jueves, 3 de julio de 2014

Entrevista: Daniel Crespo

“Me defino como un torero clásico de temple y pureza”


AURORA SALVO AMORES- Daniel Crespo Murillo es un joven torero que se puso por primera vez delante de un toro a los catorce años. A pesar de que no tiene ningún antecedente taurino en su familia, sí que son grandes aficionados a este mundo, por lo que le apoyan incondicionalmente en su profesión. Se considera admirador de Morante de la Puebla y de “El Juli” desde siempre, e incluso el primero llegó a determinar su futuro. Hace un tiempo, comenzó sus estudios universitarios, aunque tuvo que aparcarlos, porque se fue una temporada a México. No obstante, nos confesó que le gustaría volver a retomar su carrera. Las palabras que se pueden leer a continuación nos muestran a un torero que siente pasión por su trabajo y todo lo que rodea a ésta, teniendo muy claros cuáles son sus objetivos laborales.

P: Hemos leído que te llamó la atención el mundo del toreo tras contemplar a Morante de la Puebla, ¿cómo recuerdas aquel día?

R: Tendría 10 años o así y no tengo buen recuerdo en imágenes sobre esa tarde. Solamente recuerdo las sensaciones que me produjo ver tal cosa que nada me había hecho sentir. Ver esa plaza en pie aplaudiendo a compás por bulerías como a una especie de héroe hizo que se me pusiera la piel de gallina y se me abrieran los sentidos a esta profesión.

P: ¿Qué es lo más valioso que aprendiste en la Escuela de Tauromaquia de Jerez?

R: El respeto, tanto a la profesión dentro y fuera de ella como a las personas de fuera y dentro de este mundo, y también el compañerismo. Eso es lo bueno de las escuelas taurinas que no solamente enseñan a torear, sino que sobre todo enseñan valores.

P: ¿Qué es lo primero que piensas cuando ves aparecer al toro?

R: En ese momento no piensas nada. Quizás sea el momento de menos nervios, porque empiezas a estudiar al toro su comportamiento en el ruedo antes de enfrentarte a él. Los miedos y las incertidumbres de antes de torear se van en ese momento.


P: ¿Dónde te gustaría torear?

R: Si pudiera elegir... Sevilla. Esa plaza tiene un sabor que no tiene ninguna plaza en el mundo.

P: ¿Cuál es tu sueño en el mundo del toreo?


R: Ser un torero importante, poder vivir del toro y que la gente me recuerde cuando me retire.

P: Una persona que se dedica al mundo de los toros expone su vida a diario, ¿cómo lo lleva tu familia y amigos cercanos?

R: Inevitablemente lo pasan mal, porque cuando una persona de tu entorno se expone a un peligro y no puedes hacer nada pues se pasa miedo. Ellos son quienes de verdad tienen valor de estar en los momentos buenos, pero sobre todo en los momentos malos, que son muchos más. Yo me pongo muchas veces en su lugar y yo pasaría mucho miedo.

P: ¿Has sufrido alguna cornada?

R: Afortunadamente, cornada solamente una y fue en la ingle de la pierna derecha. Tuve la suerte de que no penetrara mucho el pitón del toro, pero se quedó a milímetros de la femoral.

P: ¿Cuánto tardaste en recuperarte?

R: De esa nada, me cosieron y al día siguiente toree con la herida abierta aún.



P: En noviembre del año pasado, los toros fueron declarados Patrimonio Cultural de España, ¿cómo recibiste la noticia?

R: Fue una buena noticia para todos los profesionales del toro y para los aficionados que ya se consideren la fiesta como es, cultura de España.

P: ¿Qué les dirías a todos aquellos que se posicionan en contra de tu profesión?

R: Que me respetaran igual que yo les respeto y cada uno con sus gustos.

P: ¿Alguna vez has sopesado las razones de los antitaurinos y te has cuestionado tu propia opinión?

R: No, nunca. Pienso que ellos son los que tienen que cuestionar sus opiniones, porque hablan de algo que no conocen.

P: ¿Nunca has sentido compasión, aunque luego lo hayas acabado haciendo, por un toro antes de matarlo?

R: Alguna vez cuando un toro te ayuda a olvidarte de tu cuerpo toreando y expresar tus sentimientos,  les he dado las gracias por haber dado su vida para que yo pudiera expresar esas emociones tanto a mí como al público.

P: ¿Han indultado alguna vez a un toro que hayas toreado?

R: En público no y me encantaría, pero sí en el campo y es de lo más bonito que hay.

P: ¿Qué premisas se tienen que dar para que ocurra esto?

R: Que sea principalmente bravo, y a partir de ahí su clase y su nobleza, y que el torero sea capaz de estar al nivel de ese toro bravo y crear una obra de arte.

P: ¿Cuál es el mayor galardón que te han dado en una plaza?

R: El rabo. He tenido la suerte de conseguirlo algunas veces en mi carrera, como premio a haber hecho algo único y grande.

P: Entrevistamos a José Ramón García y nos comentó sus formas de entrenamiento, basadas en el toreo de salón y en el toreo de campo. ¿Cuáles son las tuyas?

R: Los principales pilares del entrenamiento de un torero son el toreo de salón y en el campo. Yo también añado ejercicios físicos para estar fuerte y en forma y practico deportes.

P: ¿Cómo te definirías como torero?

R: Un torero clásico de temple y pureza.

P: ¿Dónde tienes previsto torear el próximo verano? 

R: Por Madrid y alguna que otra plaza importante del país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario