miércoles, 29 de enero de 2014

Crítica: obra "La cena de los idiotas"

Risas en bandeja de plata


AURORA SALVO AMORES- ¿Crees que es importante controlar a quién invitas a una cena? ¿Incluso cuando la finalidad de esa invitación no es otra que la mera diversión a costa de esa persona? “La cena de los idiotas” lleva desde hace cuatro años en la cartelera teatral de Madrid. Josema Yuste, David Fernández y Félix Álvarez encabezan esta comedia donde las situaciones son tan disparatadas que los espectadores saben que pueden ocurrir en la vida real. Esta adaptación de la popular obra de Francis Veber es bastante fiel a la original, eso sí, añadiendo ciertos guiños made in Spain que acercan aún más la escena a las butacas del Teatro Rialto. 



 
Esta obra va envolviendo poco a poco al espectador hasta hacerle partícipe de los momentos cómicos que se van produciendo en escena, logrando crear un vínculo invisible. El público puede reconocer fácilmente en familiares, amigos o incluso en ellos mismos a los personajes que se presentan sobre las tablas, ya que detrás de las risas se puede apreciar una enseñanza donde nada es lo que parece.

Los tres platos de esta comedia no empachan lo más mínimo, se trata de un humor distendido con algunos tintes de crueldad propios de la situación en la que se encuentran los personajes, no hay que olvidar que el juego consiste en invitar a una cena a una persona peculiar, un idiota, para reírse de él. Este papel recae sobre David Fernández que borda su rol consiguiendo una gran empatía con el público llegando a enternecer sin dejar en ningún momento de divertir. Josema Yuste se encarga de interpretar al alter ego de ese invitado especial, siendo el anfitrión de esa cena que para su personaje será casi una penitencia, un revés que bien podría ser un castigo del karma, si es que existe. Este actor incluye en su papel diversos gags, muchos de ellos gestuales, que aseguran las risas de los asistentes recordando ciertos tintes de parodias muy conocidas por el gran público. Consigue moverse entre la seriedad y el humor de forma gradual, sin que el espectador note un cambio brusco, lo hace sencillo y sobre todo muy natural.

Félix Álvarez también está invitado de forma imprevista a esta cena en la que su personaje contribuye a sumar más situaciones surrealistas a la escena. Esperanza Lemos, José Luis Mosquera y Natalia Ruiz completan este elenco protagonista que no dejará indiferente a nadie.

No se puede dejar de resaltar que el interior del Teatro Rialto es digno de ver, además en la parte superior se pueden admirar diferentes prendas de musicales como “Hoy no me puedo levantar” o “Más de cien mentiras”. Aquellos que se acerquen a este teatro de la Gran Vía madrileña dejarán en la calle sus problemas durante dos horas para disfrutar de una de las mejores obras de humor del teatro moderno.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario