martes, 28 de marzo de 2017

Crónica: entrega butacas de oro

El Teatro Reina Victoria premia a actores y directores ilustres de las tablas españolas

VÍCTOR H. OSPINA- Coincidiendo con el Día Mundial del Teatro, el Teatro Reina Victoria ha entregado este lunes cinco butacas de oro a actores y directores de teatro que han dejado huella en las tablas de nuestro país y que han tenido una relación especial con este arte. Los galardonados han sido Manolo Zarzo, José Luis Pellicena, Marisol Ayuso, Jaime Azpilicueta y Victoria Vera. No son los únicos profesionales de las tablas que el teatro ha querido reconocer. El ocho de junio de 2016, Lola Herrera recibió su silla. El tres de noviembre, el teatro entregó otras cuatro a Luis Varela, María Luisa Merlo, María José Alfonso y Juan José Alonso Millán. En junio se entregarán las últimas dos sillas a otros dos grandes artistas de la escena española: Concha Velasco y Arturo Fernández. La gala se llevará a cabo el mismo día que el teatro abrió sus puertas por primera vez: el 8 de junio.

Estas galas se enmarcan dentro de los actos conmemorativos que el Teatro Reina Victoria está celebrando con motivo de su aniversario número cien. Además de las butacas con nombre propio, se ha convocado un certamen literario, charlas y exposiciones en el teatro, y hasta un libro del centenario.

En la recogida del premio, Manolo Zarzo ha asegurado que este galardón le proporciona una gran satisfacción personal. “Empecé a hacer teatro en 1948 con 16 años. Este premio es una forma de compensar todo el trabajo realizado”.

Jaime Azpilicueta (su obra “Sé infiel y no mires con quién” de 1972 permaneció catorce años consecutivos en las tablas) felicitó la labor de Carlos Sobera, presentador del acto y director del Reina Victoria, por premiar a “aquellas personas que hemos hecho vida en los teatros”.

Fotografía del Teatro Reina Victoria 

Hace unos meses, el presentador vasco se hizo con el teatro, construido en 1916, y por el que han pasado obras como “El adefesio” de Rafael Alberti; “Vidas cruzadas” de Jacinto Benavente; “Una mujer cualquiera” de Miguel Mihura o “Las cartas boca abajo” de Antonio Buero Vallejo. El presentador reconoció que llevaba tiempo produciendo teatro, pero que tenía muchas ganas de tener uno y poder programar y sacar sus propias funciones, tal y como confesó a Vanitatis después de que se cerrara la operación de compra. Uno de sus mayores logros desde su adquisición ha sido “5 y… Acción!”, donde no sólo ha estado detrás de la producción ejecutiva de este montaje del Reina Victoria, sino que además ha demostrado sus dotes como actor principal de reparto.

Preguntando a Sobera por la valoración que hace al frente del teatro, ha calificado de diez el plano artístico. “Hemos tenido acierto en varios espectáculos como 'Cinco horas con Mario'. Ahora 'La gata' ("Una gata sobre un tejado de zinc caliente") está funcionando muy bien. Los monólogos lo hacen de maravilla. En el plano financiero, con un canto en los dientes porque estamos pagando las facturas”. Ha destacado que, a pesar de los cambios que se pusieron en marcha cuando asumió la dirección, el público madrileño los ha recibido con los brazos abiertos. “El teatro se llena con bastante frecuencia y la sensación que tenemos es que el teatro está más vivo que nunca”, ha relatado a este medio tras la finalización del acto.

Debido a esta buena acogida, el Reina Victoria sufrirá un lavado de cara. Carlos Sobera ha adelantado que el gallinero se va a reformar. Pero la más importante será la de las butacas, que en la actualidad permiten acoger a seiscientas personas. “Las vamos a cambiar para que los espectadores estén como en los sofás de su casa”, ha añadido. Se cambiarán todas, pero las doce sillas de oro permanecerán por siempre allí. “El trabajo de los doce actores quedará registrado en la memoria del Teatro Reina Victoria con estas sillas”, ha afirmado Sobera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario