jueves, 5 de diciembre de 2019

Entrevista: Tracy de Sá

"Solo quiero utilizar mi música como herramienta para poder abrir debates"

PAULA OLVERA- El pasado mes de mayo el sello Ovastand  Records publicó “Commotion”. Se trata del  primer álbum de estudio de Tracy de Sá. Esta compositora y cantante de rap de origen hindú y de raíces españolas (ya que pasó gran parte de su infancia y adolescencia en Málaga) se ha convertido en una referencia dentro del género en Francia donde reside actualmente. Nos encontramos ante una joven inspiradora que además ha encandilado a los seguidores del Festival de Eurovisión con su participación en el concurso para elegir representante del país galo este mismo año. Recientemente la artista ha presentado en España el videoclip de uno de sus temas, “Loudspeaker”, con el que deja claro que tiene mucho que ofrecer con su propuesta musical y también con su discurso.


P: Eres una compositora e intérprete de rap. ¿Qué tiene este género musical que te haya cautivado y cuál es tu propuesta artística dentro del mismo?

R: El rap es parte de una cultura más grande que llamamos Hip Hop. Para mí es más que un género musical, es un estilo de vida, es un estado mental en el que valorizamos la solidaridad, el respeto, el conocimiento, y todo esto se representa con diferentes formas de expresión. Yo elegí primero el baile y después el rap cuando me di cuenta de que necesitaba definir y buscar palabras para explicar lo que vivía. Lo primero que me atrajo de este género es esa libertad, el hecho de poder hablar de todo y de nada, sin tabúes, sin tener en cuenta lo que es políticamente correcto o no, sin miedo de sacar a luz temas de los que se nos prohíben hablar. A mí esto me educó, me hizo comprender mi propria realidad, me transmitió conocimientos y teorías sobre el racismo, la pobreza, la precariedad, pero también me hizo descubrir realidades que no eras las mías, sobre países en guerra, historias de violencia, drogas etc. Mi propuesta artística es fruto de esta mentalidad, es la creación de textos y de música que llevan un mensaje, una intención. Para mi el rap siempre tendrá un rol educativo, pero me adapto a mi generación, a esa forma de diversión que se busca hoy cuando escuchamos música. Por eso mezclo bases con mucho ritmo, tempos muy rápidos, melodías bailables con una letra trabajada que representa algo que he vivido.

P: Naciste en India, viviste durante años en Málaga y actualmente resides en Francia. ¿De qué manera ha influido en tu forma de hacer música todo este mestizaje cultural?

R: El hecho de haber viajado me ha abierto los ojos sobre muchas cosas, pero también ha sido muy traumático. Siempre he sentido que no encajaba: vaya a donde vaya siempre me siento diferente. Cuando me preguntan de dónde vengo nunca sé que contestar, siempre he sentido que soy un trocito de todos los países en los que he vivido y hoy me niego a elegir una sola cultura predominante. Esto se refleja en mi música, en los idiomas y estilos que uso. Cuando lo pienso mi multiculturalidad ha sido muy enriquecedora, artísticamente me ha dado muchas herramientas, ya que crecí con mucha variedad de música, con cánticos tradicionales, con instrumentos diferentes, por eso me gusta mezclar y fusionar, pero también es una desventaja porque mi música es como yo, nuestro mestizaje no encaja. Es muy difícil ponerle una etiqueta.

P: ¿Qué balance haces de tu primer álbum “Commotion”?

R: Quise crear este álbum para presentarme, para explicarle a mi público quién era, de donde venía y cómo llegué hasta aquí. Estoy muy contenta con la acogida que se le ha dado, sobre todo porque ahora sé que muchísima gente ha vivido lo mismo que yo. He recibido muchísimos mensajes de personas que, como yo, han vivido con varias culturas o que han crecido sintiendo que tampoco encajaban, y me enorgullece pensar que la gente se identifica con mi historia y que mis canciones les traen paz y esperanza. Pero es una batalla constante, este primer álbum es solo una primera etapa, tengo ganas de pasar a la segunda, de seguir experimentando con otros estilos, contar otras partes de mi historia, partes más profundas, más difíciles, más trágicas, pero mezclando más colores, más energía, más ritmos. Quiero seguir creando y compartiendo.

P: El pasado 14 de noviembre se estrenó tu nuevo videoclip. ¿Cuáles son tus primeras sensaciones?

R: Llevaba meses esperando a que saliera este vídeo, estoy muy ilusionada. Es el segundo vídeo que grabamos en India. La primera vez que fui para grabar este febrero, fui con mucho miedo y mucha ansiedad, porque no sabía cómo iba a adaptarme, no sabía si iba a poder ser yo misma allí, y creo que esto me frenó muchísimo. Tuve la suerte de trabajar con un equipo de mujeres y fue un momento mágico para mí, porque me di cuenta de que eran como yo, tenían la misma visión sobre la igualdad, tenían la misma fuerza, aunque todas vinieran de situaciones diferentes. Por eso quise volver, esta vez sin miedo, para grabar algo más potente, tomando más riesgos. La idea era poder representar la realidad de India. Cuando imaginamos este país siempre pensamos en las playas, las palmeras, el sol y esas cosas, pero fui en julio, durante los monzones, fuimos a Jogeshwari que es uno de los barrios mas pobres de Mumbai. El objetivo era poder transmitir el encanto que tienen también las zonas menos comerciales donde se contrastan rascacielos con chabolas. Pero el objetivo también era poder reunir a diferentes actores del mundo urbano, conectar con bailarines, DJ’s, cinematógrafos, para compartir energía y apoyar a la cultura.

P: Se te define como una artista abanderada del movimiento de empoderamiento de la mujer. ¿De qué manera, en tu discurso musical, ayudas a combatir la desigualdad?

R: Al principio no me identificaba como una artista con mensajes feministas, solo quería hablar de mi vida y de mis experiencias. Me costaba mucho hablar de igualdad porque quería encajar, quería que mi música se apreciara, y todos sabemos lo mucho que se critica el movimiento feminista. Pero a la vez hay tantos prejuicios sobre el rol de la mujer en el Hip Hop, se suele decir que es una cultura muy sexista, que los vídeos denigran a la mujer, que hay canciones muy misóginas y por eso hay tan pocas raperas. Eso es solo una pequeña parte de la realidad porque en el Hip Hop también existen canciones donde se habla del daño que puede hacer la imagen de virilidad que tenemos, hay muchísimas canciones en las que se idolatra a las mujeres y sobre todo a las madres, pero eso no es lo que vende, no es lo que interesa. Para poder combatir estas ideas en el 2016 decidí sacar una canción cada 8 de marzo, para poder demostrar que en el Hip Hop hablamos de igualdad, para explicar que en la industria musical las mujeres todavía somos invisibles, pero que existimos y estamos trabajando para hacernos nuestro hueco. Poco a poco fui asumiendo mis creencias y empecé a afirmarme como mujer, pero fue una batalla personal más que otra cosa, una batalla que naturalmente se transcribió en mi música, hasta que no tuve miedo de admitir que era feminista, porque era parte de mi vida y parte de quien soy. No pretendo cambiar la opinión de nadie, ni pretendo ser una líder del movimiento, solo quiero utilizar mi música como herramienta para poder abrir debates, dialogar sobre el tema, porque para mí lo mas importante es la comunicación, que se pueda hablar sin miedo, que podamos hablar abiertamente de lo que vivimos, que podamos deshacer los estereotipos que se vehiculan sobre las mujeres, sobre el feminismo, ese es el granito de arena que yo quiero aportar.

P: ¿Has tenido que enfrentarte en tus propias carnes a barreras por sexo y color de piel?

R: Claro que sí, tengo grabada en la mente todas las veces que me han dicho que me vuelva a mi país, que no tengo nada que hacer aquí, todas las veces que se me ha insultado por ser mujer y por ser de color, como cuando salía de fiesta y me preguntaban cuánto cobraba por una noche o cuándo en el metro por la tarde me preguntaban si había terminado de limpiar las oficinas. Son comentarios que implican que una mujer como yo solo puede ser prostituta o limpiadora. Y tuve que confrontarme a esto porque sin pensarlo esas ideas las tenía ya en mente. Creciendo tuve muy pocas referencias, no había casi ninguna mujer de color, inmigrante que saliera en la tele o que pasara en la radio, nunca me imaginé como artista porque no sabía que tendría acceso a este tipo de trabajo. Estas barreras mentales las he deconstruido en mi vida, lo hago cada día, porque no son solo barreras que me he inventado, son barreras que se han creado para frenarnos, es como si nos hubieran manipulado, como si nos hubieran hecho creer que no valemos nada cuando en realidad tenemos muchísimo que aportar. Y, como mujer, claro que hay barreras, nadie se puede imaginar el tiempo y la energía que gastamos para protegernos, porque no podemos salir vestidas como queremos, porque no podemos movernos a cualquier hora con cualquier tipo de transporte, tenemos que pensárnoslo todo dos o tres veces. En la industria de la música cuántas veces se me ha pedido que sea más femenina, que no sea tan agresiva cuando rapeo, que me vista mejor, cuántas veces se me ha faltado al respeto en el escenario, me han pedido que me baje, que pase el micrófono porque no tenía nada que hacer allí. Hay discriminaciones que se acumulan porque existen en esta sociedad varios sistemas de dominación, eso es lo que se estudia en el feminismo interseccional.  Pero todos estos comentarios, todos estos obstáculos que me han puesto, me han hecho más fuerte y me han convertido en quien soy. Han nutrido esta determinación que tengo, solo me quedan ganas de demostrar que todo el mundo se equivocó conmigo.

P: Precisamente el mundo del Hip Hop es mayoritariamente masculino. ¿Te causa algún temor esta circunstancia? ¿Cuál dirías que son los estereotipos que has derribado hasta ahora?

R: Es una circunstancia que me intimidaba mucho al principio. Por el hecho de que siempre me he sentido muy sola, cuando vas a los conciertos te das cuenta de que el público es mayoritariamente masculino, cuando tocas y te compartes camerino con grupos de hombres y eres la única mujer, y te tienes que cambiar y arreglar. Hay veces que me encerraba en el baño para no tener que explicar nada, para no tener que hablar, para concentrarme. Como mujer siento también que hay mucha más presión, siento que todo lo que hacemos es criticable. Empecemos desde el principio, en la etapa de producción: cuántas veces me han pedido que cante o que haga un rap más melódico, porque rapear de manera tan rápida no le pega a una mujer. Después con mi imagen con toda la presión que se nos pone para que estemos siempre guapas y que tengamos ese sex appeal que tan bien vende. En los platós, se nos pide que hablemos bien, de manera educada, que sepamos argumentar y explicar, y en realidad la mayoría de las entrevistas que hacemos solo nos recuerdan que somos mujer, pasamos más tiempo explicando lo que significa ser una mujer en el mundo del Hip Hop que hablando de nuestras influencias o nuestros proyectos, es bastante frustrante. Siento que como mujer tengo que trabajar tres veces más y es lo que hago porque quiero que se reconozca mi técnica y mi talento y, aunque antes intentaba encajar, adaptarme más a lo que los hombres de la industria musical querían de mí, he aprendido a alejarme, a hacer lo que tengo que hacer, a ser auténtica y estar orgullosa de lo que propongo porque nadie más puede hacer lo que hago, porque mi sexo no debería definir mi música.

P: A principios de 2019 participaste en "Destination Eurovision 2019" para representar a Francia en el Festival de Eurovisión. Aunque no fuiste seleccionada ¿sigues teniendo la puerta abierta a Eurovisión?

R: Creo que ya he vivido mi experiencia eurovisiva, me llevo muy buenos recuerdos y adoro a los eurofans por su pasión y dedicación, pero creo que hay que dejar espacio a nuevos artistas, nuevos estilos. Por ahora no abro ni cierro ninguna puerta, lo que tenga que pasar pasará.

P: Antes de que finalice el año ofrecerás varios conciertos dentro del tour “Commotion”. Para quien te esté conociendo ahora: ¿Cómo suelen ser tus actuaciones?

R: Mis conciertos son una montaña rusa. Están llenos de color, de energía, pero también hay momentos más oscuros donde hablo de mi historia e invito al público a que entre en mi vida para que podamos conectar. Para eso sirve el directo, para poder mirar a la gente directamente a los ojos y explicarles lo que siento. Pero lo que más me interesa es compartir energía con mi público, bailar con la gente, que nos riamos y que pasemos un buen rato juntos.

P: ¿Dirías que tu principal meta profesional para 2020 es abrirte camino hacia otros países europeos?

R: La verdad es que es uno de mis objetivos para 2020 y más adelante, pero no es solo europeo, yo quiero conquistar el mundo. Mi música no tiene barreras ni acepta ningún tipo de fronteras. En mis redes sociales, en las plataformas digitales, me sigue y me oye gente de todas partes del mundo, para mí eso ya es una victoria tremenda, pero ahora quiero llevarles el show, quiero conocer a la gente que me escucha. Esa es la parte más difícil. Es muy complicado encontrar agencias de booking que trabajen en varios países así que cuando eres una artista independiente como yo no te queda otra solución que moverte, ir a esos países para hacer contactos, mandar cientos de emails, llamar a gente, hacer eventos gratuitos para que te vean, trabajar la fan base para que haya demanda. Es difícil hacerse un hueco en mercados locales, pero no me da miedo, sé que con tiempo y trabajo lo conseguiré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario