lunes, 21 de noviembre de 2016

Entrevista: Elena Alférez

“El sentido del humor es el mejor pasaporte que puedes tener para la vida”

PAULA OLVERA- Ningún papel le viene grande a la actriz Elena Alférez. Actualmente interpreta a Casiana Arrea, la primera mujer Guardia Civil de la serie “Olmos y Robles” que esta noche despide su segunda temporada. No es la primera vez que encontramos a la intérprete en televisión, su paso por “Aída” y “Chiringuito de Pepe” la curtieron en este medio. Además, ha participado en numerosas obras de teatro como “El Lazarillo de Tormes”, “Decir que no”, “Amores minúsculos” y “Mejor Dirección Novel”. Licenciada en Bellas Artes, Elena compagina la interpretación con sus aficiones, la mayoría de ellas relacionadas con la cultura. Nos encontramos ante una polifacética profesional, una mujer que usa el humor como hilo conductor de su vida y la pasión como bandera en su trabajo.

La charla con Elena tuvo lugar en un ambiente distendido en pleno centro de Madrid. La intérprete se tomó su tiempo para responder cada una de las preguntas mientras tomábamos un refrigerio, mostrándose muy entusiasmada con sus proyectos. 

P: Lo primero de todo, cuéntame acerca de tu personaje en “Olmos y Robles”.

R: Bueno, lo primero muchas gracias Paula por atenderme. Es un placer estar aquí contigo. Mi personaje es Casiana Arrea que es una de las incorporaciones nuevas del cuartel de Ezcaray junto al personaje que interpreta Alfonso Lara (Esteban Atiza). Es una chica que acaba de salir de la academia, su sueño ha sido toda la vida ser Guardia Civil, entonces es la típica persona que va con todas sus ganas y sus fuerzas para aprender y se encuentra allí a Esteban que es la antítesis de lo que es ella. Es un tío que es más mayor, que lo que quiere es una vida más relajada.

P: ¿Qué tiene de diferente al resto de papeles que has interpretado?

R: La verdad es que todo. Es un personaje muy curioso solamente por el hecho de que sea Guardia Civil, porque yo nunca he tenido la oportunidad de hacer un personaje así que, en realidad, es una gran responsabilidad porque estás interpretando todo un género femenino.

P: He leído que para entrenarte en el tiro de armas acudiste a la Galería de Tiro de la Guardia Civil, ¿te resultó difícil esta práctica?

R: Eso es. Ha sido una gran experiencia porque, de no ser que te toque un personaje así, tú nunca vas a poder acceder a hacer algo así. Me ha resultado fácil, yo soy una persona muy habilidosa en general, me gusta mucho el deporte también. Me entretenía bastante estar allí. Si hubiera tenido que ir más días lo hubiera hecho encantada, no me hubiera importado en absoluto.

P: Hace algún tiempo entrevisté a Alex O`Dogherty, ¿tienes alguna anécdota de rodaje con él o con alguno de tus compañeros que puedas contar?

R: En la serie hay dos realidades. Una es la gente del pueblo y otra es la gente del cuartel. Alex representa al alcalde, entonces yo no tengo tramas con Alex. Alguna vez he coincidido, pero muy poquitas. Pero la verdad es que aunque haya coincidido poco luego, cuando rodamos en exteriores, sí que tenemos mucho trato. Son unos compañeros maravillosos, por ejemplo, Alfonso Lara es un tío tremendamente divertido. Todos los días nos pasan cosas. Aburrirse es imposible.

P: Alfonso Lara está ahora también con “Páncreas”

R: Es maravillosa, fantástica, una de las obras de teatro de comedia más originales. Yo creo que les va a ir muy bien. Es que es muy original y además en verso. A mí me gustó muchísimo. La he recomendado porque merece la pena verla.

P: ¿Antes de incorporarte a la serie ya seguías “Olmos y Robles”?

R: Era una serie que la seguía sobre todo porque participé en un capítulo de la temporada primera, de los últimos. Hacía un pequeñito personaje, que no era éste. Esto es algo que suele pasar a veces, que un actor hace distintos personajes en una serie. A mí es la primera vez que me pasa, pero no es algo que sea inusual. La productora de “Olmos y Robles” es la misma que producía “Chiringuito de Pepe”, que era en la que yo había estado trabajando, entonces ellos también ya me conocían y llamaron a mi representante para hacer el casting para Casiana Arrea.

P: Tal y como cuentas, ya habías participado en otras series como “Chiringuito de Pepe”, ¿eres de las que luego le gusta verse cuando emiten el capítulo en televisión?

R: Yo siempre lo veo sola y si coincide que está alguien ningún problema. Si es cierto que resulta muy extraño verte. Lo he hablado con compañeros y es que es muy raro verse. Me gusta ver qué es lo que yo he hecho, me sirve un poco también para aprender. Además quiero ver el trabajo del resto de mis compañeros.

P: En general, ¿cómo afrontas los papeles?

R: Lo primero que hago es situarme, quién es esa persona, sus antecedentes y las circunstancias que le han hecho llegar a ese momento en el que te dan a ti el papel y el personaje tiene un conflicto. Y, a partir de ahí, ya construyes todo con toda la información que te puedan dar o que tú puedas conseguir. Y, generalmente, desde la verdad porque muchas veces te basas en cosas o que tú has vivido o que has escuchado o que has visto.

P: ¿Cuál es el personaje qué más te ha costado entender?

R: El que más me contó entender fue uno de una obra de teatro que se llamaba “Decir que no”. La había escrito y dirigido Roberto Santiago y era un personaje que era un hombre. Era un jugador profesional de partidas clandestinas, era profesor de arte, una cosa muy tórrida. Hablaba de cosas muy oscuras y por cómo estaba escrita también era muy original. Me costó darle bastantes vueltas. 

P: Precisamente en teatro, además de la obra que comentas, has participado en montajes como “El lazarillo de Tormes” y “Amores minúsculos”. ¿Qué te aporta el teatro que no lo haga la televisión o el cine?

R: Es que no hay nada que te aporte una cosa y no te aporte otra para mi modo de entenderlo. Es que todo te aporta. Primero lo que te aporta es que el poder trabajar, sea hacer una cosa o sea otra, tener la opción tal y como está todo de poder trabajar, es un lujo directamente. A mí el teatro me apasiona, el contacto directo con el público es algo muy especial, no lo puedes conseguir ni en el cine ni en la televisión. Pero en cierto modo tienen otros grandes encantos el cine y la televisión.

P: Una de tus últimas apariciones sobre las tablas fue en “Mejor dirección novel” de Jota Linares. ¿Qué destacarías de este director?

R: Jota es una de las personas de mi generación más buenas y con más talento que yo me he encontrado. Le auguro un gran futuro a este chico.

P: ¿Tienes en mente la dirección?

R: Sí que me molaría. Lo que realmente me gustaría es dirigir algo de teatro. Tengo amigos que me dicen “tú ya podrías dirigir”. Yo considero que debería de tener más conocimientos (risas). Que no es que crea que no los tenga, pero pasado mañana no me pondría a dirigir. Pero sí es algo que lo pienso desde hace tiempo, creo que tengo cualidades y, si se me dan las circunstancias y la oportunidad, no me importaría para nada hacerlo.

P: Desafortunadamente el teatro continuamente lucha por sobrevivir y reciclarse, sobre todo si hablamos de teatro alternativo…

R: Está en auge desde hace cuatro o cinco años. Es la alternativa que queda de amor al arte. Yo he trabajado gratis ni se sabe la cantidad de veces poniendo todo, produciéndolo entre los actores. El teatro sobrevive a veces porque hay una serie de actores que deciden que esto no muera porque es que esto no te lo está pagando nadie. La gente no está acostumbrada a pagar por el arte. En España hay muchísima gente a la que sí que le interesa y hay otra mucha a la que no le interesa y tampoco se promueve que le pueda interesar a las nuevas generaciones. Esa es una de las cosas más graves que existen en esta sociedad española, bajo mi punto de vista. Es un tema complicado, sobre todo el de las salas alternativas porque no están legisladas. Deberían de sentarse las instituciones y normalizarlo.

P: Respecto al Séptimo Arte, ¿qué me podrías contar de tu trabajo en “La cosecha”?

R: Fue un proyecto muy curioso de Roberto Santiago, que ahí fue donde le conocí. Yo vi un casting online para hacer una película que se iba a juntar un montón de gente. Me apunté al casting, fui y me cogieron. Fue de esas primeras películas que se hacían un poco como de crowdfunding. Fue una pena porque no conseguimos estrenar en cines aquí en España, sí se estrenó en Matadero, pero no conseguimos una distribuidora. Sorprendentemente consiguió un montón de premios fuera de España. Yo tenía un papel muy guay, de los más pequeñitos de la película pero de los papeles que más me han molado a mí hacer. Era una chica ciega. La historia era de unos tíos que juegan a juegos de roll, que se conocen por un grupo de un foro de Internet, y quedan en un chalet, a las afueras de Madrid. Y lo que sucede en el chalet este no puedo hacer spoiler porque la verdad es que si alguien quiere ver la película es muy heavy.


P: Eres licenciada en Bellas Artes, ¿has llegado a ejercer tu profesión o directamente te pasaste al mundo de la interpretación?

R: He hecho de todo. Y cuando digo de todo es de todo. Yo acabé la carrera y me fui a viajar por todo el mundo. En Londres estuve viviendo dos años y estuve trabajando en cosas de diseñadora gráfica, pero vamos ahí sí que hice de todo, desde pasear perros, camarera, trabajé en tiendas. Yo siempre había estado, desde los 16 años, en grupos de teatro, era un mundo que veía muy complicado y que me lo planteaba, pero lo veía súper irreal. Justo cuando terminé de Londres me vine aquí a Madrid y me apunté a la Escuela de Cristina Rota. Caí en esa porque estaba perdida, era agosto a 40º grados a la sombra. Iba perdida por Lavapiés, porque yo no controlaba Madrid, me iba a dar una insolación y me metí como para refrescarme. Entré a preguntar y cuando salí ya me había apuntado.

P: Como actriz eres polifacética ya que cantas, bailas y tocas el piano, ¿cuál sería el siguiente proyecto en el que te gustaría verte inmersa, quizás un musical?

R: Yo canto, pero yo le tengo mucho respecto a amigos míos que son cantantes profesionales. A mí me ofrecen un musical y voy para allá ahora mismo, pero cualquier proyecto que tenga algo que contar, que esté bien, que esté cuidado y que haya talento detrás. La verdad es que no soy yo muy de elegir, no están las circunstancias como para andar eligiendo. Ojalá que tenga la suerte de que puedan seguir llamándome, contando conmigo, haría con toda la ilusión del mundo cualquier proyecto que me ofrezcan.

P: He visto también que hablas italiano, ¿te atreverías a interpretar un papel en esta lengua?

R: A mí, fíjate, lo de currar en el extranjero es una experiencia que me encantaría vivirla. Me gustaría mucho probar cómo es interpretar un papel en otro idioma. Creo que debe de ser una experiencia muy gratificante.

P: ¿Qué aficiones tienes en tu tiempo libre?

R: Yo no me aburro nunca, me falta tiempo (risas). A mí me fascina cocinar sobre todo. Y luego me gusta mucho tener tiempo libre para leer, voy mucho al cine, soy de las personas que va una vez a la semana al cine. Cualquier forma de arte siempre me estará rondando. Ir a ver exposiciones también me gusta mucho…

P: Me ha llamado la atención leer tu descripción de Twitter, “Sonríe hoy, mañana te puede faltar un diente”. Me parece una frase muy vitalista…

R: A mí me parece que el sentido del humor es el mejor pasaporte que puedes tener para la vida. Yo es que no concibo la vida sin el sentido del humor. Tú no puedes prever lo que te va a pasar, pero sí que puedes optar por cómo te lo tomes. Ahí hay una gran diferencia en tu calidad de vida.

P: Veo mucha interacción a través de esta red social con los espectadores.

R: Yo la verdad es que no soy mucho de redes sociales, excepto cuando ha empezado “Olmos y Robles”. La verdad es que hay gente muy ingeniosa. Yo me parto. A mí me encanta leer todos los mensajes. Y es que encima empecé a ver, desde el primer momento que apareció mi personaje, que la gente estaba mucho con Arrea. Me pareció que era muy de agradecer. 

P: ¿Has notado que la gente ya te reconoce más allá de lo virtual?

R: Con “Aída” me pasó y mira que hice una cosa muy pequeñita, un personaje de un episodio, pero porque “Aída” la veían millones de personas y sí que me reconocía gente. Y con “Chiringuito de Pepe” meterte en las casas de todo el mundo una vez por semana eso ya es otra cosa. Evidentemente ahora con “Olmos y Robles” se ha vuelto a reactivar el tema. También en el barrio donde vivo la gente ya me conoce de antes, sabían a qué me dedicaba. Mi vida no ha cambiado en exceso. Quizás es más diferente para mi familia o mis amigos.

P: Por último, ¿qué proyectos tienes para lo que queda de año?

R: Tengo otro proyecto de televisión, pero que no te puedo contar. También hay en mente alguna cosita para teatro, pero eso ya para más adelante, para el año que viene. Nos hemos juntado un par de amigos para hacer un proyecto, pero ya de cara al 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario