viernes, 27 de octubre de 2017

Crítica: obra “Hits”

Ya les llamaremos


PAULA OLVERA-¿Os imagináis una función sin diálogo de aproximadamente 100 minutos en la que no paréis de reír? Habéis acertado. Tricicle ha vuelto. Y lo hace por la puerta grande. Desde el pasado 18 de octubre, y hasta el 28 de enero del 2018, el Teatro de la Luz Philips Gran Vía acoge, de miércoles a domingo, “Hits”, lo mejor, de lo mejor, de lo mejor de la popular compañía de teatro cómico. A través del lenguaje gestual, sus fundadores Carles Sans, Joan Gràcia y Paco Mir nos hacen pasar un buen rato, demostrando que la vida es más divertida con una dosis de humor. Hoy tenemos un motivo para sonreír y es que estamos vivos para disfrutar del arte de tres actores muy peculiares. Como dicen en su show, que no entiende de fronteras, cuando se despidan de los escenarios “ya les llamaremos”.

La compañía de mimos más popular de todos los tiempos, originaria de Barcelona, regresa a las tablas. Tricicle fue fundada en 1979,  por lo que lleva más de treinta años haciendo reír a varias generaciones con su magistral sentido del humor en teatros de todo el mundo. A los más jóvenes que todavía no conozcan su forma de trabajar puede que les cueste unos segundos entender su manera de hacer teatro cómico, pero más pronto que tarde su risa entrará en bucle. Y es que su humor es universal y para todo los públicos.
Para los espectadores que han seguido los espectáculos de la compañía, “Hits” consigue volver a sorprender porque se ha adaptado a los tiempos e, incluso, incorpora una pantalla de última generación sobre el escenario. En las tablas volverán a reencontrarse con tres artistas, con un estilo único y perfectamente identificable, que conservan la ilusión de las primeras funciones.

Tricicle tiene una legión de seguidores, eso se nota desde el minuto en que entran en escena y el público ya se está riendo o aplaudiendo. Un recibimiento que, por cierto, pone a prueba los nervios de los espectadores más tímidos puesto que el trío inicia su show desde las butacas. No hay mejor decorado que el público. Durante la representación tampoco se localizan grandes ornamentos porque lo que buscan los actores es que la imaginación de los espectadores vuele junto a ellos. Y vaya si lo hace. Una pista: con una simple pizarra se define hasta un urinario.

La peculiaridad de este espectáculo, con el que los actores regresan a sus orígenes, es que el diálogo brilla por su ausencia. No obstante, y a priori de lo que se pueda creer antes de descubrir este universo cómico, la representación no decae en ningún momento. Empieza fuerte y acaba por todo lo alto con las risas del público que se convierten en la banda sonora de cabecera que acompaña a los intérpretes en cada travesía teatral.

Actualmente, en la cartelera madrileña encontramos funciones divertidas basadas en hilarantes conversaciones entre los personajes. Aquí, sin embargo, la gracia reside en la mímica que capta la atención de los asistentes desde el minuto cero. Es evidente que los tres miembros de esta compañía tienen un don para comunicar, porque no todas las personas logran hacer reír a los demás sin pronunciar palabras. En el caso de Tricicle, su simple presencia ya resulta divertida y atractiva para los espectadores quienes agudizan sus sentidos y se dejan llevar por los movimientos corporales de los protagonistas así como por las expresiones de sus rostros.

Esta propuesta escénica se articula en doce sketches brillantes, independientes unos de otros, que incorporan los mejores gags de la trayectoria de Tricicle. Unos números que los propios espectadores han elegido por lo que da la sensación que están viendo varias obras en una ya que son historias con un principio y un final. Por ejemplo, uno de los sketches más aclamados se desarrolla en el hall de un aeropuerto y en el interior de un avión, es decir, nos encontramos ante situaciones cotidianas donde el público, a pesar de lo absurdo de las situación planteada, se encuentra reflejado una y otra vez.

Ahora bien, ¿qué significa realmente “Hits”? Como se puede apreciar en su programa de mano, podría ser un acrónimo de Humor Inteligente Trepidante y Sorprendente, también de Hilarantes Individuos Tragicómicos y Solazosos o también de Humanos Inmortales Teatralizando Situaciones. El último espectáculo del trío humorístico es todo esto a la vez.

“Hits” se despide con gags cortísimos donde se dignifica el humor inteligente que tanta falta hace en este país. Se trata de un popurrí donde el público no tiene descanso, la sonrisa se transforma rápidamente en una carcajada y en un dolor increíble de mandíbula. Un amplio resumen que tiene lugar minutos antes de que los integrantes estrechen la mano a su querido público. Vosotros sabréis. Puede que sea la última oportunidad para verles en directo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario