sábado, 15 de febrero de 2020

Crítica: obra “Entre ella y yo”

Los cinco minutos más cruciales en una pareja

PAULA OLVERA- La obra “Entre ella y yo", dirigida por Zenón Recalde, se puede disfrutar en Teatro Marquina hasta el 15 de marzo. Esta representación de Pablo Mir, con adaptación de David Serrano, explora desde el humor los temores, las dudas y las fantasías de una posible paternidad tardía. Los protagonistas son Melani Olivares, cuyos últimos trabajos en televisión son la serie de Antena 3 “Perdida” y la ficción de TV3 “Bienvinguts a la familia”, y Carlos Chamarro quien ha aparecido últimamente en la serie de Telecinco “Señoras del (h) AMPA” y en la producción de Movistar+ “Justo antes de Cristo”. Una obra muy recomendada para reflexionar sobre las relaciones con los hijos y con la pareja que no pierde en ningún momento el interés y que encuentra miradas cómplices en el patio de butacas.

Producciones Teatrales Contemporáneas nos trae “Entre ella y yo”, la multipremiada comedia argentina de Pablo Mir que continúa en cartel en su país después de tres temporadas. Aquí en España se puede disfrutar desde el pasado 29 de enero en el Teatro Marquina, ubicado en la Calle de Prim número 11, con Melani Olivares y Carlos Chamarro que son la dupla perfecta para esta historia que aborda el punto de inflexión que significa la potencial llegada de un hijo.

La función nos presenta a la pareja formada por Valeria y Diego en el momento preciso en que se hacen un test de embarazo. En apenas cinco minutos (que en esta representación se convierten en una eternidad) conocerán el resultado, pero las dudas les asaltan: ¿Están preparados para ser padres? ¿Es un paso adelante o un salto al vacío que afectará a la pareja? A través de la incertidumbre, la ansiedad y el miedo a lo desconocido de los protagonistas ahondaremos en otro detalle a tener en cuenta: ¿Quieren los protagonistas ser padres? En el caso de ella, con 44 años, esta puede ser su última oportunidad. En el caso de él la paternidad podría ser la excusa que necesita para finalmente madurar.  Lo que está claro es que ambos tienen por delante un mundo de preguntas (que nos hemos hecho todos) y el montaje precisamente bebe de la sucesión de situaciones absurdas y desopilantes que no son más que el resultado de jugar con saltos temporales fruto de las fantasías que les genera la posibilidad de convertirse en padres en el mundo actual.

Más allá de que esta entretenida comedia garantiza un rato de risas a golpe de humor fácil de digerir, lo que más me ha gustado es que el texto ofrece las diversas realidades sobre el hecho de afrontar la maternidad y la paternidad a base de monólogos con los que se rompe la cuarta pared y se busca la complicidad en platea ya que se habla de preconceptos basados en los modelos de crianza actuales. Y es que si bien está cargada de tópicos, la función ahonda en un tema que siempre está de actualidad.

“Entre ella y yo” es una obra amena que tiene gracia porque aborda una situación muy real que te engancha desde el minuto uno. Y no sólo por conocer si el resultado del test es positivo o negativo sino porque este montaje aborda, desde un punto de vista cómico, los pros y los contras de tener descendencia por lo que sirve de catarsis. Porque, con los índices de natalidad más bajos de las últimas décadas en España, la decisión de ser padres es cada vez más meditada y por eso esta obra intenta indagar en las causas.

A pesar de que sobre las tablas únicamente encontramos a Melani Olivares y Carlos Chamarro en los roles de Valeria y Diego también están presentes otros personajes que otorgan dinamismo a la función como la presunta hija de la pareja, cuya voz es la de Georgina Amorós, reconocida por su trabajo en “Élite”, y la madre de Valeria que está personificada en la voz de Verónica Ronda.

En definitiva, “Entre ella y yo” es una comedia efectiva y de ritmo ágil que no deberíais perderos porque además la duración es perfecta, 75 minutos, consiguiendo que los diálogos sean muy amenos. Asimismo si todavía tenéis dudas sobre si existe el momento ideal para asumir una maternidad o una paternidad y si se puede ser feliz sin descendencia quizás aquí encontréis la respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario