lunes, 20 de julio de 2020

Crítica: programa “Superhumanos”

Seres humanos con capacidades extraordinarias


PAULA OLVERA-Movistar+ se ha convertido en una de las plataformas de pago que más renta a los usuarios ya que presenta un contenido original muy interesante. Entre sus producciones hoy quiero recomendar el programa “Superhumanos” de Raúl Gómez que se estrenó en #0 el pasado mes de abril con el popular presentador recorriendo el mundo en busca de personas extraordinarias que se han adaptado genéticamente al medio en el que viven. Los seis episodios, que nos enseñan lo mucho que tenemos que aprender y que nuestros límites son tan solo mentales, se pueden disfrutar bajo demanda con un presentador que en su tono cercano de siempre apuesta por el entretenimiento. En definitiva, un travel show repleto de historias emocionantes que, ahora más que nunca, es bueno descubrir.

Cada programa que lidera Raúl Gómez (como fue el caso de “El running show”) resulta un acierto pero hoy quiero poner el foco en “Superhumanos” porque me da la sensación de que este espacio televisivo que nos descubre a seres humanos con capacidades extraordinarias, que han adaptado su cuerpo al medio en el que viven, ha pasado por #0 sin hacer el ruido suficiente. El programa de Movistar+ en colaboración con Zanskar consta de seis episodios en los que el presentador se encuentra con comunidades que viven en lugares de lo más insospechados, incluidos sitios con temperaturas extremas. Así, el conductor del título conocerá su cultura y las técnicas de supervivencia de estas personas a raíz de convivir con ellos. Un juego que resulta muy evocador porque desde nuestra casa nosotros mismos cavilaremos sobre si seríamos capaces de adaptarnos o no a su modo de vida.

Bolivia, Indonesia, Etiopía, Uganda, Noruega y Jordania son los países que Raúl Gómez visita en esta primera temporada aunque si me tuviera que quedar con alguna entrega sería con la primera puesto que en el episodio piloto me llamó especialmente la atención las características que diferencian y hacen tan especiales a los aimaras. Y es que esta comunidad andina vive a más de 4.000 metros de altura, es decir, son habitantes cuya genética les ha dado una capacidad cardíaca extraordinaria para adaptarse a la falta de oxígeno y, en definitiva, para llevar la vida en altura.

El presentador convivirá con Analía y su familia, descubriendo de primera mano la realidad de los aimaras en la Bolivia actual. Una comunidad precolombina que, como muchas otras, se encuentra en riesgo de desaparición aunque durante siglos se haya adaptado para vivir a tanta altura.

Asimismo gracias al programa también descubrimos a los bajau, una comunidad de Indonesia que vive en simbiosis con el mar. Y es que los habitantes de estas aldeas han desarrollado una mutación genética que les permite sumergirse en el agua y aguantar un tiempo sobrehumano ya que su bazo es un 50% más grande de lo normal (lo que significa un aporte extraordinario de oxígeno en sangre). De igual manera, el presentador nos traslada sin movernos del sofá al Gran Valle del Rift, al sur de Etiopía, para descubrirnos a los dassanech. Esta comunidad se ha tenido que adaptar a vivir en una de las regiones más cálidas del planeta. En otras palabras, los habitantes pasan sus días bajo el calor extremo a 50 grados centígrados.

“Superhumanos” también dedica un episodio a los samis, una comunidad que lleva siglos sobreviviendo en el frío extremo en Noruega. De igual manera, el también humorista viaja a Uganda para conocer a los Sabiny que literalmente han nacido para correr. Por último nos descubre a los beduinos de la península arábiga que viven en el desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario