martes, 8 de octubre de 2013

Entrevista: José Ramón García

“Por delante de todo soy torero que es lo que me llena en mi vida”


PAULA OLVERA- José Ramón García, más conocido como Chechu, desde pequeño tuvo claro que quería ser torero. Al principio era como un juego para él, pero poco a poco se fue convirtiendo en una forma de vida, más que en una profesión. Su familia siempre ha estado vinculada al mundo de los toros y por eso siempre ha sido consciente de que para triunfar en este mundo nadie regala nada. De hecho, sus padres eran partidarios de que estudiara una carrera, convencidos de que se le quitaría de la cabeza la idea de ser torero y que simplemente lo tendría como hobbie. Así, curiosamente se matriculó en nuestra profesión, en Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. No cree que con el tiempo se dedique al Periodismo aunque tiene claro que al menos para ser periodista taurino, uno se tiene que haber puesto delante de un toro.

A pesar de su juventud, la vida de Chechu ha sido totalmente diferente a la de otros chicos de su edad ya que es una profesión muy sacrificada, en la que hay que entrenar todos los días. Y no sólo eso. Cada vez que sale a una plaza está expuesto a perder la vida por lo que lo último en lo que piensa antes de una corrida de toros es intentar obtener un triunfo lo mayor posible y sobre todo disfrutar y hacer disfrutar. Como buen torero, su cuadrilla está compuesta por siete personas (tres banderilleros, dos picadores, el mozo de espadas y la ayuda) que le acompañan en todas las corridas.

 
La entrevista se desarrolló en uno de los lugares más representativos para el torero, donde animales de diferentes especies conviven en armonía. Chechu dio muestras de su amor por todos estos animales y mostró una gran dedicación con cada uno de sus caballos, gatos o perros, entre otros. Es tal la pasión que siente que nos comentó que le gustaría ser como Noé para tener una pareja de cada especie animal porque disfruta mucho cuidándolos. De hecho, recientemente ha empezado a crear su propia ganadería y está bastante ilusionado. Respecto a las críticas hacia el mundo del toro considera que este animal vive cuatro o cinco años en una finca con los mejores lujos y cuando sale a la plaza, por determinadas condiciones (nobleza, bravura, entrega) permite crear arte que consigue emocionar al público.

 
Ha tenido la suerte de torear en las plazas más importantes de España y Francia y aunque ha visto cumplido la mitad de sus sueños, le gustaría torear en la plaza de México. Chechu cree que trabaja en una profesión bastante desagradecida ya que no se ve compensado todo el esfuerzo que hace. No obstante, sus ganas y su ilusión le impulsan a seguir formando parte de una vida cuanto menos interesante a la par que polémica para muchos. 


P: ¿Cómo definirías tu profesión?


R: Más que una profesión es una forma de entender la vida y de vivir que para mí es la más bonita del mundo. Te juegas la vida y hay un animal que es un ser irracional y tú con un capote, con una muleta, creas arte y la gente se emociona y esa sensación se puede comparar con muy pocas en la vida. Habrá gente que no lo comparta o que no lo vea un arte, pero yo creo que la gente se emociona para bien o para mal y es lo que hace que esa profesión sea diferente o sea distinta.


P: ¿Cómo fue ese momento en el que te pusiste por primera vez delante de un toro?



R: La primera vez que me puse fue cuando era pequeño delante de una vaca. Tenía 8 años y la verdad que fue muy respetuoso, porque cuando quieres ser torero y aunque juegues al toro con que un amigo te embista, no es lo mismo ponerte delante de un animal y ver que con un trapo rojo prácticamente le engañas y obedece. La verdad que son de esas sensaciones que no se te olvidarán en la vida.



P: ¿Cómo recuerdas tus inicios como novillero?


R: Empecé con 16 años que es la edad mínima que hay que tener en España para ser profesional y la verdad que ahora lo recuerdo con mucha emoción y con mucha nostalgia, porque eres muy inocente, prácticamente eres un niño y sales de casa y ya tienes muchas responsabilidades. No eres consciente del todo de las  que tienes y lo ves con mucha inocencia y con mucha ilusión y esa ilusión y esa inocencia con la que vives los primeros momentos con el paso del tiempo y con la madurez se va perdiendo un poquito, pero son momentos que hasta quieres vivir lo malo para ver cómo es. Quieres vivir hasta el fracaso para vivir esa sensación que dicen los toreros.


P: Te confirmaste en Las Ventas, ¿cómo fue ese día?


R: Fue un día agridulce, porque desgraciadamente acabé en la enfermería, porque me pegué una cornada fuerte, pero por otro lado fue un paso importante también, torear en Las Ventas, en la confirmación, en San Isidro con todo el mundo pendiente de esa corrida. Al final acabó entre comillas mal, porque es una cornada, pero también que te pegue una cornada toreando en Las Ventas demuestra que quieres ser torero, te quieres abrir paso y derramar la sangre en esa plaza. Al final siempre merece la pena.



P: ¿Has tenido muchas cornadas?

Alguna. Tuve también una de novillero muy fuerte que estuve a punto de perder la vida, pero bueno son gajes del oficio y que te vienen también para la experiencia propia y la madurez.


P: Te dan también tablas, ¿no?


R: Sí, claro. Pasas por experiencias que no pasa mucha gente con 19 años: que te pegue una cornada un novillo y estés a punto de perderlo todo te hace ver las cosas de otra manera y replantearte la vida de cómo quieres las cosas, hasta qué punto estás dispuesto a jugarte otra vez la vida y si eres capaz de tirar para adelante. Te hace mucho más fuerte esas situaciones.


P: Una persona que se dedica al mundo de los toros expone su vida a diario, ¿cómo lo lleva tu familia y amigos cercanos?

R: Como siempre he querido ser torero tampoco es una cosa que les coja muy de sorpresa. Yo siempre desde que he tenido uso de razón he querido ser torero: en mi familia todos lo saben, mis amigos lo saben. Y lo pasas mal cuando las cosas no salen o vienen los percances, pero también disfrutas mucho cuando salen las cosas bien y puedo torear un toro como a mí me gusta y hay un triunfo importante, son los que más lo disfrutan.


P: ¿Cuáles han sido las mayores dificultades que has encontrado en este mundo?

R: Casi las mayores dificultades vienen fuera del toro, porque el toro te presenta una, pero al final es un animal noble y se entrega. Las mayores dificultades es todo lo que le rodea, hay veces que hay muchos intereses en el mundo de los toros. No he sido de una familia que hayan sido toreros, pero sí estaba relacionada, entonces he tenido suerte de que se me abrieran algunas puertas por eso, y también ya te crucifica un poco. Y no tiene nada que ver, hay veces que aunque conozcas a un torero o a un ganadero, te puede ayudar en algún momento, pero si luego tú no das la cara en la plaza, tampoco te ayuda para nada. Esto es como todo en el mundo de los toros y en cualquier mundo, en España siempre queremos criticar todo por lo que haces o no haces y hay veces que te ponen la zancadilla, pero todo son como las cornadas, si las superas te dan más madurez y te dan más ganas de salir para adelante.


P: ¿Los días que tienes corrida de toros tienes que estar más concentrado de lo habitual?

R: Sí, sobre todo esa palabra, la concentración. Busco estar concentrado, porque tienes que tener la cabeza muy fresca para tomar decisiones en décimas de segundo y además analizar lo que va pasando: el comportamiento del toro, si ha hecho un gesto que a lo mejor puede indicar una cosa o puede indicar lo otro y esa información hay que clasificarla muy rápidamente para poder actuar.


P: ¿Cómo se tiene que preparar físicamente un torero cada día?

R: Físicamente hay un entrenamiento normal como cualquier otro deportista: correr, hacer ejercicio, ir al gimnasio, jugar al pádel, al fútbol… Y luego los toreros tenemos otro tipo de entrenamiento que es el toreo de salón que es mover el capote y la muleta sin toro, por así decirlo, y luego está el entrenamiento de campo que es torear vacas y toros en el campo.


P: ¿Aprendes de otros toreros?

R: ¡Hombre claro, siempre! Date cuenta que esta profesión la única manera de aprender es toreando o viendo torear. Aquí aunque te llegue yo y te explique cómo es el toreo, aquí sentado en una mesa no lo vas a entender, sólo lo puedes entender haciéndolo o viéndolo y evidentemente todos los toreros aprendemos de toreros más antiguos o de toreros incluso que están toreando en este momento también. Te fijas que hacen una cosa y  te ayuda para coger detalles y matices que te ayuden en tu toreo para evolucionar.


P: ¿A qué torero admiras?


R: Admiro a todos los que se ponen delante de un toro, porque sé lo que cuesta y sé lo difícil que es y cuando uno es capaz de hacerlo tienes que admirarlo. Hay toreros evidentemente que por su forma de hacer el toreo te gustan más porque cada torero tiene su personalidad y cada aficionado se define más por un torero que por otro. A mí por ejemplo me gusta mucho Morante, me gusta Manzanares, me gusta Talavante, Y toreros antiguos Manzanares padre, Ordoñez, Rafael de Paula, Curro Romero, ya te digo a casi todos, te podría estar diciendo aquí hasta mañana.




P: ¿Has corrido alguna vez los encierros de Pamplona o San Sebastián de los Reyes?
R: En San Sebastián de los Reyes sí, cuando tenía 14 o 15 años, siempre con los amigos te animas a probar esas sensaciones y bueno por probar, es una sensación que realmente no me gusta mucho, porque es un poco descontrol y los toros van corriendo y aunque seas profesional no te ayuda para correr mejor o poder esquivar peligros, porque es una carrera un poco de locura. Lo respeto y le doy mucho mérito a lo que hacen, pero no me siento yo muy identificado en hacer cosas que no puedas controlar.


P: ¿Sueles mirar a los ojos al toro cuando vas a darle la estocada final?

R: Eso es un poco así de película… No. Los toreros antes que nada somos amantes de los animales y amamos al toro por encima de todo, porque es el medio por el que nosotros podemos triunfar y disfrutar. Entonces, sí que es verdad que hay veces que me ha dado pena matar muchos toros, porque a lo mejor han sido muy buenos y he disfrutado mucho y te da hasta pena matarlos, pero también es o tú o él, no puedes decir “pues no le mato”. Además, ese toro aunque no le mates tampoco podrían hacer nada con él si no lo han indultado o le han perdonado la vida para semental. A lo mejor no vale exactamente para ser semental, porque no ha sido tan bravo, pero sí que has disfrutado mucho con él, aunque hayas tenido unas cosas que no le permiten ser semental y te da pena matarlo, pero al final pues te tienes que mentalizar que hay que pegarle la estocada. Además creo que si a un toro le matas bien y despacio le das también su parte de reconocimiento. Yo creo que es mejor morir en una plaza de toros con una estocada bien dada despacio, a la vez que le estás matando dándole la oportunidad de que te coja. Para el toro también creo que es una forma digna de que muera, más que en un matadero, a oscuras y con una pistola por la espalda, por detrás. Entonces pues bueno, ¿mirarle a los ojos? No debes, le tienes que mirar el morrillo que es donde tienes que meter la espada.


P: ¿Han indultado a algún toro que hayas toreado?
R: Sí, en la plaza creo que ha sido uno nada más. Luego en el campo han sido dos o tres los toros que han sido muy buenos y creo que algunos más se merecían, pero creo que eso tampoco es decisión exclusivamente del torero, yo los toreo y hay veces que he pedido que se indulte un toro, pero bueno también está el reglamento, como los árbitros en el fútbol. La verdad que es de las experiencias más bonitas, un toro que gracias a ti y al torearlo bien y lucirlo, le permitas vivir de semental en una finca, creo que es una de las sensaciones más bonitas que hay como torero. 

P: ¿Tú eres partidario de dejar al toro vivo?

R: Pues no porque creo que si tú te estás jugando la vida tiene que ser una lucha de igual a igual. El torero puede morir en la plaza. La gente va a las plazas creo que por eso, porque puede morir el toro, pero puede morir el torero también. Los que son animalistas no se dan cuenta que si eso fuera así, un toro sufriría cien veces más si le dejaras vivo que muerto. Yo por ejemplo aquí en casa que he toreado algunos toros y no les he matado, luego los hemos llevado al matadero y un toro sufre mucho más si no le matas que si le matas. Aquí ha habido toros que por lo que sea ese día no he podido matarlos y los han tenido que llevar luego al matadero y el toro deja de comer porque es una lucha para él. Nunca deja de embestir. Si tú le tienes dos horas en la plaza siempre va a estar embistiendo. El toro se entrega tanto que luego está dos o tres días sin comer, le entran fiebres. Y luego las heridas que puedan tener. A los toros indultados les tienen que operar para recuperarlos y hay veces que no logran sacarlos para adelante. Si un toro no muere en la plaza, no tiene sentido. ¿Qué le van a hacer? ¿Le metes en un corral como en Portugal? Yo creo que eso desprestigia más al toro y además sufriría más el animal.




P: En los últimos años se han incrementado las reivindicaciones contra la tauromaquia, ¿qué opinión tienes al respecto?


R: Sobre todo son temas políticos. El tema de Barcelona es un tema claramente político, no es nada animalista ni nada, ven que es una fiesta nacional y lo asocian a una fiesta española y ellos como no quieren estar relacionado con nada que sea español, rechazan la corrida de toros. Creo que es una tontería porque los toros no son de política ni son de nadie, es una cultura de España. Son contradicciones. En la Francia del sur que hay una parte que es catalana, (la llaman la Cataluña de Francia) lo hacen al revés.  Para alejarse de la posición de París y de Francia tienen los toros como referente y ponen la bandera catalana en los toros. Hay una afición desmesurada. ¿Por qué aquí es al revés? Creo que no tiene sentido. Igual que en el País Vasco hay mucha afición en Bilbao y ahora quieren en San Sebastián quitarla. Son temas políticas y creo que no hay que politizar la fiesta de los toros para nada porque creo que al final es cultura de España y es una tradición que les gustará más o menos, pero son cosas que marca la diferencia con otros países y eso no se puede perder. Además, es una fiesta pura, aquí no hay truco: es un toro, un animal, y una persona que con un trapo, crea arte y eso no existe en otras culturas ni en otras artes.


P: En la actualidad, existe una polémica en los medios de comunicación acerca del Toro de la Vega, ¿qué podrías decir al respecto?


R: El Toro de la Vega a mí sinceramente no me gusta. No tiene nada que ver con el toreo, yo creo. Antes he hablado de igual a igual, ahora no creo que sea igual quinientos o veinte detrás de un toro. No he estado nunca, pero lo que he escuchado no me gusta. Pero también te digo que es una costumbre y la gente que se posiciona en contra del Toro de la Tega como si fuera la tortura más grande, creo que tendrían que mirar otras cosas. Desgraciadamente, en esta sociedad que estamos, hay peores cosas contra los animales, bastantes atentados más que el Toro de la Vega. ¿Cuántas veces la gente usa productos cosméticos  que son probados todos los días con mil animales? ¿Por qué no se meten con esto?  Se van a meter con un Toro de la Vega que es una tradición que no hace daño a nadie, que es un toro durante diez minutos que le tiran unas lanzas, pero hay cosas bastantes peores, creo. Yo no lo quitaría, porque creo que es una tradición y si quitan el toro de la vega, quitarían las corridas.

 
P: Hay un tópico de que los toreros son machistas. ¿Tú qué dirías?

R: Si es verdad que es una profesión un poco machista porque todos estamos siempre entre hombres. No existen banderilleras ni picadoras. Ganaderas sí y empresarias sí, pero muy poco. Siempre estamos entre hombres y al final es un poco machista. En el mundo del toro hay alguna torera, pero es verdad que por las condiciones y el sacrificio que tiene un torero veo difícil que una mujer pueda hacer el sacrificio, que lo hay, pero el problema está en que la afición también es machista. Yo he toreado con mujeres y para bien o para mal, no las tratan igual. O sea, una mujer si torea, a lo mejor lo hace peor que un hombre, pero al ser mujer la valoran mucho más o al revés incluso. Hay veces que torea muy bien, mejor que un hombre, pero al ser mujer, la echan por tierra. Entonces creo que es bastante difícil. Por ejemplo,ha toreado una rejoneadora en Villaviciosa y he estado viéndola y la chica ha sido la que mejor ha estado, pero también es verdad que la han ayudado porque es mujer y la han alentado más. Luego en mi vida personal, tampoco me considero una persona machista lo que pasa que el mundo de los toros lo tienen como una cosa de antiguo y no se dan cuenta que los toreros ahora no somos los de 80 años, que tenemos 20, 25 o 30 años, utilizamos redes sociales, tenemos móviles y tratamos a las mujeres como trata la sociedad ahora a las mujeres y aunque seamos toreros y tengamos una forma de ver la vida un poco diferente, no estamos encerrados ni llevamos una vida como hace 80 años.


P: En tu página oficial se puede leer “alma de artista y corazón de torero”, ¿qué significado tiene esta frase para ti?


R: Sí, me lo dijo un periodista y un poco resume lo que yo siento en mi vida. Por delante de todo soy torero que es lo que me llena en mi vida y ser torero conlleva muchas cosas, es una persona que tiene una serie de principios y valores y una manera de afrontar la vida. Luego por otro lado me considero artista, porque me gusta expresarme y la verdad que soy un torero que cuando sale a la plaza se nota si está bien, si está mal, si está a gusto, si está a disgusto, y sobre todo cuando estoy bien me emociono e intento emocionar a la gente y creo que es una frase que me define bastante bien.


P: Tienes una peña taurina que fue creada en 2007, ¿se puede apuntar cualquiera?


R: Sí, sí claro. Surgió porque una serie de amigos se reunieron con la intención de apoyarme a mí como torero por las plazas y fomentar las fiestas de los toros entre los más jóvenes, entre los niños, porque creo que los niños tienen que ver los toros como una cosa normal y luego que ellos decidan si les gusta o no les gusta o si quieren ir a la plaza, pero que lo vean como una cosa normal, tradición de España. Creo que es un poco el afán que tiene esta peña y hemos hecho cosas con colegios. Yo he ido a hablar con los niños y al final siempre les pica la curiosidad y hay que romper con que lo vean como una cosa que ven sus abuelos. No hay información en la televisión de toros y creo que es un mundo por descubrir y los niños aunque sólo sea ver un toro en el campo o un encierro, creo que sería bonito. Hay veces que las únicas informaciones que salen en la tele son el toro de la vega, manifestaciones, los toros en Barcelona… entonces lo ponen como malo y hay partes buenas. Yo no te digo que los lleven a una corrida y vean cómo se mata un toro porque a lo mejor el primer día no les gusta, pero sí que es verdad que les puede gustar un concurso de recortes que no se mata al toro y es un espectáculo. O un toro que hay en el campo, le ves en una plaza embistiendo y aquí en el campo tranquilo.


P: Hemos leído participas en partidos benéficos para recaudar fondos, ¿nos podría contar a quién va destinado los fondos?


R: Los toreros desde siempre han tenido la buena costumbre de ayudar dentro de lo que han podido. Por ejemplo, se han hecho muchos festivales benéficos, en vez de ser corridas de toros eran festivales y con todo el dinero destinado para una asociación o a una persona que lo necesitara. Da igual el motivo, o a otro compañero que ha tenido un accidente o a un torero que ha fallecido para que la familia no se quede desamparada. En invierno hace unos años se hacen partidos de fútbol benéficos. Por ejemplo, en Mora de Toledo, siempre hacen si algún niño o niña que necesita un tratamiento específico que sea a lo mejor caro y que los padres no puedan pagar, se hace un partido para sacar beneficios. La verdad que los toreros en eso siempre colaboramos bastante y muchas veces no se valora.


P: Además del campo y el toro, ¿cuáles son tus pasiones?

R: El fútbol me gusta bastante, más jugarlo que verlo. Los deportes me gustan mucho: el pádel, el squash, los deportes de raqueta en general. Y bueno, me gusta también el flamenco, es una de mis pasiones y creo que está muy unida al toro.


P: ¿Cantas?

R: Si canto llueve (risas).


P: ¿Dónde vas a torear próximamente?

R: Ahora estaba hablando con mi apoderado que está cerrando algunas corridas. Ya está acabando la temporada y ahora mismo me ha dicho dos o tres, pero por aquí por Madrid y estoy pendiente de cerrarlas. Y ahora me voy para México a torear unas corridas en invierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario