martes, 19 de enero de 2016

Entrevista: Javier Martínez

“Seguí a mi corazón y decidí apostar 

por lo que realmente amaba”



AURORA SALVO AMORES- Javier Martínez es un actor licenciado en Ingeniería Química que decidió hacer lo que más le gusta, interpretar. Actualmente, participa en dos exitosas obras de la cartelera madrileña, “Los Miserables” en el Teatro Victoria y “Amores minúsculos” en el Teatro Nuevo Apolo. Esta última se encuentra terminando su estancia en la capital, el próximo 30 de enero cerrará el telón para volver a abrirlo el 3 de marzo en Barcelona, donde dará comienzo una gira que pasará por numerosas ciudades españolas. Javier es un intérprete al que le gusta estar en forma y cuidarse, ya que, además de ser beneficioso a nivel personal, también es una ventaja en su profesión. Asimismo, ha recibido clases de Danza Jazz y Claqué, dos disciplinas que le pueden ayudar a cumplir uno de sus sueños. ¿Quieres saber cuál? Sigue leyendo esta entrevista.

P: ¿Cómo comenzaste en el mundo de la interpretación?

R: Siempre tuve inquietudes desde pequeño con todo lo relacionado con el arte y con la interpretación en concreto. Pero el adentrarme en este mundo llegó más adelante. Primero acabé mi carrera como ingeniero químico y después empecé a perseguir mi verdadero sueño y me matriculé en una escuela de interpretación para empezar a formarme. Aquí empecé a hacer mis primeros montajes teatrales. Y ahí fue cuando me di cuenta de que no había marcha atrás y que eso era realmente lo que me hacía feliz.

P: ¿Cómo recuerdas tu primer casting?

R: No sé si fue el primero, pero sí fijo uno de los primeros, y fue un casting para poder acceder a la cartera de un representante. Lo recuerdo como algo bonito, con inexperiencia e ingenuidad por ser la primera vez,  pero con mucha ilusión, porque estaba deseando que saliera bien.

P: ¿En algún momento te planteaste dedicarte a otra profesión?

R: Sí que me lo planteé, como he comentado antes yo tengo la carrera de ingeniero químico. En su momento me gustaba mucho la química y decidí estudiar esta carrera, de hecho trabajé de ello. Pero la interpretación siempre rondaba mi cabeza, así que seguí a mi corazón y decidí apostar por lo que realmente amaba.

P: Actualmente, participas en “Amores minúsculos”, ¿por qué recomendarías a nuestros lectores que fueran a ver esta obra?

R: Tienen que ir a verla, porque no se van a arrepentir. Es una obra cercana, llena de magia, con la que la que la gente ríe, llora, en definitiva se emociona, y se me ocurren pocas cosas más bonitas que eso, además de sentir el amor. Como nosotros decimos, “quien viene a verla se enamora. Eso es así”.

P: ¿Qué nos podrías contar sobre tu personaje en esta obra?

R: Mi personaje se llama David. Es un chico que iba para nadador olímpico, pero por circunstancias de la vida tuvo que dejarlo y ahora trabaja como profesor. Vive con su novia desde hace más de 15 años y está acomodado. Sigue su rutina, su día a día, sin pensar mucho, hasta que un día hay alguien que le hace ver la vida de otra manera y tal vez replantearse si está viviendo la vida que realmente quiere vivir.

P: También formas parte del elenco de “Los Miserables” en el Teatro Victoria, ¿habías tenido, previamente a participar en la función, la ocasión de leer esta novela de Víctor Hugo?

R: “Los Miserables” es una obra fabulosa. Es un gran clásico que me ha encantado desde siempre. La tenía y la había leído antes de trabajar en la obra. Y una vez dentro la he vuelto a leer.

P: ¿Cómo te preparaste tu personaje de esta obra?

R: En la obra interpreto a Marius. Y es un regalo de personaje. Me lo preparé desde la más absoluta entrega e ilusión por interpretar a un clásico como este. Tuve en cuenta tanto la novela como las referencias de otros montajes teatrales de esta obra y la película. Y sobre todo apoyándome en lo que me aportaba el texto. Hay que hacer una labor de análisis importante y tener en cuenta la época y su contexto político. Marius se entrega al 100% en todo lo que hace. Si sufre, sufre al 100% y si ama, ama al 100%. Es un idealista. Y desde estas premisas llevo a cabo mi interpretación del personaje.

P: Esta obra lleva mucho tiempo en cartel, ¿por qué crees que el público sigue acudiendo a verla?

R: La verdad es que sí. Lleva 5 años ininterrumpidos en cartel, con grandes críticas y llenando cada función. Yo me incorporé a finales de agosto de este año. Y es increíble ver cómo se llena cada día. Yo creo que el éxito radica en que “Los Miserables” es un clásico emblemático. Y la gente quiere conocer su historia. Además del boca a boca que funciona muy bien, porque la gente sale encantada cuando ve el montaje.

P: En tu currículum se puede observar a simple vista la incursión en los tres medios, ¿hay alguno que te motive especialmente a la hora de desarrollar un papel?

R: El medio audiovisual y el teatral son diferentes. Y más a la hora de desarrollar un personaje. Tanto para un medio como para otro tienes una preparación previa de análisis y creación del personaje. Pero en televisión o cine suele ser todo más rápido y grabas la escena y ahí queda. A no ser que tengas la suerte de tener un personaje fijo cuya trama se siga desarrollando varias temporadas. En cambio en teatro, el periodo de creación y ensayos suele ser mayor y, si por suerte tiene largo recorrido la obra, puedes ir desarrollando tu personaje, dándole nuevos matices que lo enriquecen. Digamos que va madurando. Y en ese sentido es un lujo poder ir viendo cómo va creciendo el personaje con las funciones.

P: Has realizado varios cortometrajes, ¿cómo percibes el panorama actual de este género?

R: Creo que es una buena vía para llevar a cabo las ideas de nuevos realizadores, que tal vez no puedan afrontar, por falta de medios, un largometraje. Además al ser un formato de duración más reducida hay que incrementar el ingenio para contar grandes historias en poco tiempo.

P: En tu formación se pueden apreciar estudios de canto y de voz, ¿hasta qué punto crees que es importante disponer de una buena voz para dedicarse a la interpretación?

R: Me parece básico tener un dominio de tu voz. Tanto la voz como tu cuerpo son las herramientas con las que cuentas para llevar a cabo tu interpretación. No significa que tengas que tener una voz bonita, meramente estética, sino saber dominarla y usarla correctamente.

P: Hemos visto que tienes conocimientos de esgrima, ¿qué te aporta en tu profesión este deporte de combate?

R: La esgrima es una disciplina que se suele estudiar en las escuelas de interpretación, ya que ayuda a tener un control sobre tu cuerpo, tu colocación corporal y sobre todo, lo más importante, es que al realizarse en pareja, hay un diálogo y una escucha con tu otro compañero. Esto después se traslada a la actuación en escena. Aparte tener conocimientos de esgrima también te puede servir para usarlo en escenas de lucha como a mí me ha tocado en alguna ocasión en algún montaje.

P: A nivel personal, ¿qué te aporta tu trabajo?

R: Una satisfacción enorme. Es lo que me hace feliz. Poder transmitir sentimientos y emocionar al público con tu trabajo es maravilloso.

P: ¿Hay algún trabajo en el que te gustaría participar, pero aún no has tenido ocasión?

R: Me gustaría estar en un gran musical. Me encantan. Soy un enamorado de ellos. He realizado alguno, pero me encantaría formar parte de uno grande y de gran proyección aquí en Madrid.

P: ¿Cómo te ves dentro de diez años?

R: Tengo muchos sueños. Así que dentro de 10 años me veo como poco siguiendo trabajando de actor y con una carrera llena de proyectos interesantes, con mucho teatro y también televisión y cine. Y  tal vez, quien sabe, con ese musical tan ansiado.

P: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

R: Por ahora, seguir tanto con “Amores Minúsculos” en el Teatro Nuevo Apolo, añadiendo la gira que empezamos en breve, y con “Los Miserables” en el Teatro Victoria. De momento, toca mucho teatro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario