lunes, 4 de agosto de 2014

Entrevista: Javivi

“Tengo un lado muy loco”

AURORA SALVO AMORES- Javier Gil Valle, más conocido en el mundo artístico como Javivi, vivió en Francia durante su niñez, aunque posteriormente estudió Sociología en España. El destino le llevó a introducirse en la interpretación, un oficio en el que no ha parado de trabajar, tanto en cine, televisión, como teatro. Recientemente, se ha podido ver a este polifacético actor en la exitosa serie de Telecinco  “Chiringuito de Pepe” en la que se espera continúe trabajando durante la segunda tanda, ya confirmada. Sin embargo, este no es su único proyecto, a comienzos del próximo año está previsto que estrene una nueva obra de teatro, “El invernadero” en el Teatro La Abadía de Madrid. Además, según nos ha afirmado, le gustaría presentar un concurso, porque tiene un punto de showman. Si queréis conocer un poco mejor a este actor no dudéis en seguir leyendo esta entrevista.

La charla con el actor se produjo por vía telefónica, ya que debido a la época estival el artista no se encontraba en Madrid. A través de su voz, pudimos percibir en todo momento su amabilidad y su buena disposición a la hora de evocar su vida para responder a nuestras preguntas. 

P: ¿Por qué se decantó finalmente por la interpretación?

R: Yo no me decanté por nada realmente, sí por la Sociología. Lo que pasó es que corría el año 93, me fui a París a hacer una tesis en Sociología, luego cambié de opinión, porque el lenguaje académico me parecía, digamos, demasiado… No sé… Preferí escribir una novela sobre el tema que me gustaba que era la tercera generación de emigrantes españoles en París. Quería hablar de una manera sociológica de esa generación española que es la mía. Allí mismo, pasé del discurso académico para emplear un discurso novelesco y escribir una novela. Y ahí empecé a escribirla por capítulos, dejé la universidad, es decir, mi intento de hacer una tesis y llegué a España. El azar hizo que me encontrase a Curro Summers que fue la persona que me metió en “Inocente, inocente”, en mi primera experiencia televisiva y el destino… Cuando digo en mi página que estaba predestinado y yo de repente entré en este mundo, ha sido un oficio, no paré de trabajar tanto en televisión como en teatro, como en cine y fui escalando digamos experiencias, una tras otra, hilándolas. Y en cuanto yo podía trabajar de sociólogo me volvía a ir de este tema, pero otra vez este tema me volvía a meter en los ruedos una vez más. Fue el destino de estar allí.

Don Tello en "El Lindo Don Diego"
P: Se le puede ver en “Chiringuito de Pepe” que se emite en Telecinco. Recientemente, se ha publicado que se va a ampliar la primera temporada, ¿por qué cree que esta serie ha tenido tan buena acogida por parte de los espectadores?

R: Porque se ha colocado también en un punto muy particular. Creo que influyen muchos elementos. A mí personalmente, me parece que el que nos hayamos ido a un pueblo de la costa y que se hayan planteado otros horizontes por así decirlo, la mezcla de generaciones y de cocinas y de temperamentos, es decir, mezclar un mundo más antiguo, más tradicional como es el que representa Bonilla (Jesús) y todos los que estamos en ese pueblo, frente al mundo moderno y sofisticado que tiene Santi Millán y también que la cocina está tan de moda ahora … Y es un tema de cocina en el fondo, de cómo ver la vida a través de las cocinas. Yo creo también que hay que pensar en todos los profesionales, los guionistas, la idea original que es de Curro Velázquez, me ha parecido como leí por ahí que era una mezcla entre “Doctor Mateo” y otra, no sé. Me parece que ha sido muy grato ver el enganche de la gente y también un elenco que estamos ahí, que es muy bueno.

P: ¿Seguirá su personaje en esta nueva tanda?

R: Sí, yo creo que sí. Era un personaje intermitente hasta ahora. Estamos viendo a ver qué pasaba. Creo que sí que ha gustado y que la cadena apuesta porque yo tenga más presencia. Y yo encantado. Mi personaje lo merece, no ya yo como actor que también es un orgullo, pero Miguelo es un personaje que me encanta, porque es muy sugerente, es decir, Miguelo cabalga entre su tradición y sus ganas de enganchar con la modernidad, esa especie de nuevos modernos o antiguos tradicionales… Está entre tradición y modernidad que lo tiene mejor que otros del pueblo, aunque luego es otro patán de mucho cuidado. Al final tira la cabra al monte y bueno… Y es su faceta de fenicio, de comerciante, de especulador, de sanguijuela a veces, de usurero que me parece que en el fondo es un pobre hombre que se agarra a esa economía de mercado, de supervivencia y que le da su pedigrí también. 

Antonio en "Las palabras" de Pablo Messiez

El duque de Montpensier en el "Asesinato de Prim"
P: ¿Qué nos puede contar de su trabajo “El Invernadero”, cuyo estreno está previsto, según hemos leído, para principios del próximo año?

R: Muy muy ilusionado de volver al teatro con un proyecto potente como es este que es una obra de Harold Pinter, con un “directorazo” que es Mario Gas y unos “compañerazos” como Nathalie Poza, Tristán Ulloa y Gonzalo de Castro, por mencionar a algunos, hay otros más. Y también trabajar en “La Abadía” que es un teatro al que yo solo había ido como espectador, nunca había trabajado en él. Estoy muy ilusionado de trabajar en teatro que es siempre una inyección de información, de conocimiento y de experiencia que te mejora como actor y yo tengo gracias a Dios una trayectoria actoral en el teatro interesante.

P: Hace algunos años comentó que le gustaría presentar un concurso, ¿se lo han propuesto? ¿Sigue con esa idea?

R: Yo tengo otra vertiente mía que es la de showman, la de presentador, que por ejemplo, está en mi página web, presenté la Gala de Afflelou de las gafas Afflelou y en 2009 fui maestro de ceremonias en el Circo Price del Cabaret Internacional, “Pasión sin puñales”. A mí me encantaría hacer algo divertido, porque tengo un lado muy loco y como presentador no tendría precio, de verdad. También creo que aquí uno tiene una edad que a lo mejor eso me limita respecto a la percepción del productor, que alomejor emparejan el concurso a persona joven, pero mi mente es muy juvenil. A mí me encantaría y lo seguiré intentando.

P: ¿Cuál ha sido el papel que más le ha costado interpretar?

R: Pues cuesta más trabajar en verso, también es verdad. Aprender en verso y trabajarlo… Ahora voy a recibir un curso en agosto de la mano de Carles Alfaro y de Vicente Fuertes de teatro clásico, en plan teatro en verso. Quizás el trabajar en verso tiene su dificultad, pero también “El monje”, la película Dominik Moll, que hice con Vincent Cassel fue también difícil, porque es muy peliculón de fórmula uno. Trabajar con un gran director, en francés, con unos técnicos de primera y todo eso hace que digas “he trabajado al lado de Vincent Cassel”, es como…oye…de altura. A veces no es tanto la dificultad del personaje sino la empresa en la que te metes en ese sentido.

P: ¿Hay algún trabajo que le apetezca especialmente realizar?

R: No, no. La verdad es que me encanta que me sorprenda la vida para bien. En ese sentido no tengo antojos en la mente. Me encantaría tener más presencia en la comedia española, en el cine, por ejemplo, que es una asignatura que…Ahora voy a hacer otro proyecto en francés para una película internacional. Y me gustaría tener más presencia en el cine español, pero mira el mercado español es el que es y la ilusión es en Francia, realmente por mi edad, por mis características, en Francia hay mucha cancha para los actores y las actrices maduras, más que aquí, bastante más. Hay una industria más potente, hay mucha creación. Eso sí que me haría mucha ilusión. De hecho, en mi página web pongo “acteur franco espagnol”, mi apuesta está con Francia, que aquí surge, pues muy bien. Pero ya que me pides aventura  mi lengua materna es el francés, y que conquistemos ese mercado. Lo veo difícil la verdad, pero no imposible. A mí me haría mucha ilusión vivir una temporada en Francia otra vez y estar ahí liado. A mí me encantaría, porque te cambia, por ejemplo, de idioma,  lo que mejor le puede venir a los humanos es cambiar de aires.


Polonio en "Hamlet" de Will Keen
P: Nos encontramos en verano, ¿qué es lo que más le gusta hacer en esta época del año?

R: Estar en la montaña, cerca de un río, en la piscina, que llegue el fresco por la noche, ver a los animales, el campo, la montaña, algo muy natural y apartado de la ciudad. Yo viviría mucho más tiempo en el campo. A mí la ciudad ya se me ha agotado. Las ciudades ahora mismo tienen más problemas que ventajas.

P: Sobre todo por la contaminación…

R: Bueno, la contaminación y los servicios y todo eso que luego al final las horas de trayecto, el mal rollo que hay que también, la gente sufre. En una ciudad te das cuenta que la gente en el fondo quisiera no estar allí. La ciudad es una conquista para bien que hemos montado, pero se han vuelto muy poco amables las ciudades. Yo, por ejemplo, veo Plasencia, veo Béjar, veo Barco de Ávila, que son pueblos grandes que se están despoblando, porque no se está apostando por esas ciudades como muy intermedias. No me refiero a las capitales de provincia, sino a las que ya son importantes y a poco que tuvieran servicios de escuelas, sobre todo de hospitales… Te das cuenta ahora mismo con todo esto de la crisis que o vives en una gran capital o no tienes buenos hospitales. En ese sentido viva Madrid, también te lo digo. En cuanto te vas por ahí, yo estoy por Ávila, y de repente tienes que irte a Ávila o Salamanca, no hay otro punto. He visto que en la época de bonanza de nuestro país no se han hecho las cosas como se podrían haber hecho. Hay que potenciar las ciudades pequeñas y hay muchas ciudades pequeñas en España, hay un mapa muy grande con una necesidad de que no se sigan despoblando, lo que de verdad y la gente envidia es poder vivir en la montaña naturalmente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario