viernes, 6 de mayo de 2016

Crítica: obra “El Intérprete”

“Defiende tu sombrero por muy ridículo que sea”


PAULA OLVERA- Factoría Madre Constriktor presenta “El Intérprete”, un show irrepetible que tiene como protagonista al actor Asier Etxeandía. El Teatro Calderón de Madrid acoge doce únicas funciones donde los asistentes quedarán impresionados con el trasfondo de la historia, que narra el maestro de ceremonias vasco, y con el majestuoso acompañamiento de la banda XXL. Tras una extensa gira nacional, el equipo vuelve a Madrid con dos horas ininterrumpidas de espectáculo, de viaje musical y emocional que sorprenderá a todos los presentes. Una propuesta osada que posiblemente continuará a pie de calle, una vez acabada la función, en forma de reflexión. Y es que desde el escenario se transmite una lucha constante por la vida, por seguir siendo uno mismo a pesar de las críticas y de las trabas del camino.

La calle Atocha se viste de gala para acoger un show que, en su día, dejó con ganas de más en la capital. Tras su exitoso paso por el Teatro La Latina, “El Intérprete” regresó el pasado 22 de abril a Madrid, esta vez al Teatro Calderón, con fecha de caducidad: doce únicas funciones. El protagonista de esta obra es Asier Etxeandia quien confiesa su pasado y presente, abriendo al público las puertas de su vida, de su mundo interior. Cuando era pequeño, el actor vasco jugaba a ser una gran estrella, un cantante talentoso, sueño que ha visto cumplido con creces, cobrando realidad aquellos instantes en los que seguramente él mismo se estremecía escuchando el eco de su voz contra la pared. Y es que la primera y principal sorpresa de este show es su faceta musical, desconocida por muchos, aunque en alguna ocasión se ha atisbado su potencial. Sirva de ejemplo su actuación en la cinta de Julio Médem, “Ma ma”, en la que canta para el personaje interpretado por Penélope Cruz. Esta pequeña actuación cinematográfica no es comparable con escucharle en directo estos días. Sus seguidores tienen una oportunidad de oro para sentir de cerca las prodigiosas cuerdas vocales del showman, mientras esperan el estreno de la nueva temporada de la serie de Antena 3 “Velvet” en la que interpreta al diseñador de moda Raúl de la Riva.

Un premio de la Unión de Actores en 2013 como mejor actor protagonista de teatro por “El Intérprete” más un Fotograma de Plata por la misma producción no son suficientes para reconocer su labor en esta obra, pero sí que alientan un camino que ha evolucionado positivamente gracias a su pasión por las artes escénicas. Etxeandía se deja la piel desde el primer segundo que pisa las tablas, su casi metro noventa de talento no hace más que engrandecer la escena que se encuentra rodeada de músicos en todo momento, los cuales ofrecen un concierto a tiempo real, de los de verdad, aunque alejado de lo convencional, que tocará más de una tecla del corazón de los asistentes. Tao Gutiérrez, Guillermo González, Enrico Barbaro, Pino Rovereto, Iván Prada, Alberto Guio, Roberto Lorenzo y Miron Rafajlovic se convierten en el equipo ideal para crear con sus instrumentos musicales pura poesía para los oídos y el alma.

Unos ojos maquillados se dirigen a una serie de amigos invisibles, unos espectadores que entienden con ciertas miradas los sentimientos que las palabras no pueden capturar y que asumen dificultades que todos alguna vez hemos podido experimentar. Entre ellas, el miedo al fracaso, la depresión, el bullying en edad escolar o los problemas en el entorno familiar. Al fin y al cabo, la infancia de cada persona queda marcada por una serie de vivencias que influyen en su desarrollo futuro, sobre todo las negativas que los niños absorben rápidamente. Afortunadamente todos sabemos que ningún sufrimiento es eterno. Tras un bonito homenaje a la figura de la madre, toma el relevo la desinhibición, el desenfado y el exceso que se dan de la mano en esta pieza en la que todo es posible, desde reír hasta llorar. Los espectadores no permanecerán impasibles en sus butacas ante este seductor juego, se produce una bonita comunión desde el inicio de la función, cuando se anuncia que los teléfonos móviles pueden estar encendidos y se anima a interactuar con ellos. Una buena forma de promoción para los tiempos que corren que tendrá como resultado cientos de fotografías y vídeos de la misma escena desde distintos enfoques y ángulos del teatro. Entre flash y flash el público bailará y cantará al son de la buena selección musical escogida para esta representación. Una batería de canciones que van contando una vida, que repasan una historia a través de melodías que podrían ser la banda sonora de cualquiera. “Luz de luna” de Chavela Vargas, “Volver” de Carlos Gardel, “Amor… amar” de Camilo Sexto o “Simpathy For The Devil” de Rolling Stones son solo un aperitivo de los títulos que se dan cita en este espectáculo en el que tampoco podía faltar un homenaje a Prince y al dramaturgo Tomaz Pandur, fallecidos recientemente.

El éxito teatral de “El Intérprete” se ha forjado poco a poco, presentando un show fresco y sin máscaras que se renueva cada noche con la intervención del público. Viernes, sábado o domingo, éstas son vuestras oportunidades para disfrutar de esta obra de la que todo el mundo habla. Y bien. No os quedéis sin descubrir el final del espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario