jueves, 6 de julio de 2017

Artículo: Google

Si tienes algún problema amoroso, Google te ayudará a resolverlo


VÍCTOR H. OSPINA- Pongámonos en situación. Tienes un dilema amoroso y tienes que elegir entre dos pretendientes. Las dudas arrecian, el tiempo apremia y no eres capaz de decantarte entre una persona y la otra. Para despejar las dudas, recurres a quienes mejor te conocen: tus amigos. Pero, si existiera una máquina que te conociera mejor que nadie y te ayudara a tomar la decisión correcta, ¿aceptarías? Posiblemente sí. En un futuro no muy lejano, nuestros amigos no serán quienes nos conozcan mejor, sino Google. Así lo cree el profesor de Historia de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Yuval Noah Harari, autor de “Homo Deus" y "Sapiens”. Hace unos días, Google recibía una sanción histórica por el caso de Google Shopping. En las últimas horas se suman nuevos frentes.

En su último libro, el profesor Yuval Noah Harari imagina cómo será Google y sus algoritmos así como las  capacidades que tiene. Para ello, crea este diálogo:
-Oye Google, hay dos chicos que me cortejan: Paul y John. Los dos me gustan, pero de una manera diferente. Considerando todo lo que sabes, ¿qué me aconsejas que haga?

-Bueno, te conozco desde el día que naciste. He leído todos tus correos electrónicos y registrado todas tus llamadas. Tengo datos exactos acerca de las citas que has tenido y, si  quieres, puedo mostrarte gráficos segundo a segundo de tu ritmo cardíaco, tensión arterial y niveles de azúcar de cada vez que quedaste con John y Paul. Incluso puedo proporcionarte una puntuación matemática precisa de cada encuentro sexual que tuviste con uno u otro. […] Te aconsejo que te quedes con John, ya que tienes un 87% de posibilidades de vivir a la larga más satisfecha con él. […] Sé que no te gusta la respuesta. Paul es mucho más guapo que John y sé que concedes especial importancia a la belleza. […] Mis algoritmos, que se basan en estudios y en las estadísticas más actualizadas, dicen que el aspecto tiene un 14% de impacto en el éxito a largo plazo de las relaciones románticas. Así […] continúo diciéndote que estarás mejor con John.

Por un lado, las grandes empresas tecnológicas ya saben muchas cosas acerca de nosotros: conocen dónde vivimos, dónde trabajamos, dónde estamos, nuestros pensamientos. Un ejemplo fue un proyecto del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que, a través del estudio de los metadatos del correo electrónico, establecía con qué persona de nuestra lista de contactos existía una relación más estrecha por la cantidad de correos que se cruzaban entre el emisor y destinatario.

Por otro lado, Google ha puesto en marcha el programa Baseline Study. Con él, pretende construir una enorme base de datos sobre la salud humana. Dentro de este programa, a su vez, ha creado una línea de artículos personales llamados Google Fit. “Ropa, zapatos, pulseras y gafas acopiarán un torrente interminable de datos biométricos”, describe el autor.

Así pues, las empresas tecnológicas (no sólo Google) y sus algoritmos matemáticos ya no sólo tendrán una ingente información sobre nosotros. “Estas máquinas tomarán decisiones importantes en nuestras vidas”, explica Harari. Ya no sólo en cuestiones amorosas, como se ha expuesto, “sino que nos aconsejará qué película ver, adónde ir de vacaciones, qué estudiar en la universidad, qué oferta laboral aceptar, incluso con quién salir y casarse”, argumenta el autor.

Sencillamente, nos vamos a fiar porque comete menos errores que nosotros y ha sido capaz de asumir capacidades cognitivas propias de los humanos. Harari pone el caso de la partida de ajedrez entre Kasparov y la máquina de IBM Deep Blue en 1996, donde la máquina ganó. Cada vez será más fácil sustituir humanos porque los primeros son más listos que los segundos, cree el profesor universitario.

Lucha por la privacidad
El pasaje que se ha comentado aquí sobre el ensayo de Yuval Noah Harari es sólo una pequeña parte de lo que el autor describe en su último trabajo “Homo Deus”. Pero evidencia que la lucha entre los hacktivistas y las grandes empresas tecnológicas por la privacidad no ha hecho más que empezar.

Las grandes tecnológicas han contribuido a que la transparencia se enfoque hacia las personas comunes y corrientes y no hacia quienes tienen verdadera capacidad de tomar decisiones que influyen en la vida pública.

Para intentar revertir la situación, Edward Snowden denunció la colaboración de las empresas tecnológicas con la NSA que permitía a esta agencia acceder a la vida privada de cientos de personas. En marzo, WikiLeaks reveló los programas de la CIA para colarse en las televisiones inteligentes y para sortear el cifrado de aplicaciones como WhatsApp o Signal.

Víctor Sampedro, catedrático de Opinión Pública de la Universidad Rey Juan Carlos, destaca en su libro “Cuarto Poder en Red” que los hacktivistas van a llevar a cabo una globalización a la inversa para controlar el gobierno, es decir, van a aprovechar las herramientas disponibles para velar por la intimidad y privacidad de los gobernados y transparencia sobre los gobernantes.

No obstante, Harari destaca que toda la recopilación de estos datos va a permitir que los profesionales de la salud puedan adelantarse a las epidemias, protegernos del cáncer, alzhéimer o infartos. De momento, Google es capaz de intuir la fecha del inicio de la temporada de la gripe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario