 explorando el simbolismo asociado con la muerte. En este sentido, nos adentramos en una conmovedora historia que vuelve a resultar profunda y que carga con el mensaje del verdadero significado de estar vivo y de vivir la vida al máximo.

Con esta perspectiva de autodescubrimiento es evidente que la película resulta innovadora y, aunque reconozco que yo misma me perdí en algunas escenas, el viaje existencial del protagonista atrapa de principio a fin planteándonos preguntas trascendentes en mitad de nuestra cruda realidad: ¿Qué es realmente importante en nuestras vidas y qué momentos hacen que valga la pena? Un sugerencia que especialmente se harán aquellos que han tenido experiencias cercanas a la muerte.

Vamos que “Soul”, como su propio nombre indica, es una película que tiene alma. Literalmente. Una cinta que te embarga de emoción y que te hace sentir con su mensaje real sobre redescubrir cada día que vivir es extraordinario y que hay que encontrar el propósito de nuestra existencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario