viernes, 26 de mayo de 2017

Artículo: Petr Pavlenski

Cuando el arte se tiñe de dolor 

VÍCTOR H. OSPINA- La expresión “tener agarrado por los huevos” vendría a significar estar bajo el poder o tutela de otra persona. Para escenificar el avance del control policial y la vigilancia que el estado ruso estaba sometiendo a los ciudadanos, el artista Petr Pavlensky realizó una performance al alcance de muy pocos: clavarse su escroto con puntillas en la Plaza Roja de Moscú, frente al Kremlin. Sucedió en noviembre de 2013. Aquel día se celebraba en Rusia la fiesta nacional en honor a las fuerzas policiacas del país. Tras esta proeza, el disidente ruso tuvo que emplear más de una hora en conseguir desclavar sus testículos de la plaza. Fue citado a declarar ante un tribunal por vandalismo, pero quedó absuelto de los cargos. Pavlensky, de treinta y tres años, se ha convertido en símbolo de la protesta en Rusia.

Anteriormente, en julio de 2012, Petr Pavlenski se cosió la boca después de que el grupo ruso Pussy Riot fuera condenado a dos años de prisión por su “oración punk" contra Vladimir Putin en la Catedral de Cristo Salvador en San Petersburgo. También se cortó la oreja con un largo cuchillo mientras permanecía sentado y desnudo en el borde del tejado del centro psiquiátrico Serbski de Moscú en el que estuvo un mes encerrado. El disidente también ha llevado la protesta más allá de los confines de su cuerpo. En San Petersburgo, construyó unas barricadas con neumáticos y les prendió fuego para apoyar la revolución ucraniana en Maidan. También prendió fuego a las puertas del edificio de los servicios de seguridad rusos en Moscú.

¿Hacerse daño es arte? No es fácil definir qué es arte y qué no. La Real Academia de la Lengua recoge en su diccionario hasta nueve acepciones y un buen número de frases hechas relativas al arte, entre las que se incluyen las artes marciales, artes bellas, etc. Entre los distintos significados, no aparece el neologismo artivismo. Este término empezó a usarse en los años ochenta y es el resultado de la unión entre arte y activismo. 

El artivismo se reproduce en un contexto social y político complicado donde las democracias no se han asentando en su totalidad, como es el caso de China o Rusia. El artivismo tiene un carácter “confrontador porque desafía, interpela y cuestiona directamente a través de la manifestación simbólica”. En un momento en el que los ciudadanos tienen acceso a una inagotable fuente de contenido, esta protesta se ha convertido en una original manera de llamar la atención. Desde Pica Para Arriba indican que el artivismo rompe los esquemas mentales que se dan como válidos, que invita a reflexionar y a actuar.

Ya el “Guernica” de Pablo Picasso fue un antecedente del artivismo. Aunque en el cuadro no hay bombas ni aviones, la obra encargada por el Gobierno republicano al pintor ha pasado a la posteridad como un alegato contra el dolor, la barbarie y la guerra. También se considera a Bansky como un artivista.

A principios de febrero de este año, el artivista Petr Pavlenski aterrizó en París con su pareja Oksana Shalygina y sus dos hijos para pedir asilo en la República francesa. La familia huyó a Kiev (Ucrania) en diciembre después de que Shalygina y Pavlensky fueran retenidos e interrogados durante nueve horas en el aeropuerto moscovita de Sheremetyevo. La pareja estaba siendo investigada por un delito de acoso sexual a una actriz con la que pasaron una noche. Ambos se enfrentaban a una condena de hasta diez años de prisión. No obstante, el 4 de mayo, el disidente publicó en su muro de Facebook que Francia había aceptado su petición de asilo para él, su esposa e hijos.

Para más información deteneros en el minuto 14:16 del siguiente vídeo: http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-2-noticias/2-noticias-16-01-17/3870140/

 Fuentes:
-Artivismo, cambio social y activismo cultural. Seminario de Debate. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario