jueves, 8 de octubre de 2015

Crítica: obra “El crédito”

¿El fin justifica los medios?


AURORA SALVO AMORES- La obra “El crédito” lleva tres temporadas de éxito en el Teatro Maravillas de Madrid. Carlos Hipólito y Luis Merlo son los encargados de dar vida a dos personajes repletos de matices bajo la dirección de Jordi Galcerán, que también llevó esta representación a los escenarios barceloneses. La trama versa sobre un préstamo bancario, tal como su nombre indica, pero las tretas del demandante para conseguirlo harán que la historia desemboque en cauces imprevisibles. Se trata de una comedia poco convencional, donde no existen los chistes fáciles, pero sí el ingenio y una sucesión de acontecimientos muy bien construidos. Cada detalle cuenta y para entender toda lo que ocurre sobre las tablas es necesario estar muy atento e intentar descubrir qué se esconde detrás de este crédito.

El crédito” es una de esas obras de las que todo el mundo ha oído hablar. Lleva tres temporadas en cartel y la prensa no ha cesado de hacer referencia a esta producción. Nadie conoce la receta del éxito, pero se puede lograr atraer a los espectadores con dos grandes y reconocidos actores y una historia cuanto menos sorprendente. El planteamiento parece sencillo, un hombre acude a un banco y pide un crédito, ¿quién no se ha visto en una situación similar alguna vez? La acción se complica cuando el trabajador del banco se niega a conceder dicho crédito. Y ya se vuelve completamente irreverente cuando la persona a la que le han denegado el préstamo intenta chantajear al trabajador de la sucursal con una táctica... ¿disparatada?

Sólo dos personajes se encuentran físicamente sobre las tablas. Carlos Hipólito y Luis Merlo son los encargados de representar estos dos roles. Los actores consiguen que la obra se vaya saboreando poco a poco, con calma, pero aumentando el ritmo de la trama, dejando que prácticamente fluya por sí sola. Ambos intérpretes soportan la responsabilidad de aguantar un duelo teatral y dialéctico que va pasando por distintas situaciones clímax en el momento pertinente. No hay un instante de aburrimiento para los espectadores que combinarán los momentos de tensión propios de la acción con la risa, porque "El crédito" es sobre todo una producción de humor, una comedia con tintes disparatados, pero que pueden ocurrir en la vida real sin que quizá sea tan absurdo pensarlo.

En agosto empezó la nueva tanda de esta obra que desde el primer momento conecta con los espectadores haciendo que empaticen con los personajes. Día tras día las entradas se agotan, las buenas críticas y las opiniones del público propician que el buen hacer de Luis Merlo, Carlos Hipólito y el resto del equipo corra como la pólvora tanto hacia los aficionados al teatro como hacia  aquellos que quieran pasar un rato divertido. 


Jordi Galcerán, que ya había trabajado con Carlos Hipólito en “El método Grönholm“, dirige esta representación que también tuvo su versión en Barcelona en lengua catalana. Actualmente, esta representación no se encuentra en la cartelera de la ciudad condal, aunque sería una suerte para los barceloneses que volviera a subirse a alguno de sus escenarios.

“El crédito” tiene vistas de permanecer en cartel una larga temporada, pero el mundo teatral es caprichoso y conviene acudir cuanto antes a ver una de las obras que ha hecho historia en la capital, tanto por su buena fama como por su sorprendente trama. Por ello, para los que aún no la habéis visto, esta obra se postula como un buen plan para las tardes de otoño e invierno que se aproximan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario