lunes, 12 de diciembre de 2016

Crítica: obra “Lo tuyo y lo mío-75 canciones en 75 minutos”

Una historia de amor jamás cantada


ADRIANA MARTÍN GALEOTE - ¿Podríais resumir vuestra historia de amor en 75 minutos? Mucha gente respondería que sí, pero, ¿podríais hacerlo utilizando sólo fragmentos de canciones ya escritas? "Lo tuyo y lo mío" es un musical diferente, enteramente cantado. En esta obra teatral no existen diálogos ni guion hablado… solamente escucharemos canciones. Diana Roig y Manuel Ramos son las dos voces protagonistas bajo la dirección y coreografía de Joan Maria Segura. A lo largo de setenta y cinco canciones, que unen la música del pasado con la del presente, somos testigos del nacimiento de una relación amorosa. Las emociones que surgen al encontrar un nuevo amor y la incertidumbre del qué pasará se muestran a través de letras muy conocidas y que, en muchos casos, no nos habíamos parado a escuchar de verdad.

Nada más entrar en la sala del Pequeño Teatro Gran Vía, donde "Lo tuyo y lo mío" estrena su segunda temporada, sabemos que vamos a pasar unos dulces y entretenidos setenta y cinco minutos. Los actores nos reciben con una gran sonrisa y unas ricas pastas. En el escenario, un acogedor y minimalista salón que parece invitarnos a compartir la intimidad de la futura pareja. El musical consta de setenta y cinco canciones, acompañadas de un magnífico piano, que nos cuentan las diferentes etapas de una historia de amor entre un chico (Manuel Ramos) y una chica (Diana Roig). Todo ello regado con una buena dosis de humor y emociones.

Con canciones de artistas tan conocidos como Joaquín Sabina, Shakira, Sergio Dalma, Alaska... los protagonistas nos contarán, o mejor dicho nos cantarán, las ilusiones de los primeros momentos del enamoramiento, la inseguridad y las ganas de volver a verse mediante estrofas de canciones inteligentemente enlazadas para que podamos disfrutar de las increíbles voces que, sin mucha interpretación adicional, sólo con su presencia y simpatía, consiguen que nos enganchemos a su bonita historia. Junto a ellos, Óscar Morchón, un maravilloso pianista y el tercer protagonista de la historia, con un papel que va más allá del mero acompañamiento musical.

Los actores, sus voces y el muy acertado repertorio musical logran que el público se emocione y ría a carcajadas. Además, su amplio y diverso repertorio de canciones, desde los años sesenta hasta la actualidad, hace que llegue a un gran número de personas de todas las edades: los mayores recordarán con nostalgia los temas de su época y los más jóvenes disfrutarán porque son canciones que se siguen escuchando en la radio actualmente.

Aunque está claro que el objetivo es destacar las voces de Manuel Ramos y Diana Roig, no podemos olvidarnos de la puesta en escena. Aunque sencilla, las divertidas interpretaciones de los actores y la coreografía, junto con el uso de los micrófonos y sus bases para acercar o alejar a los intérpretes, empequeñeciéndolos o agrandándolos al ritmo de la música, no dejan a nadie indiferente y la ausencia de partes habladas no se echa en falta.

La originalidad de la obra, la energía y la positividad que transmiten los actores, el impecable sonido, la combinación de las excelentes voces... consiguen que todos los presentes rían, canten, se entretengan, se emocionen y que salgan del espectáculo con el ánimo totalmente renovado y con una o varias canciones sonando en su cabeza que no desaparecerán en varios días. Esa es la magia de "Lo tuyo y lo mío", un espectáculo muy recomendable para toda la familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario