sábado, 17 de diciembre de 2016

Crítica: obra “5 y… Acción!”

Sálvese quien pueda

PAULA OLVERA- Javier Veiga puede con todo. No sólo ha escrito y dirige la comedia “5 y… Acción!” sino que además es uno de los actores principales de esta disparatada comedia que se representa en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Se trata además de la primera obra en la que actúa Carlos Sobera después de comprar este mítico espacio escénico que este año ha cumplido un siglo de vida. El reparto lo completan las actrices Marta Hazas, Ana Rayo y Marta Belenguer quienes derrochar desparpajo por cada esquina del escenario. Nos encontramos ante un elenco muy coral que tendrá muy difícil escapar de los enredos y los tópicos del mundo cinematográfico, televisivo y artístico. Preparad vuestras mejores galas porque la película del año esta vez se ve en el teatro. Y aviso para navegantes: la risa está asegurada. Literalmente.

El miércoles 30 de noviembre se estrenó oficialmente la comedia teatral perfecta con la que despedir este 2016. Numerosos rostros conocidos de la televisión y el cine no quisieron perderse esta mágica velada. Así, se pudo encontrar entre las butacas a los actores Llorenç González, Eva Isanta, Verónika Moral, Toni Acosta, Ruth Nuñez con su pareja Alejandro Tous así como a Jesús Olmedo con Nerea Garmendia, entre otros. Igualmente, se encontraban presentes Enrique San Francisco y Millán Salcedo que tienen su cameo virtual en la obra como tenientes, al igual que Juan Manuel Montilla Macarrón, conocido como “El Langui”. También están muy presentes durante la representación Jorge Sanz, como maestro de ceremonias, Jimmy Castro, como inmigrante y Enrique Villén en la piel de un capitán republicano.

Como bien explica Javier Veiga en el programa de mano, “5 y... Acción” es la famosa frase que siempre se utiliza en el rodaje de las películas cuando está a punto de grabarse una secuencia. Ahora bien, ¿qué sucede en la cabeza de los actores de reparto durante esos cinco segundos previos a la actuación? ¿Realmente es esencial esta cuenta mental de cara a la concentración o entorpece el trabajo posterior? Sea como fuere, en esta representación, durante esos mágicos segundos de silencio, los errores empiezan a precipitarse, dando como resultado escenas no válidas para una futura proyección, pero sí para el aprendizaje. Y es que el objetivo de esta historia es llegar a estrenar una película sobre la Guerra Civil Española.

El protagonista de este disparate dirigido por Javier Veiga es Max, un modesto director de cine que sueña con llevarse un Goya. Frente a él, Adolfo, un poderoso presidente de un canal de televisión que es interpretado por Carlos Sobera. Se trata de una actuación muy especial para el presentador de First Dates porque además de estar detrás de la producción ejecutiva de esta representación junto a su pareja, Patricia Santamaría, acaba de comprar el Teatro Reina Victoria. Sobre sus tablas puede desarrollar su faceta más cómica, esta obra sin duda le permite lanzar guiños a los espectadores sobre sus trabajos anteriores como el programa “¿Quiere ser millonario?”.

En esta ácida sátira sobre el mundo de la televisión la gracia la aporta Marisol a quien le fascina la idea de cerrar su etapa como presentadora del tiempo para convertirse en la protagonista de una gran producción cuya aparición desesperará hasta al claquetista, Alberto Casado. Este papel tan divertido corresponde a Marta Hazas que ya nos tenía acostumbrados a la sonrisa fácil, gracias a su personaje de Clara en la serie de televisión “Velvet” que la próxima semana se despide del público para siempre. Hay que destacar que Javier Veiga y Marta Hazas comparten su pasión por el teatro, tanto que su vida profesional y personal van de la mano más que nunca. Recién casados prácticamente, han estrenado este proyecto en común de título cinematográfico, pero estrechamente relacionado también con el mundo de la televisión.

El mencionado trío amoroso queda completo con Ana Rayo y Marta Belenguer, o lo que es lo mismo Antonia y Pilar, dos personajes clave que contribuyen a que se ruede simbólicamente una película durante la función. A medida que avanza la trama los espectadores serán conscientes de los tópicos que rodean al cine y a la televisión, en general al mundillo de los actores, directores, productores y jefes de medios de comunicación de masas. Unos rumores que se fundamentan en la necesidad de medrar a toda costa en una profesión donde parece que todo vale y en la que, quizás, nadie es capaz de imponer unos límites a la ambición.

El montaje está patrocinado por Europ Assistance que ha creado un seguro de cancelación de la entrada para que los espectadores puedan disponer de su dinero si en los primeros veinte minutos de la representación no han soltado una carcajada. Con este seguro de risa incluido entran todavía más ganas de disfrutar de esta comedia en la que se pelea por los sueños, se busca la acción y se encuentra el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario