martes, 22 de noviembre de 2016

Reportaje: Día de la música

Música para el alma

PAULA OLVERA- ¿Alguna vez os habéis preguntado qué influencia tiene la música en una sociedad? Vivimos rodeados de una amalgama de sonidos, ritmos y melodías atrayentes desde que suena nuestro despertador. A muchas personas las radiofórmulas musicales les acompañan de camino al centro de trabajo o estudios. Por la tarde hay armonías eventuales para nuevas situaciones: desde una clase de guitarra, en la que afinar el oído, hasta una sesión intensa en el gimnasio. Por norma general los fines de semana también están vinculados a las canciones, sólo basta acudir a un concierto o escuchar desde casa la lista de reproducción de un artista predilecto a través de plataformas como YouTube. La música nos acompaña allá donde vamos y es hora de recordar sus principales géneros en esta señalada fecha. 

Para disfrutar de la música no es necesario saber qué es una semicorchea, ni siquiera quiénes fueron Mozart o Beethoven. Lo importante es agrupar y sentir todos esos sonidos que nos rodean y que, muchas veces, pasan de ser simple ruido a convertirse en melodía sin quererlo.

Si os ponéis a pensar resulta inevitable relacionar la música con ciertos elementos que conforman una determinada sociedad como es la española. Lo primero de todo con la ideología y la Política ya que, por medio de la música, se han plasmado tanto ideas como sentimientos de un partido en concreto. El artista contemporáneo sabe que la decisión de tratar temas políticos tiene la consecuencia directa de ampliar o reducir el número de seguidores. En este sentido la música es una herramienta de persuasión que sirve para transmitir un mensaje en concreto. La utilización de dicha arma, sobre todo en campaña electoral, ha ayudado en numerosas ocasiones a la conexión emocional con el ciudadano, a la identificación con un partido y, por supuesto, con un candidato.

La música también presenta un estrecho lazo con los protagonistas de cualquier sociedad. Se podría decir que la conexión entre ambos es tal que la una no existiría sin la correspondencia de los otros en el espacio y en el tiempo, puesto que la primera de ellas juega un papel clave en el establecimiento de las relaciones interpersonales de los segundos. No podemos obviar tampoco que la música es un negocio y moviliza mucho dinero tanto en el mercado discográfico tradicional como en el digital. Es más, también debe entenderse como una fuente de financiación directa ya que muchas son las profesiones que relaciona, desde autores, músicos, intérpretes, productores, editores, hasta distribuidores, managers, promotores de conciertos, técnicos de sonido…

¿Os habéis preguntando alguna vez cuál es el origen de la música? Hoy, 22 de noviembre, es una fecha estupenda para profundizar en su raíz porque, como cada año, celebramos el Día de la Música. Sin duda, una fecha para marcar en el calendario que homenajea a Santa Cecilia, que fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII en el año 1594 debido a su pasión por este arte. 

En las sociedades primitivas la música ya desempeñaba una función social esencial vinculada a la celebración de actos rituales. En la Edad Media tuvo una finalidad eminentemente didáctica a través del canto gregoriano que nació precisamente para fortalecer el sentimiento de unidad cristiana en Europa. En contraposición, y para servir a la sociedad profana, apareció una música popular cantada por los juglares. Habría que esperar hasta el Renacimiento para que se produjera la fusión entre la música religiosa y la profana. En el Barroco tuvo un desarrollo mucho más espectacular, hasta el punto de que en este periodo apareció la orquesta. Otro tanto se apunta la música clasicista, el del nacimiento del concierto. Posteriormente, en el Renacimiento, se produce una menor preocupación por la forma externa y un mayor interés por la inspiración y la fuerza expresiva. La música en el siglo XX abrazó otra actitud centrada en el surgimiento del disco y de los medios de comunicación de masas que se ha visto modificada en la actualidad, en pleno siglo XXI, por el manejo de las nuevas tecnologías que condicionan su desarrollo.

La música se puede dividir en tres grandes grupos en la actualidad. Por un lado, la música clásica en la que compositores como Johann Sebastian Bach, Wolfgang Amadeus Mozart y Ludwig van Beethoven han dejado una huella imborrable que numerosos artistas siguen progresando en este nuevo siglo. Por otro lado, la música folclórica en la que se pueden incluir muchos de los villancicos navideños que están por llegar el próximo mes. Por último, la música moderna que se subdivide en números géneros que conviene detallar a continuación, aunque paulatinamente están floreciendo nuevos, se trata de un grupo prácticamente inabarcable en este reportaje. 

Entre estos se encuentra el jazz que nació en los albores del siglo XX en Estados Unidos, resultado de mezclar la cultura musical europea con la africana. Nueva Orleans (Luisiana) se considera la cuna de este género. Nueva York también puede presumir, puesto que es cesto del hip-hop. Éste resulta de las fiestas callejeras que se produjeron a partir de la segunda mitad del siglo XX en el Bronx neoyorquino. El blues también se desarrolló en el mismo país que los anteriores y uno de sus rasgos distintivos es el uso de la guitarra y de la armónica. El rock también comparte a América del Norte, surgió a mediados de los años cincuenta del pasado siglo como consecuencia de combinar el country con el rhythm and blues. Este rock inicial se conoce como rockabilly y tuvo en Elvis Presley a su primera gran estrella. Uno de los subgéneros más destacados del rock es el grunge que deriva del indie rock y del rock alternativo que surgió a finales de la década de los ochenta del pasado siglo. Otro género musical proveniente del rock, sumamente difundido en todo el mundo, es el heavy metal que se remonta a los años sesenta del citado siglo. Una década más tarde, y partiendo también del rock, aparece el punk. Ahora bien, frente al rock hay que citar al pop que tiene sus orígenes en la música folk y que hace de la canción su principal instrumento.

Si continuamos este viaje musical por el mundo otra parada la tendríamos que hacer en Jamaica porque fue allí donde floreció el ska. Se trata de la fusión de la música negra americana con ritmos populares caribeños. No hay que volar excesivamente lejos para encontrar el merengue, un género gestado en el Caribe, concretamente en la República Dominicana. A ritmo sabrosón hay que mencionar también la cumbia, originaria de Colombia y Panamá, y la salsa que fue desarrollada principalmente por inmigrantes cubanos y puertorriqueños en Nueva York. En esta liga también cabe mencionar el reggaeton porque está influenciado precisamente por la salsa.

Seguimos. ¿Hay algún incondicional de la música electrónica por aquí? Desde sus inicios ésta fue creada por artistas que empleaban todo tipo de máquinas y ordenadores. Otro género que emplea sonidos sintéticos es el dance. Se entiende como música creada para acompañar el baile por lo que los ritmos están muy bien marcados. 

Muchos países desarrollan su propio género musical que le diferencia de cara a la galería internacional, es el caso de la ranchera mexicana. Se ha convertido en un auténtico símbolo del país porque mantiene letras relacionadas con la vida campesina, los caballos, la familia y las típicas cantinas de México. España también cuenta con su propio género distintivo que no podía ser otro que el flamenco, que se puso en marcha durante el siglo XVIII, y que aúna cante, guitarra y baile. Como viene siendo habitual en otros mencionados, cuenta con sus propios subgéneros, aquí denominados palos. De esta guisa hay que diferenciar entre el cante jondo y el canto chico. 

En definitiva, con este reportaje ha quedado claro que la música no entiende de fronteras porque es un lenguaje universal que permite acercarnos a tradiciones ajenas con el objetivo de conocer y disfrutar de la riqueza del folclore cultural de otros pueblos. Ahora sólo queda seguir disfrutando del camino que nos brinda la vida con una banda sonora para cada momento que nos inunde el alma. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario