viernes, 17 de abril de 2020

Entrevista: Quico Taronjí

“Soy de los que creo que los pequeños gestos pueden cambiar las cosas”


PAULA OLVERA- De la cantera de grandes comunicadores que nos ha descubierto durante estos tres lustros “España Directo” me quedo con Quico Taronjí a quien he tenido la oportunidad de descubrir virtualmente en estos días de confinamiento por la pandemia de coronavirus. Presentador de “Aquí la Tierra”, y aventurero hasta la médula, hemos recordado el naufragio que casi le cuesta la vida en 2013 cuando surcaba las aguas del Mediterráneo en un kayak con el propósito de batir el récord del mundo en mar abierto a bordo de este tipo de embarcación. Una historia de superación y crecimiento personal que narra en el libro “Aislado” donde refleja la esencia de la existencia misma. Porque después de cada desastre siempre vienen los grandes momentos y, en su caso, se ha convertido en padre de una niña que estos días de incertidumbre y aislamiento le recuerda lo verdaderamente importante.

P: La primera pregunta es inevitable. ¿Cómo estás viviendo la cuarentena?

R: Bueno, en lo que respecta a todo lo que está ocurriendo ahí fuera, con bastante rabia; indignado con muchas cosas que veo y leo en los medios serios. Hay muchas noticias que entristecen. Me parece que estas semanas debemos poner en valor nuestro espíritu más crítico y honesto, sin dejarnos llevar por pasiones inoportunas. Es magnífico que mantengamos una actitud positiva, pero no debemos olvidar que hay miles de muertos y de contagiados, y de familias destrozadas. A todas ellas hay que tender la mano ahora sin consideraciones que nos lleven a callejones sin salida. No perdamos tiempo. En lo que se refiere a lo personal, al encierro, la verdad es que con ánimo y alegría. Soy optimista por naturaleza, así que solo valoro las cosas positivas: tener mucho más tiempo para leer, pasar mucho más tiempo jugando y riendo con mi peque y con mi chica, viendo buenos documentales, proyectando ideas. No me aburro. Las cosas negativas del confinamiento están arrinconadas y no ocupan ni un minuto en mi cabeza.

P: En “Aquí la Tierra” habláis mucho del clima, siendo una ventana de lo que está pasando en el mundo diariamente. ¿Cuál consideras que es la ayuda más efectiva que aporta este programa para que, entre todos, cuidemos más nuestro planeta?

R: Concienciamos a los espectadores. Los sensibilizamos verdaderamente sobre todo lo que está ocurriendo en el mundo, porque se lo mostramos tal y cómo está pasando. Huimos de sensacionalismos. Somos muy directos. Pero además somos familiares; cualquiera puede aprender y entretenerse al mismo tiempo viendo “Aquí la Tierra”. Somos como una gran ventana a la que te asomas para descubrir. Quien nos ve durante la media hora que dura el programa no solo se divierte, sino que además aprende. El cuidado de nuestro planeta pasa, en primer lugar, por la educación de todos, y nosotros nos tomamos en serio esa misión, aportando nuestro granito de arena.

P: ¿Qué es lo que a ti personalmente más te preocupa del calentamiento global?

R: Con mayor educación y conciencia asumiríamos mucho mejor la lucha contra ese calentamiento global. Soy de los que creo que los pequeños gestos pueden cambiar las cosas. Desde este año soy embajador de Manos Unidas, y con el trabajo en la organización he descubierto aspectos en los que honestamente no había caído. Algunos son obvios, pero otros me pasaban desapercibidos. El eslogan de la campaña actual da totalmente en el clavo: quién más sufre el maltrato al planeta no eres tú. Y es realmente así. Te pongo solo un ejemplo. Cuando tiramos alimentos (por darte un dato, te diré que un tercio de nuestra compra acaba en la basura), estamos obligando, entre otras cosas, a una sobreexplotación de terrenos en alguna parte del mundo, lo cual obliga a desplazar a comunidades enteras, empobreciéndolas.
Es loable que hagamos lo que está en nuestra mano para preservar los mares, por ejemplo, pero de nada sirve extraer toneladas y más toneladas de plásticos de los océanos, sin invertir el mismo dinero y esfuerzo en acabar con esos mismos plásticos en los ríos, responsables de un 90% de los plásticos que acaban en el mar. Imagínate que te pasas media vida limpiando una pila, pero no te tomas en serio la limpieza de las tuberías que desaguan en ella. El calentamiento global es un problema serio, y será más grave si no se aparcan los discursos vacuos y se pasa a la acción sin contemplaciones. Educar es lo más importante.

P: Recuerdo especialmente tu trabajo como reportero de “España Directo” donde además marcaste un hito ya que por primera vez un periodista realizó la circunnavegación de España en velero. ¿Cómo surgió esta iniciativa de circunnavegar el país?

R: Yo siempre he sido aventurero, así que propuse a la dirección del programa un proyecto que, por una parte me permitiese dar rienda suelta a esa vena aventurera navegando, que es lo que más me gusta hacer, y que por otra supusiera una iniciativa diferente a lo que ofertaba la competencia. Fue un trabajo de equipo apasionante: contar historias de la gente del mar viviendo al mismo tiempo una experiencia única: circunnavegar España contando todo en directo. Nunca antes se había hecho. Lo recuerdo con muchísimo cariño. 

P: ¿Qué te aporta más satisfacciones, tu trabajo como periodista o tu faceta de navegante y aventurero?

R: Digamos que a partes iguales. Son aspectos perfectamente compatibles. De hecho, uno de los proyectos más gratificantes para mí fue “Capitán Q”, el programa que hicimos en TVE. Pude compaginar las dos cosas perfectamente, y el resultado final creo que fue muy bueno. Gustó mucho, y aún hoy hay mucha gente que cuando se para a charlar conmigo habla de aquel proyecto. Recibimos el Premio Q de Calidad Turística que otorga el ICTE, e incluso algunos colegios escogieron el programa como asignatura para los peques en el colegio. Aquello nos hizo muchísima ilusión a todos los que estábamos en el proyecto.

P: ¿La vena de comunicador te viene de pequeño? De ser así, ¿qué noticia soñabas con dar de crío?

R: No, la verdad. Me gusta esta profesión desde que la ejerzo. Durante la carrera tenía muchas dudas. Creo que fue un milagro que terminara mis estudios (risas). Siempre quería hacer otras cosas. Anduve mucho tiempo perdido, incluso una vez que ya estaba trabajando seguía sin dar con la tecla. Hasta que conseguí articular mi vida en torno a mi verdadera pasión, potenciando la aventura y la navegación en mis proyectos televisivos. Soy conferenciante motivacional desde hace unos cuantos años, y hago mucho hincapié en este aspecto. Me parece básico para orientar nuestros pasos y reconocernos en el camino correcto.
Así que de crío no soñaba con dar ninguna noticia concreta. Más bien soñaba con navegar los mares del mundo entero. Siento decepcionarte (risas).


P: En el libro “Aislado” relatas el naufragio que casi te cuesta la vida en 2013 cuando pretendías batir un récord de navegación en solitario a bordo de un kayak. ¿Te cuesta recordar esta experiencia, o te sirve de catarsis emocional?

R: No me cuesta recordarla, ¡qué va! Al contrario. Me gusta tenerla muy presente en mi vida. Aquella aventura me hizo crecer muchísimo. Mi viaje en solitario duró casi tres meses. Fue claramente algo más que una historia de navegación. “Aislado” cuenta un viaje interior, una historia de transformación personal y crecimiento, que es la que desgrano en mis conferencias. Y lo hago dirigiéndome siempre al público desde la parte más auténtica y honesta del proyecto. Experiencia y emociones. Nada de academicismos. Uno puede estar a punto de morir y salir muy reforzado del trance. Doy fe.

P: Tienes una hija, ¿dirías que la paternidad ha sido la mejor aventura de tu vida?

R: Está siendo una aventura maravillosa. Muy edificante en todos los aspectos, y emocionalmente intensa, plena. Jimena es una peque que nos tiene absolutamente cautivados. Mi chica siempre me dice que esta niña va a ser mi ruina (risas). Cada vez que me mira fijamente me desarma (risas). Es cierto que a partir de ahora el tiempo de aventuras que deseo afrontar serán distintas. Tendrán otro toque. Pero lo que está claro es que continuarán. Las necesito.

P: ¿Qué proyecto te queda por realizar como aventurero?

R: Buscar la parejita, ¿no? (risas). Bueno, en serio, aparte de seguir al pie del cañón con Jimena y Sandra, hay muchos proyectos que quiero afrontar. Y si puede ser navegando, mejor que mejor. Tengo muchas ideas, y cada año que pasa me siento más joven (risas), así que hay tiempo. Hace un año descendí todo el río Guadalquivir en paddle surf, y hace dos años, el Duero. Últimamente pienso en grandes travesías en ríos y me emociono. Ah, y cuando me jubile, me gustaría circunnavegar el mundo. Estoy ahorrando para un barco que resista tanta tralla (risas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario