miércoles, 24 de febrero de 2016

Crítica: obra “Riddikulus, El musical”

Entrada de regreso a Hogwarts


PAULA OLVERA/AURORA SALVO- Los seguidores de la saga literaria y cinematográfica más famosa de todos los tiempos están de enhorabuena. Gracias a “Riddikulus, El musical” pueden revivir las aventuras de Harry, Ron y Hermione acaecidas en Hogwarts. O, al menos, una adaptación de éstas por parte de Laura Pérez y Diana Ovejero, ya que la obra es una versión de “A Very Potter Musical” que se representa en el alternativo Teatro Prosperidad de Madrid. Música y sobre todo mucha diversión son las claves de este desenfadado montaje cuyo objetivo es hacer pasar un buen rato. Una propuesta distinta a la que cualquier seguidor del “niño que sobrevivió” querrá acudir. La entrada de vuelta a este mundo mágico está muy cerca, solo hay que dejarse llevar hasta las puertas de la sala.

“Riddikulus, El musical” se representa en el Teatro Prosperidad, un espacio escénico alternativo de la capital que se ha convertido en un auténtico punto de encuentro para los amantes del arte y la cultura. Los asistentes se pueden sentir como en casa en este lugar con baños unisex y con una recepción que cuenta con una barra donde los espectadores podrán consumir lo que deseen en el intermedio de la representación. Se agradece esta tradición propia del cine a la que cada vez se suman más teatros, ya que su horario se suele solapar con alguna de las principales comidas del día.

Esta pieza musical se encuentra en escena desde el pasado 21 de enero y ha sido posible gracias a una campaña de crowdfunding publicada en la plataforma Verkami que ha permitido que muchos de los mecenas ya hayan visto la función como recompensa a su convencimiento ante este proyecto de Accio Teatro! A pesar de su escaso presupuesto, la obra cuenta con un elevado número de actores, todos jovencísimos, que interpretan a alumnos de las cuatro casas, Gryffindor, Slytherin, Ravenclaw y Hufflepuff, así como a profesores de Hogwarts y mortífagos aliados del que no debe ser nombrado. No obstante, se echan en falta algunos personajes esenciales en las cintas como Hagrid o Sirius Black. El decorado también asombra, con objetos simples que cualquiera puede tener en el hogar pero que, a través del poder de la imaginación de los asistentes, nos trasladan a este popular colegio de magia y hechicería. La puesta en escena es muy llamativa, con varios puntos de interés para el público y con un vestuario y un maquillaje muy cuidados. Gracias a esta buena caracterización de todo el equipo con uno de los protagonistas se llega aún más allá, consiguiendo que lo inesperado se desarrolle ante nuestros ojos, dos personas en una, fusionadas de forma original y divertida que harán que el público no pueda parar de reír. ¿Habéis averiguado ya de quién se puede tratar?

Basada en “A Very Potter Musical”, los espectadores podrán reconocer escenas muy específicas de la saga, como el retorno del Señor Tenebroso, Lord Voldemort, o la búsqueda y destrucción de horrocruxes. Se trata por tanto de un popurrí de los siete libros que llevaron al éxito a la escritora J.K.Rowgling. Una historia que combina distintas tramas de cada una de las partes de la vida del conocido mago adolescente y que solo los seguidores más fieles lograrán colocar en el lugar cronológico adecuado, siendo un divertido juego para ellos. Aquellos que no sean tan fans disfrutarán con un recorrido teatral bien hilado y muy entretenido.

Tal ha sido el reconocimiento de esta ficción que ha dado origen a la obra que, a día de hoy, se sigue apostando por esta historia de magos y la literata ha afirmado que habrá una octava parte, “Harry Potter y el niño maldito”, pero esta vez el formato pensado son las tablas a las que se subirá Albus Severus Potter, el hijo del protagonista de la famosa saga. Aunque esta producción, no solo se podrá disfrutar en teatro, sino que además se editará en papel la transcripción íntegra de esta representación.

La obra está pensada para hacer disfrutar al público y, por eso, el humor es el que guía la trama con la incorporación de personajes del mundo de la cultura vigentes que sorprenderán a los presentes y con la inclusión de vocabulario muy juvenil y actual. La música también se convierte en la protagonista indiscutible con canciones pensadas para la ocasión que van narrando el desarrollo del original guión y que pautan los cambios de escenas. El espectáculo tiene una duración de más de dos horas y media con descanso, resulta ínfimo para resumir todas las aventuras que experimenta Harry en la obra literaria, sin embargo, sobre las tablas resulta exagerado y, en algún momento, puede llegar a abrumar por la cantidad de datos y vocabulario específico que se aportan. Por ello, es preferible que se acuda con ciertos conocimientos acerca de esta majestuosa pieza exportada a la gran pantalla y a los escenarios.

El formato teatral es el de un musical en el que las voces se encuentran perfectamente armonizadas, ninguna desentona y todas suenan bien sobre el escenario logrando que muchos espectadores se muevan en su butaca al ritmo de la música. Los más recatados se limitan a dar palmas de manera coordinada, mostrando su aprobación hacia lo que están presenciando y un deseo intrínseco, ¡qué la música no cese! Y es que todos se contagian del espíritu del equipo de “Riddikulus, El musical”.

Esta obra ha llegado en un momento en el que la saga Harry Potter vuelve a copar los titulares de los medios de comunicación, aunque desgraciadamente no solo por motivos positivos. Además del anuncio de la continuación de la saga sobre las tablas, como se ha comentado, uno de los actores más reconocidos de las películas, Alan Rickman, que interpretaba al querido y odiado, a partes iguales, profesor Snape, falleció el pasado mes de enero a causa de un cáncer de páncreas. Sin embargo, aunque muchos le conocían por este papel, este intérprete británico contaba con una amplia trayectoria en cine, teatro y televisión. Un duro golpe para el mundo artístico que espera que siga disfrutando de su profesión allá donde esté.

Gracias a las interpretaciones de los actores de “Riddikulus, El musical”, se puede intuir que algunos de ellos tendrán una prometedora carrera dramática. Sin embargo, ¿qué ha ocurrido con los tres principales intérpretes de las películas del joven mago? Este trío protagonista ha ido creciendo con estos films, tal como ocurre en “Boyhood”. El papel de Harry Potter estaba encarnado por Daniel Radcliffe que hace ya tiempo dejó de ser el niño que sobrevivió para convertirse en un polifacético artista que se atreve con personajes que no siempre han gustado al público, uno de los último en el Festival de Sundance donde la sala terminó quedándose vacía sin que se hubiera proyectado la palabra fin.

Por su parte, Emma Watson, la popular Hermione Granger, ha destacado con grandes interpretaciones, entre ellas, una a las órdenes del director español Alejandro Amenábar en “Regresión”. Además, es una activista de los derechos de la mujer, de hecho recientemente ha comunicado que aparcará la interpretación durante un año para dedicarse a esta causa. Rupert Grint era el encargado de encarnar a Ron Wesley, quien tenía en común con su personaje su miedo a las arañas, aunque su carrera no ha sido tan prolífera como la de sus compañeros, en las Olimpiadas de Londres de 2012 fue uno de los encargados de correr con la antorcha olímpica por las calles de la capital británica.

No se podría entender este universo fantástico sin hablar acerca del principio de esta historia. J.K. Rowling, la escritora y creadora de la saga, publicó el primer libro de Harry Potter en 1997, sin embargo, estuvo algún tiempo en las librerías sin muchos compradores hasta que un golpe de suerte, y la obtención de varios premios, hizo que el joven mago se convirtiera en un fenómeno de masas. Desde entonces, su popularidad no ha dejado de aumentar, así como la de su autora, quien había empezado a escribir estas novelas de ficción por casualidad, por una idea surgida debido al retraso de un tren. Rowling, antes del "boom" literario, era una madre divorciada que luchaba por sacar adelante a su hija gracias a las ayudas que les proporcionaba el Estado británico, de hecho estuvo sumida en una depresión que le hizo plantearse el suicidio y que le ayudó a describir perfectamente en la ficción las emociones que transmitían los famosos dementores. Ahora es una de las mujeres más ricas y más populares de Reino Unido, así como de medio mundo. Una prueba más de que la vida nos puede llevar por caminos de lo más insospechados.

Seguramente, gracias a J.K. Rowling muchos de los que nos estáis leyendo aún creéis que puede haber otros mundos fantásticos más allá del que conocemos. Así que si desde que conocisteis el universo de Harry Potter estáis esperando la carta de admisión en Hogwarts ¡no lo penséis más y acudid a la función! La magia cada vez gana más adeptos. El precio de la entrada es de 12 euros aunque si reserváis en info@teatroprosperidad.com ¡la podréis adquirir por tan solo 10 euros! Volver a revivir grandes momentos de la escuela de magia más famosa no tiene precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario